Der Werwolf: The Annals of Veight Volumen 4 Parte 8

Parte 8

 

Ahora que conocía las intenciones de Eleora, tenía que reconsiderar mis opciones. Pedirle a Welheim que se uniera a nuestra Mancomunidad ahora era como pedirles que se suicidaran. Incluso si quisiéramos enviarles ayuda, nuestras tropas no podrían cruzar los Páramos Fétidos a tiempo. Era una zona tampón demasiado grande. Pero tampoco podía permitirme apostar una guarnición en Welheim de forma permanente. Había demasiadas ciudades que debíamos proteger y no suficientes tropas. No importa cómo lo mirara, no podríamos proteger a Welheim. Y tratar de extender mi alcance más allá de lo que estaba en mis medios de protección era peligroso. En todo caso, dejar ir a Welheim aquí haría más fácil recuperarlo cuando fuera el momento adecuado.

“Sir Kurst, ¿el mensajero del ejército de liberación todavía está aquí?”

“S-Sí. Dijo que no se irá hasta que reciba una respuesta a su carta.”

Eso lo decide todo.

“Sir Kurst.”

“¿Sí?”

“Ríndete al ejército de liberación.”

“¡¿Eh?!”

Agregué con la voz más sincera posible, “La Mancomunidad del Sur ve a Welheim como un aliado jurado. Pero tal como están las cosas, sería difícil para nosotros proteger a Welheim si el ejército de liberación atacara.”

Kurst también lo entendía. Él asintió en silencio. Pero todavía tenía más que decir.

“Las ciudades actualmente ocupadas por el ejército de liberación ven a Welheim como un aliado también. Si aceptas sus demandas, te tratarán bien.”

“Tienes razón, por supuesto… ¿pero eso no dificultará las cosas para la Mancomunidad?”

Por supuesto. Pero esa aterradora princesa me las pagará muy pronto, no te preocupes. Sonreí amargamente y dije, “No soy tan descarado como para afirmar que Welheim es un aliado y luego exponer a mi aliado a un peligro del que no puedo protegerlo. Al final, soy solo un cobarde.”

Eso no estaba mal. Si fuera más audaz, las cosas serían mucho más fáciles. Sin estar seguro de cómo interpretar mis palabras, Kurst desvió la mirada rápidamente. Él no creerá que estoy siendo irónico o que estoy bromeando o algo así, ¿verdad? Afortunadamente, Forne estaba aquí para apoyarme.

“Llaman a lord Veight el Rey Negro de los Hombres Lobo, pero en realidad, él es más humano que cualquiera de nosotros. Esas palabras venían del corazón. Estaría dispuesto a jurarlo.”

“Ya veo…”

Kurst asintió a Forne y luego se volvió hacia mí.

“Lord Veight.”

“¿Qué pasa?”

“Parece que te juzgué mal… No, juzgué mal a todo el ejército demoníaco.”

Él sonrió gentilmente y se secó las esquinas de los ojos. Sí que llora con facilidad.

“Welheim se rendirá al ejército de liberación, pero nunca olvidaremos la magnanimidad que nos mostraste cuando fuimos presionados a tomar una decisión tan difícil. Juro que yo, el virrey Kurst Vaan Hornenbaum, algún día te devolveré tu amabilidad.”

Kurst se inclinó profundamente mientras decía eso. Gracias. Buena suerte con el ejército de liberación.

 

Forne y yo dejamos Welheim y regresamos a Zaria. Solo al llegar a la ciudad laberíntica descubrí lo aterradora que era realmente Eleora.

“¡Ah, Maestro!”

Shatina finalmente había empezado a convertirse en una virreina capaz, pero en el momento en que me vio corrió como un cachorro sobreexcitado. Esa parte de ella todavía no ha cambiado, supongo.

“No puedes empezar a correr así. La gente se preocupará si ve a su virreina actuar tan exaltada.”

Sin embargo, Shatina ignoró mi reprimenda y gritó con voz entusiasta, “¡Buenas noticias, Maestro! ¡El Ejército de Liberación de Meraldia nos ha enviado una carta de Eleora!”

Uh oh.

“¿Qué dice?”

