Der Werwolf: The Annals of Veight Volumen 5 Parte 8

Parte 8

 

Esa noche, visité la mansión del vizconde como sea-sky. El motivo oficial de mi visita fue que iba a presentar mis respetos a mi oponente de duelo. El educado y respetuoso Conde Honorario Veight nunca sería tan grosero como para olvidarse de su oponente. Y tenía una imagen que mantener.

A mi llegada, encontré al vizconde gimiendo en la cama, envuelto en vendas. Aunque los curanderos se las habían arreglado para curar sus heridas, su mandíbula todavía estaba deformada y le faltaban varios dientes. La forma en que su quijada estaba deformada ejercía presión sobre sus nervios, por lo que sentiría dolor por un tiempo. Parecía que el curandero que había estado a cargo del tratamiento del vizconde no había sido muy hábil. De hecho, incluso yo podría haber hecho un mejor trabajo con heridas tan simples.

Por lo que parece, todos los mejores magos de Rolmund se enfocaron únicamente en la investigación e invención de nuevas herramientas mágicas. Con la forma en que la mandíbula del vizconde había sido fijada, nunca se recuperaría completamente a menos que alguien le golpeara tan fuerte de nuevo. Mientras intentaba recordar cuál era el nombre del vizconde, me dirigí a Lacy—que estaba fingiendo ser mi sirvienta—y dije, “Saca el regalo.”

“Sí, enseguida.”

Lacy sacó la maceta con plantas que había traído como regalo de recuperación y se la entregó a uno de los sirvientes del Conde de la Matanza. Era la misma maceta con plantas que había tomado de la habitación de Eleora.

“Te he traído una maceta con flores de escarcha. La maceta está hecha de porcelana Mashrov. Espero que se adapte a tus gustos.”

Tanto la planta como la maceta eran extremadamente valiosas, pero sería descortés mencionarlo. Le sonreí tan gentilmente como pude al sirviente del vizconde y agregué, “Deseo felicitar a mi digno oponente por haber sobrevivido a nuestro duelo. Una planta en maceta simboliza la longevidad, así que pensé que sería un mejor regalo que simples flores.”

“Oh… Gracias por su generosidad.”

No había ningún tabú cultural en este mundo acerca de dar a las personas macetas con plantas como regalos, por lo que este fue un intercambio perfectamente normal. Por supuesto, en Japón, enviar una maceta con plantas implicaría que yo quería que él durmiera para siempre, y así lo hice. Sin embargo, en el lenguaje de las flores aquí, una maceta con flores de escarcha significaba “que estés en paz”. Una vez que terminó el intercambio, Lacy y el sirviente del vizconde se retiraron de la habitación y yo me volví hacia el vizconde. Me miró fijamente a través de sus vendajes. Aunque la mirada en sus ojos era venenosa, sus labios se curvaron en una sonrisa.

“T-Tu amabilidad me humilla, lord Veight… Aunque lamento haber tenido que luchar, mi posición no me dejó otra opción.”

Su falta de dientes delanteros hizo que sus palabras salieran graciosas, pero pude entenderlo lo suficientemente bien. Por su olor, podía decir que la mitad de lo que había dicho era verdad.

Según Eleora, la mayoría de la facción del hermano menor del emperador provenía del norte de Rolmund. Los escuderos del norte que llegaron a la capital no tenían tierras ni soldados, por lo que su único valor real era como peones en maniobras políticas. Sin embargo, como no tenían activos, tampoco tenían mucho poder en la esfera política. Aunque estaban bajo el ala del hermano del emperador, sus posiciones eran bastante precarias.

La razón por la que habían sido tan beligerantes era porque eran subordinados que no tenían idea de cuál era la situación en general. Para ellos, el palacio real era todo su mundo. Por supuesto, esa era la misma razón por la que estaban condenados a no ser terratenientes nunca, pero aun así, se requería un esfuerzo decente para atar a estos nobles idiotas a tu facción.

El vizconde como sea-sky hizo una mueca y dijo con un exagerado suspiro, “Para unir a los nobles bajo el mando del hermano del emperador, no tuve más remedio que mantenerme firme.”

Ahora él estaba mintiendo. Si quieres engañarme, será mejor que estés tan tranquilo como Yuhit. Por todas sus excusas, era obvio que solo estaba tratando de engañarme para que bajara la guardia. Parecía que no había esperanza para nosotros de entendernos. Después de confirmar que no había nadie más cerca, me acerqué al Conde de la Matanza y susurré, “Entiendo tu posición bastante bien. Así que permíteme impartirte una sola pepita de sabiduría.”

“¿Q-Qué?”

Sin dejar de sonreír, me convertí en un hombre lobo y le mostré mis colmillos. Naturalmente, el vizconde gritó. Sin embargo, no había nadie que lo escuchara. Había conjurado magia amortiguadora de sonido alrededor de la habitación en el momento en que me transformé. Al mismo tiempo, letras ensangrentadas aparecieron en la pared detrás de mí. También comenzó a acumularse sangre debajo de la cama.