Shatina me entregó la carta y dijo, “¡Aparentemente la princesa Eleora se vengó de mi padre! ¡Exilió a los senadores de la Federación y ejecutó a los hombres que llevaron a cabo su asesinato!”

Así que ese es tu próximo movimiento. Hojeé el contenido de la carta y luego le pregunté a Shatina, “¿Estás segura de que la persona que ella menciona es la culpable?”

“¡Sí, el senador detrás de los asesinatos fue Morteus! Así que los rumores eran ciertos, ¡la princesa Eleora es una buena persona después de todo! ¡Ella es virtuosa y honesta!”

Sonriendo tristemente, le di una palmadita en la cabeza a Shatina.

“La gente virtuosa y honesta no miente. El verdadero culpable no fue Morteus, sino el Senador Ryukaitos. Mi vicecomandante Kite ya analizó la daga del asesino.”

Eleora no tenía forma de saber quién era el verdadero líder, por lo que había elegido a un senador al azar. Qué descuidada. Shatina me dio una mirada en blanco.

“Aunque estoy seguro de que Ryukaitos también está muerto… Aun así, no es prudente creer todo lo que alguien te dice, especialmente cuando no es un aliado nuestro. Si lo haces, acabarás siendo explotada por personas con intenciones innobles. Y si tú, la virreina, eres explotada, entonces tu gente sufrirá”, la amonesté.

“E-Está bien…”

Shatina pareció encogerse ante mí. Ella agachó la cabeza y lágrimas brotaron de sus ojos.

“Fui imprudente… Lo siento, Maestro.”

Si ella está tan arrepentida, me siento mal por regañarla. Sonriendo torpemente, palmeé la cabeza de mi linda discípula.

“Oye, vamos, no llores. Es mi culpa por no haberte dicho antes el nombre del líder. Me preocupaba que hicieras algo loco si lo hacía. Perdóname.”

“¡N-No necesitas disculparte! Yo…”

Forne, que nos había estado observando en silencio hasta ahora, asintió y dijo, “Ustedes dos sí que se lo están tomando con calma…”

“¿A qué viene eso?”

Estoy en medio de una importante lección aquí, no interrumpas. Por el bien del difunto Melgio también, quería que Shatina se convirtiera en una buena virreina. Forne continuó obstinadamente.

“Sabes lo que esto significa, ¿verdad?”

“Creo que sí…”

“¡No, no lo sabes! ¡Eleora está tratando de abrir una brecha entre los miembros de la Mancomunidad!”

“Lo sé.”

Ciertamente no era una situación envidiable. El ejército demoníaco podría ser capaz de manejar una invasión militar, pero intentar ganarse a los virreyes humanos era mucho más aterrador. Sin el respaldo de los virreyes del sur, el resto de los ciudadanos no nos seguirían. Suspirando, Forne puso los ojos en blanco teatralmente.

“El ejército demoníaco puede haberse integrado en las ciudades del sur, pero la gente sigue siendo un poco cautelosa con los demonios. Los corazones humanos vacilan fácilmente.”

“Sí, lo sé.”

“Cómo es que un hombre lobo como tú sabe… No, supongo que no es tan extraño teniendo en cuenta que eres tú.”

Una vez fui humano después de todo. Forne golpeó su mano contra la carta de Eleora para enfatizar su punto.

“Esta mujer es peligrosa. He oído los rumores que vienen del norte. Ella es increíblemente popular entre los ciudadanos. La están llamando con nombres como la Princesa Libertadora y la Diosa de Sonnenlicht.”

“Eso he oído.”

Eleora era la princesa extranjera que había destruido el antiguo y decadente gobierno del corrupto Senado. Y públicamente, afirmó que apoyaba la autonomía de los residentes de Meraldia. Forne enrolló la carta y golpeó a Shatina en la cabeza con ella. Suspirando, agregó, “A este ritmo, incluso nuestra gente comenzará a apoyar a Eleora. Mira, ya se las ha arreglado para ganarse a una virreina aquí.”

“Ugh… Lo siento.”

Estaba empezando a sentir un poco de pena por Shatina. Volviéndome hacia Forne, cambié el tema.

“Ya que te quejas tanto, ¿supongo que tienes un plan para lidiar con esto?”

Forne solo se quejaba cuando tenía en mente algún tipo de contramedida. Como era de esperar, Forne sonrió y dijo, “Nuestro pueblo necesita un símbolo que lo respalde. Si Rolmund tiene un estandarte, entonces es hora de que el ejército demoníaco tenga un estandarte propio.”

Parece que estás tramando algo grande.

“Solo déjame los preparativos a mí. Te mostraré lo que tengo en mente en la próxima reunión del consejo.”

 

“Lady Airia, nada me gustaría más que compartir mi destino contigo. Sin embargo…”

“¿Qué pasa, lord Veight?”

“Perdóname, lady Airia. Pero una vida de batalla es la única vida para mí.”

“¡No te vayas, lord Veight! ¡No tienes por qué luchar por los humanos!”

“Lo sé, pero deseo proteger Ryunheit. Esta ciudad es tu hogar.”

Vi cómo se desarrollaba el novelón en el escenario de abajo. Obviamente, se trataba de Airia y de mí. Ni siquiera se habían molestado en cambiar nuestros nombres. El actor que me interpretaba se parecía mucho a mí en mi forma humana, pero él era al menos tres veces más atractivo. Su título en la obra era el mismo que mi verdadero título, el leal y sabio vicecomandante de la Señora Demonio y el líder de los hombres lobo. En la obra, se enamora de Airia luego de conquistar Ryunheit. Pero luego, después de traer la paz a la mitad sur de Meraldia, aparece el Héroe Herbert.

“¡Así que eres el Rey Negro de los Hombres Lobo! ¡Desenvaina tu espada!”

“Baja tus armas, oh poderoso Héroe. ¿Qué razón hay para que luchemos?”

“Incluso si esta batalla no tiene sentido, debo derrotarte. Porque esas son mis órdenes.”

“¿Quién te dio esas órdenes, Héroe?”

“¡El Senado!”

Al parecer, la amante del Héroe fue tomada como rehén por el Senado, razón por la cual no tenía otra opción más que luchar. Después de una feroz batalla, lo maté. Luego lamenté que un hombre tan valiente haya tenido que morir sin ninguna razón, pero tuve poco tiempo para lamentar su muerte ya que el Senado envió un ejército de 100,000 contra mí.

“¿Qué es ese ruido? ¡Imposible, ¿acaso son los pasos del ejército marchando hacia Ryunheit?!”

Finalmente, salí para enfrentarme al ejército que se aproximaba por mi cuenta.

“¡Mi nombre es Veight, el Rey Negro de los Hombres Lobo de Ryunheit!”

Comenzó una batalla desesperada de un hombre contra 100,000.

 

Las cortinas se cerraron sobre el escenario. Le di a los actores un enérgico aplauso, luego me volví hacia Forne y gruñí, “¿Qué diablos es esto?”

“¿No es obvio? Un recuento dramático de tu historia. Puse a los mejores actores, guionistas y músicos de Veira en esta producción. Es la obra definitiva. Ah, y la segunda parte está actualmente en producción.”

“Entonces, ¿cuál es el punto de hacer que los mejores de Veira hagan una obra como esta?”

Forne suspiró, “Eres la persona más famosa del ejército demoníaco. No solo tienes una buena apariencia, sino que también eres un comandante capaz. Podríamos también usar esas cualidades tuyas para difundir la fama del ejército demoníaco.”

“¿Realmente soy todo eso?”

“¿Realmente no eres consciente de ello?”

Me imaginé que la gente sabía mi nombre porque yo era el que manejaba personalmente la mayor parte de la diplomacia, pero nunca me sentí realmente como si fuera famoso. De todos modos, no me gusta sobresalir. A mi lado, Airia aplaudía con un entusiasmo sorprendente.

“Esa fue una obra maravillosa.”

“¿No te molesta que te hayan emparejado conmigo, lady Airia?”

No podía imaginarme que estuviera feliz de ser emparejada con un hombre lobo. Sin embargo, la respuesta de Airia fue inesperada.

“De ningún modo. Esto es por el bien de la Mancomunidad del Sur. De hecho, lo considero un honor.”

“Ciertamente eres de mente abierta…”

“Me halagas. Fufufu.”