Mientras mi magia de amortiguación de sonido estuviera activa, yo tampoco podría hablar, así que le pedí a Lacy que conjurara una ilusión por mí. Convertir una habitación en la escena de una película de terror era una tarea simple para alguien de su nivel. El prototipo que me había mostrado antes de que nos fuéramos también había sido realmente impresionante. Había estado lleno de pequeños toques agradables como marcas de garras y salpicaduras de sangre.

Las letras de esta ilusión explicaban el siguiente mensaje: “Los hombres lobo devoran todo lo que encuentran en su camino”. Idealmente, quería un mensaje más largo, pero me di cuenta de que era probable que Lacy cometiera un error tipográfico si había demasiadas letras involucradas, así que lo mantuve lo más simple posible. Mientras fuera amenazante, cualquier cosa funcionaba.

El Conde de la Matanza intentó saltar de la cama, pero usé mi fuerza sobrehumana para inmovilizarlo. Abrí mis fauces y simulé darle un mordisco. Abrió los ojos y otro grito silencioso escapó de sus labios. Entonces, se desmayó. Sería la segunda vez hoy.

Cancelé la transformación y volví a mi forma humana. Ya que había usado el atuendo suelto y fluido del sur de Meraldia, mi ropa no se había rasgado durante la transformación. Las letras en la pared y la sangre debajo de la cama comenzaron a desaparecer. Las ilusiones de Lacy eran realmente perfectas.

Una vez que desaparecieron todos los rastros de la ilusión, llamé a la criada del vizconde.

“El buen vizconde se ha dormido. Parece que el duelo lo agotó mucho. Volveré en otro momento.”

“G-Gracias por su visita. Lo acompañaré a la entrada.”

“Gracias.”

Le di a la criada una sonrisa misteriosa. Ojalá le pareciera un noble extranjero exótico. Cuando llegué al final del rellano, escuché una conmoción en el piso de arriba. Gracias a mi audición mejorada, pude escuchar fácilmente la conversación.

“¡Es un monstruo! ¡Un bárbaro! ¡Llamen a los soldados! Su Alteza—¡Informen a Su Alteza de esto!”

“¡¿L-Lord Vizconde?! ¡Por favor, vuelva en sí!”

“¡Suéltame, tonto! ¡La pared! ¡Mira la pared! ¿No ves la sangre? ¡Estamos siendo atacados por hombres lobo!”

“¿La pared? ¡Allí no hay nada, lord Vizconde!”

“¡Oh, no, que alguien llame a un médico! ¡Llamen a los demás sirvientes también! ¡Tenemos que atar al vizconde hasta que llegue la ayuda!”

Los sirvientes estaban atónitos. Con esto, el vizconde como sea-sky comenzaría a difundir rumores de que el noble extranjero que ayudaba a Eleora era en realidad un hombre lobo disfrazado.

Por desgracia para él, no tenía pruebas. Y públicamente, todo lo que hice fue presentar mis respetos a un oponente herido en duelo. Además, los magos de la corte del príncipe heredero ya habían examinado mi identidad y habían anunciado públicamente que era humano. Para rematar, el Conde de la Matanza acababa de perder contra mí en un duelo humillante. Aparte de Eleora y sus leales tropas, solo el vizconde sabía la verdad. Y después de nuestro pequeño encuentro, probablemente estaría desesperado por convencer a todos de la verdad. Buena suerte haciendo que alguien te crea, como sea-sky.

Sabía que yo era el que lo había vuelto así, pero era un poco triste que solo pensara en vengarse por haber perdido el duelo. Junto con Lacy, dejé la mansión del vizconde. Una brisa agradable y fresca flotaba en el aire. Señalaba que el breve verano de Rolmund terminaría pronto.

Afuera, Fahn y Jerrick—que se habían quedado allí para vigilar—estaban riéndose entre ellos. Habían oído todo lo que había sucedido en la mansión. Miré a todos a por turnos y luego estiré la espalda.

“Buen trabajo, Lacy. Entonces, ¿quieren comer algo en nuestro camino de regreso?”

“Eso es lo que quería escuchar, jefe. Vamos a buscar carne. La carne a la parrilla empapada de grasa es la mejor comida que hay.”

“¡Quiero un pastel de pescado! ¡Y patatas fritas!”

Lacy miró de un hombre lobo a otro, aturdida.

“¿Qué? ¡Pero acaban de cenar!”

“Eso no es suficiente para nosotros. ¿Cierto, jefe?”

Jerrick me guiñó un ojo y yo asentí.

“Exactamente. Tendremos un día ocupado mañana. Así que tenemos que estar preparados para ello.”

“¡Yeaaaaaaah!”

Solo Lacy parecía descontenta con la idea de comer más.

“Ugh. Siento que he engordado más desde que me uní al ejército demoníaco.”

“No hay nada malo en eso. Mejor estar sobrealimentado que desnutrido.”

“¡Noooooo!”

 

* * * *

Un comentario sobre “Der Werwolf: The Annals of Veight Volumen 5 Parte 8

  1. Me emocioné por 5 mins de lectura 😦 jajajaja
    ¡De igual forma gracias! Traducir sí que consume tiempo, así que gracias por traernos esta gran historia ( ̄^ ̄)ゞ
    “Mejor estar sobrealimentado que desnutrido,” qué gran frase jajajajaja :’v

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.