Me alegro de que no lo odiara. Para ser honesto, empecé a sudar frío cuando vi ese desarrollo por primera vez. Pero aparte de eso, fue un poco embarazoso ver una obra como esta. Exageraba tanto mis hazañas que me hizo parecer una especie de semidiós. ¿No creen que esto está un poco exagerado? No tenía ningún problema en adorar a otros, pero no quería que me adoraran a mí. No era realmente digno de ello. La idea de que esta obra se estaba mostrando en toda la Mancomunidad me hizo querer volver a mi aldea y esconderme para siempre.

“Oye, Forne, ¿no crees que deberías atenuar un poco mis hazañas…?”

“El propósito de esta obra es venderte como persona, atenuar tus hazañas iría en contra de ese propósito.”

“Lo entiendo, pero…”

Esto es muy incómodo.

“Quiero que sepas que ya las he atenuado un poco por consideración hacia ti.”

“¿Lo hiciste?”

No tenía idea de si una simple obra como esta podría mejorar la imagen del ejército demoníaco, pero en retrospectiva, no había televisión ni internet aquí. Las personas de este mundo no tenían básicamente ninguna exposición al marketing. Además, ver la cobertura de las anteriores elecciones presidenciales en la Tierra había dejado claro que el marketing funcionaba. Además, le pedí a Forne que se asegurara de que no aparecieran en la obra nombres de personas realmente fallecidas. Por eso Ranhart y Arshes se habían convertido en un Héroe ficticio diferente. Sacar provecho de calumniar a los muertos era lo único que no aceptaría. Tal vez eso era suave de mi parte, pero mi decisión fue definitiva.

“Pero, ¿realmente crees que esto funcionará?”

Forne sonrió en respuesta.

“Haré que funcione. Considéralo como mi manera de compensar el hecho de no haber traído a Welheim a nuestro lado.”

“Bueno, entonces cuento contigo.”

“También he preparado una obra protagonizada por Firnir, así que, por favor, házselo saber más tarde para que venga a verla. Por cierto, tengo unas cuantas más protagonizadas por ti que quiero que veas.”

¿En serio?

 

* * * *

—Los Registros de Guerra de Eleora: Parte 3—

“Es una pena que nuestro cuerpo haya perdido cinco hombres en la batalla anterior.”

Eleora trazó los nombres de los muertos en el informe con su dedo.

“Los horribles trucos de Menchev con las monedas nunca funcionaban, pero me duele que no podamos volver a verlos.”

“Incluso si él nunca los hacía bien, eran entretenidos de ver.”

Borsche sonrió tristemente. Eleora cerró los ojos, juntó los brazos y ofreció una oración de Sonnenlicht por sus subordinados fallecidos, “Aquellos que dieron su vida por mi causa, velen por mí. Juro que no fallaré.”

“Esa es la princesa que conozco y amo.”

“No sigas tratándome como a una niña, Borsche. Ya no voy a llorar más.”

Eleora sonrió débilmente a Borsche, luego acarició el Blast Grimoire en sus manos. Borsche señaló la siguiente página del informe.

“Su Alteza, asignar dos médicos a cada pelotón resultó ser una decisión sabia. El teniente Schwarz y otros once hombres se salvaron porque recibieron tratamiento inmediato.”

“Todos los miembros del cuerpo de magos pueden usar magia curativa hasta cierto punto, pero hay muchas heridas que requieren un sanador dedicado.”

Eleora asintió para sí misma.

“Por cierto, ¿recuperaste todos los Blast Canes perdidos por el cuerpo de magos?”

“Pero por supuesto. Después del funeral, devolví los extras al intendente. El equipo de todos está contabilizado.”

“Buen trabajo. Absolutamente no queremos que él ponga sus manos en esto.”

Borsche ladeó la cabeza.

“¿A quién te refieres con ‘él’?”

“El Rey Negro de los Hombres Lobo de Ryunheit. Lo más probable es que ya haya aprendido demasiado de nuestro asedio a Vongang. Él es el tipo de comandante que se dirige él mismo a las líneas del frente.”

Borsche sonrió de nuevo.

“Él es como tú, Su Alteza. Siempre causándole problemas a sus hombres.”

Eleora hizo un pequeño puchero.

“¿Y quién fue el que rechazó el puesto de profesor en la Academia de Magia que preparé para él y desobedeció mis órdenes de unirse a las líneas del frente conmigo, Borsche?”

“Jajaja. El lema de la familia Norlinskar es ‘Trabaja duro mientras aún eres joven’, ¿recuerdas?”

“Estás lejos de ser joven. ¿No tienes ya cuarenta y dos?”

“Querrás decir solo cuarenta y dos, Su Alteza.”

La ligera broma le dio a Eleora un poco de paz mental. Agradecida a Borsche por aliviar su dolor, Eleora dijo, “Los oficiales molestos como tú deberían retirarse ya. Pero supongo que, si quiero que tengas tiempo para disfrutar realmente de tu jubilación, debería terminar esta campaña rápidamente. ¿Cómo les fue a los Conejos?”

“Curiosamente, la mayoría se dirigió hacia el oeste. Aunque algunos se quedaron donde estaban y murieron congelados.”

Eleora miró su mapa.

“Supongo que se dirigen hacia la Mina Boltz. Escuché que el ejército demoníaco la destruyó durante su invasión y acaba de ser reconstruida.”

“Las operaciones mineras se han reanudado, pero es una simple mina de hierro, Su Alteza.”

Después de pensar unos segundos, Eleora asintió.

“Eso no puede ser todo lo que hay allí. Aquellos que han perdido todo acudirán al lugar que parece más confiable. Haz que el pelotón cinco investigue la Mina Botlz.”

“Sí, Su Alteza.”

Alguien llamó a la puerta y uno de los oficiales de Eleora, la Suboficial Natalia, entró en la habitación.

“Princesa, los ciudadanos nos han enviado una petición.”

“¿Para qué, Natalia?”

“La Iglesia de Mondstrahl de Vongang nos está pidiendo que les permitamos practicar su religión libremente.”

“¿Aquí también?” Eleora suspiró. “Nuestro Sacro Imperio de Rolmund ha unido a miles de personas bajo la única bandera de la gran Orden de Sonnenlicht. Si bien podemos llamarnos un ejército de liberación, recuerda que somos invasores. Lo entiendes, ¿verdad Natalia?”

“S-Sí, señora. Pero…”

Natalia parecía compadecer a los seguidores de Mondstrahl. Eleora frunció el ceño y eligió cuidadosamente sus palabras.

“Ten en cuenta que la mayoría de los residentes del norte son creyentes en Sonnenlicht. Por el bien de mantener el orden, sería mejor convertir a los pocos herejes que existen.”

“Pero…”

“¿Estás insatisfecha, Natalia? Para ser hija de un obispo de la Orden de Sonnenlicht, sí que eres amable.”

Natalia asintió tímidamente.

“Sí, señora. Mi padre siempre dijo que las verdaderas enseñanzas de Sonnenlicht nos dicen que seamos tolerantes con los herejes.”

Eleora cerró los ojos y rememoró por un momento.

“Como resultado de lo que tu padre predicó, fue desterrado por los inquisidores. Dentro de Rolmund, la Orden de Sonnenlicht es una herramienta del gobierno, una religión muy alejada de ideales como la virtud y la verdad.”

Fue por esta razón que Eleora dudó en hacer algo que no le agradaría al gobierno de su país.

“Para convertir a Meraldia en territorio del imperio, no tenemos más remedio que acabar con la Iglesia de Mondstrahl.”

“Sí, señora…”

Al ver lo desanimada que estaba Natalia, Eleora sonrió gentilmente.

“Sin embargo, forzarlos a convertirse no será fácil. Por ahora, simplemente impongamos un impuesto a quienes no siguen a Sonnenlicht. Aquellos que no puedan pagar el impuesto pueden compensar la diferencia con trabajo voluntario.”

La expresión de Natalia se aclaró en un instante.

“¿Qué? ¡¿Está segura?!”

Eleora abrió la misiva que contenía sus órdenes de su patria y la leyó de nuevo, “De acuerdo con mis órdenes, no tengo permitido dar a los herejes un trato igual al de los fieles creyentes de Sonnenlicht. Pero si impongo impuestos a los herejes, su tratamiento ya no es igual, ¿verdad?”

Por supuesto, Eleora sabía que los miembros de Mondstrahl no estarían contentos con esto. Pero ella no tenía otra opción.

“Estoy tan preocupada como tú de que si obligamos a los herejes a convertirse y empezamos a ejecutarlos para dar ejemplo a quienes no lo hacen, el pueblo se rebelará. Debemos tomarnos nuestro tiempo y utilizar métodos menos coercitivos una vez que tengamos a Meraldia en nuestras manos.”

Sonriendo, Natalia le dio a Eleora un vigorizante saludo.

“¡M-Muchas gracias, Princesa! ¡La amo!”

“No, gracias a ti, Suboficial Natalia. Como no creyente, a menudo olvido lo graves que pueden ser estos asuntos.”

 

En ese momento, otro mensajero entró con un nuevo informe.

“Su Alteza, Welheim se ha rendido al ejército de liberación.”

“Tomaron la decisión correcta.” Eleora asintió con satisfacción. “Parece que gané la primera escaramuza con el Rey Negro de los Hombres Lobo. Aunque si perdiera aquí, no tendría ninguna posibilidad de vencerlo.”

Borsche se volvió hacia Eleora y dijo, “Creo que sería mejor poner a Welheim bajo vigilancia. Quién sabe si el Rey Negro de los Hombres Lobo dejó algún regalo para nosotros en esa ciudad.”

“¿Tú también lo crees?”

“Ningún general entregaría una ciudad al enemigo de forma gratuita. Incluso si se ven obligados a retirarse sin luchar, al menos envenenarán los pozos. Por supuesto, lo digo como una forma de hablar.”

“Es una forma de hablar muy militar, Capitán Borsche.”

Eleora sonrió maliciosamente.

“Mantén un ojo en el Virrey Kurst, no sea que envenene nuestro vino. Toma a los miembros de los pelotones del uno al cuatro y crea un equipo de vigilancia. Te dejaré la escogencia de los miembros a ti.”

“Sí, señora.”

Eleora volvió a mirar el mapa y murmuró, “Por cierto, el mensajero que envié a Zaria no ha logrado influir en la virreina de la ciudad.”

“Si bien la virreina de Zaria puede ser una niña, tiene guardianes perspicaces para guiarla. Simplemente decir que nos vengamos por su padre no será suficiente…”

“El virrey de Veira es demasiado astuto para engañarlo y Thuvan y Bernheinen tienen virreyes demoníacos. Ninguno de ellos será influenciado. Supongo que no tenemos más remedio que recurrir al poder militar.”

Eleora masajeó sus sienes.

“Pero todas las catapultas que pertenecían a Vongang fueron robadas por el sur durante el asedio de Zaria. Esto pone trabas a nuestros planes.”

“Con la ayuda de los virreyes de varias ciudades, hemos comenzado a reunir a los miembros del antiguo cuerpo de ingeniería que se disolvió cuando las catapultas fueron robadas.”

“Pero ahora tenemos una deuda aún mayor con ellos. No hay nada más caro que la ayuda gratuita.”

De una forma u otra, Eleora sabía que tendría que pagar esa deuda. Lo más probable es que los virreyes pidan más autoridad sobre sus ciudades.

“Si queremos construir nuevas catapultas, tendremos que pedir materiales especiales. Esos materiales se pueden rastrear fácilmente, por lo que será obvio que estamos almacenando catapultas. Y las catapultas se usan para una cosa y sola una, asediar ciudades. Nuestros preparativos de guerra serán conocidos en el sur y eso afectará la futura diplomacia. No empiecen a construir nuevas catapultas hasta que hayamos agotado todas las demás opciones.”

“Sí, señora.”

Borsche saludó y Natalia inclinó la cabeza inquisitivamente.

“Pero Princesa, ¿realmente necesitamos catapultas? Nuestro escuadrón de francotiradores es más que capaz de atravesar las puertas de la ciudad…”

Eleora negó con la cabeza.

“Quiero evitar sacrificar a más de mis hombres. Los Blast Canes tienen una potencia de fuego impresionante, pero tanto su alcance como su velocidad de disparo son inferiores a los arcos. Si los utilizáramos para futuros asedios, perderíamos hombres.”

De las cinco bajas que Eleora había sufrido durante el asedio de Vongang, tres provenían del escuadrón de francotiradores. Otro había muerto durante la carga inicial contra la ciudad. Lo que significa que cuatro de las cinco muertes habían ocurrido durante la invasión.

“Además, el sur no se parece en nada al norte. No podemos permitirnos subestimar al ejército demoníaco. Hay ejércitos de soldados no-muertos que protegen todas las ciudades fronterizas de la Mancomunidad.”

“¡Waaah!”

Natalia abrazó sus hombros, aterrorizada. Borsche levantó una ceja.

“Pensar que Meraldia usaría la magia negra prohibida de la nigromancia para la guerra. Esto sí es preocupante.”

Haciendo una mueca, Eleora firmó los papeles en su escritorio.

“¿Por qué crees que una soldado como yo está intentando ganar a través de la diplomacia primero? Es risible, ¿no? Estoy tratando de ganarme a los enemigos en lugar de aplastarlos.”

“En absoluto, Su Alteza. Me alegra ver que has crecido tanto.”

Eleora miró fijamente a Borsche.

“Recuerda mis palabras, te convertiré en instructor militar uno de estos días.”

“Por favor, tenga compasión, Su Alteza.”

Sonriendo, Eleora le entregó a Borsche una pila de documentos.

“Entonces será mejor que trabajes tan duro que no me apetezca deshacerme de ti. Mientras intentamos socavar la solidaridad del sur, también debemos centrarnos en consolidar nuestra base de poder. ¡Convoca a los virreyes!”

“¡Sí, señora!”

 

* * * *

 

Mientras Forne estaba ocupado consiguiendo apoyo popular a su manera extraña, decidí organizar nuestras fuerzas. Al final del día, cuando la diplomacia fracasaba, todo se reducía a los ejércitos. Reuní a todos los oficiales principales del ejército demoníaco y sostuve una reunión de estrategia. Todos, desde el caballero comandante Baltze hasta el capitán de uno de los escuadrones caninos, vinieron. Cualquier persona en una posición de liderazgo, sin importar cuán pequeña sea, debía asistir.

“Solo hay unos pocos miembros del ejército regular de Rolmund aquí, pero todos son la élite de la élite. Eleora también absorbió los grupos de mercenarios y las órdenes de caballeros que solían trabajar para el Senado.”

La milicia y las guarniciones de la ciudad tenían otras tareas, por lo que no siempre podían ser parte de las fuerzas de expedición, pero los mercenarios y los caballeros eran soldados profesionales. Podían ser llamados en cualquier momento. Kite, el único humano en una reunión de demonios, señaló los documentos que había clavado en la pared.

“Incluso los grupos mercenarios más grandes no tienen más de unas pocas docenas de miembros como máximo. Lo mismo ocurre con las órdenes de caballeros que solían servir en el Senado. La más pequeña de las órdenes, la Orden de Caballeros de San Nicht, tiene solo cinco caballeros.”

Cinco, ¿eh?

“Son una rama de la Orden de Caballeros de San Morteus, que creció demasiado. Por supuesto, cada caballero tiene un séquito de escuderos y arqueros a sus órdenes, así que en realidad la orden tiene unos veinte luchadores.”

Al oír eso, Baltze suspiró. Dicha organización tan ineficiente ofendía a los dragonantes a nivel personal. Estaba relativamente seguro de que Eleora ya había reorganizado las órdenes de caballeros utilizando el sistema militar de Rolmund.

“Pero ahora, tanto los mercenarios como los caballeros han sido reorganizados en unidades de cien hombres. No conocemos el alcance completo del ejército de Eleora, pero tiene al menos tres mil soldados apostados en Vongang.”

Y como todos ellos eran profesionales, eran una gran amenaza. No necesitaban ser cuidados durante cada paso de la batalla, podían tomar decisiones independientes basadas en la situación. Kite luego señaló un documento diferente. Este tenía un dibujo de algo que se parecía a un rifle—una reproducción del Blast Cane de Rolmund.

“Este es el arma que usa el cuerpo de magos de élite de Eleora. De acuerdo con nuestra información, se llama Blast Cane.”

Todavía había mucho que no sabíamos sobre los Blast Canes, pero al menos tenía un buen conocimiento de su alcance efectivo. No podían disparar tan lejos como los arcos, y si podían, las balas perderían la mayor parte de su poder en ese momento. De lo contrario, Eleora habría hecho que sus hombres dispararan a través de las puertas desde una distancia más segura. Finalmente, abrí la boca.

“Tenemos una buena idea de lo poderosas que son estas armas y son una gran amenaza. Si las condiciones son las adecuadas, incluso pueden matar a un gigante con un solo disparo.”

Los demonios se agitaron. Un arma tan poderosa significaba que tendrían que reevaluar sus estrategias.

“Lo ideal sería poder tener en nuestras manos una y analizar cómo se hacen. Es probable que sea una herramienta mágica de algún tipo, así que he llamado al experto con más conocimientos que conozco. Desafortunadamente, eso es todo lo que puedo decirles sobre ellas ahora.”

Shure, comandante de las Escamas Carmesí, levantó la mano.

“Sir Veight, ¿ha hecho Rolmund alguna obertura diplomática hasta ahora?”

“Lamentablemente no, lady Shure.”

Para ser honesto, eso también me molestaba. Esperaba que intentaran negociar algo después de conquistar las nueve ciudades del norte. El hecho de que Eleora no se hubiera molestado en enviar una delegación oficial de ningún tipo significaba que no estaba satisfecha solo con el norte. Ya que, si ella enviaba una delegación ahora, era posible que revelaran involuntariamente sus verdaderas intenciones.

“Solo me he reunido con Eleora una vez, pero ella me parece una persona muy ambiciosa. No podemos permitirnos bajar la guardia a su alrededor.”

Shure asintió en comprensión. Era considerada la dragonante más hermosa del mundo, pero realmente no entendía el sentido estético de los dragonantes.

“Entendido. En ese caso, enviaré a mis Escamas Carmesí a las líneas del frente si es necesario. Llámame si me necesitas.”

“Muchas gracias.”

 

Luego, discutimos lo que cada división necesitaba y cuántas tropas podían desplegar. Una vez que todo fue contado, volví a mi oficina. Como tenía que supervisar tanto las reuniones del consejo como las reuniones del ejército demoníaco, estaba extremadamente ocupado. Esperaba que el cargo de vicecomandante fuera un trabajo sin importancia donde pudiera tomarme las cosas con calma, pero ahora yo era el que hacía todo el trabajo. Decidí tomar un breve descanso y tomar una taza de té antes de volver a mis deberes en el consejo. Cuando estaba bebiendo mi té, entró Airia.

“La princesa Eleora ha pedido reunirse con el consejo. ‘Como representante de Rolmund en Meraldia, deseo hablar con la Mancomunidad sobre el rumbo que debemos tomar en esta región.’ Esas fueron sus palabras.”

“Por fin. Muy bien, hagamos los preparativos para recibirla.”

Ya no tenía tiempo libre para ni siquiera disfrutar de una taza de té, pero al menos las cosas se estaban moviendo ahora. Se decidió celebrar la reunión en la antigua capital de Vest, que era la ciudad más céntrica. Aunque estaba bajo la esfera de influencia del norte. El hecho de que Eleora no nos hubiera llamado a Vongang, donde había apostado su ejército, significaba que había algo allí que no quería que viéramos. Como no había ninguna garantía de que esto no fuera una trampa, decidí llevarme solo a Airia. Junto con un séquito de hombres lobo como guardias.

 

Vest se parecía mucho a una de esas antiguas ciudades europeas que aparecen siempre en las portadas de las agencias de viajes. En esencia, era el paraíso tropical que los esclavos que escaparon de Rolmund se habían construido para sí mismos. Realmente habían puesto todo su empeño en su construcción y una impresionante arquitectura esperaba a los visitantes en cada esquina. Esculturas, fuentes y otros elementos adornaban las calles.

“Esta es una ciudad espléndida, ¿no crees, lord Veight?”

“Sí. Esperemos que podamos hacer que los distritos residenciales más nuevos de Ryunheit se vean así.”

La reunión se llevaría a cabo en la mansión del virrey de Vest. Sería la primera vez que hablara cara a cara con Eleora desde el incidente en Krauhen.

Un comentario sobre “Der Werwolf: The Annals of Veight Volumen 4 Parte 8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.