Paladin of the End Volumen 3.2 Side Story

side story v3.2-page-001

Brillantes rayos de sol brillaban a través de un sinfín de enormes árboles alineados como la columnata de un templo. Estábamos en lo profundo de Beast Woods, en el dominio del gran Señor de los Bosques, el Señor del Acebo.

“¡Ohh! ¡Este es, gran lugar! ‘Eres muy considerado, Sir William.’”

“‘No, problema.’ Entonces, sobre lo que discutimos…”

“Muh-huh. Aceptamos.”

El que asintió fue alguien tan grande que era imposible de olvidar. Él era el gigante del bosque con el que había peleado una vez, Gangr de la raza de Jotunn. Gigantes tribales caminaban por la zona con curiosidad, montando grandes tiendas enramadas cubiertas con pieles de bestias. Los hombres medían más de tres metros y las mujeres más de dos y medio, así que eran una gran atracción. En cierto modo me hizo sentir como un halfling.

“Pelear contra las personas es un dolor, ya sea ganar o perder.”

“Y que lo digas.”

Maté al dragón, regresé a casa y celebré una fiesta. Si esto fuera una historia, habría terminado en ese punto con “Y todos vivieron felices para siempre” y la caída de un telón, pero desafortunadamente, esto era la realidad. Hubo muchas cosas que hacer después. Informé a varias partes relevantes, incluidas Su Excelencia Ethel y el Obispo Bagley, para decirles que el problema se había resuelto de forma segura. Para evitar disturbios, había disipado las preocupaciones de las personas que se habían vuelto ansiosas. Había frenado la propagación de la desinformación al publicitar ampliamente los hechos. El rugido del dragón había causado problemas que requerían una respuesta urgente en todo Beast Woods. Había traído todo tipo de problemas bajo control, incluso problemas que solo se estaban gestando.

Incluso después de que todo esto fue tratado en su mayoría, todavía había una serie de otras cosas que tenía que hacer. Averiguar qué hacer con el clan de los gigantes del bosque que habíamos descubierto había sido una de ellas. Al igual que los dragones, la raza generalmente llamada gigantes se decía que era neutral, ni afiliada con los dioses buenos ni con los dioses malvados.

“Neutral” aquí no significaba que no apoyaran a ninguna de las partes porque no les gustaba el conflicto por completo. Podrían arreglárselas sin la protección de ningún grupo de dioses, y si alguien peleaba contra ellos, sin importar de qué facción formara parte el agresor, tenían la fuerza para devolver el golpe y causar una cantidad espectacular de daños. Así que no tenían motivos para molestarse en involucrarse en una guerra de facciones entre estos tipos llamados dioses. Eran “neutrales” en un sentido extremadamente poderoso.

Se decía que, en comparación con otros gigantes, los gigantes del bosque solo heredaron débilmente la sangre de los Gigantes Primordiales que existieron en la era del mito de la creación. A lo largo de las generaciones, su divinidad había disminuido, sus esperanzas de vida se habían acortado, y también se habían vuelto más pequeños. A pesar de eso, sin embargo, sus cuerpos aún medían tres metros, y tenían un alto nivel de habilidad como elementalistas, aunque seguían estando bastante lejos de Menel. No había muchos de ellos, pero eran una raza de extraordinaria calidad y poderosos magos de batalla. Y así era como los gigantes del bosque eran comparativamente débiles.

Las anécdotas sobre los Gigantes Primordiales que habían conservado una fuerte influencia desde la era de la creación eran aún más locas. Estaban los imponentes Gigantes de la Tormenta, que vivían a la vista de las tempestades en los mares del sur y caminaban por los mares acompañados por vientos huracanados. Estaban los Gigantes de Lava, que pasaban eones durmiendo dentro de la lava en grandes cinturones volcánicos y se despertaban cada cierto tiempo cuando los volcanes entraban en erupción. Estaban los Gigantes de las Nubes, que hicieron su hogar encima de las inagotables nubes de tormenta en los yermos del este y corrían por los cielos a voluntad.

Aunque muchos de ellos ya habían abandonado esta dimensión, el solo hecho de escuchar sus descripciones me produjo una vertiginosa sensación de escala. Pude entender por qué se decía que los dragones y los gigantes eran iguales. Si yo hubiera sido algo así, habría sido capaz de luchar contra Valacirca, uno de los Dragones Primordiales, en una pelea física sin siquiera retroceder un solo paso.

De todos modos, el problema fue que descubrimos que teníamos vecinos muy poderosos en el bosque. Puede que no hayan sido tan extremos como los seres míticos que describí, pero ciertamente habían heredado su sangre. El hecho de que vivieran en las profundidades de Beast Woods significaba que las bestias no eran nada para ellos. De hecho, a juzgar por las líneas de enramadas con pieles de bestias, ellos eran los depredadores aquí, y las bestias eran su presa. Eran más fuertes que las bestias, en otras palabras.

Si se extendieran hacia afuera y tuvieran una desafortunada colisión con el área en constante expansión en la que la gente vivía, todo el infierno se desataría. Específicamente, si un encuentro descuidado se convirtiera en una pelea y alguien terminara muriendo de un lado o del otro, puede que no haya vuelta atrás de eso. Las bajas que resultarían no serían en absoluto una broma, y ​​nada bueno saldría de eso para nadie.

Por supuesto, debido a que los dos nos conocíamos, la ruta de negociación estaba abierta. Era posible que pudiéramos trabajar algo así con una compensación. Pero ese era el último recurso, no era algo en lo que confiar desde el principio. Por eso—

“Gangr y su clan protegerán a los grandes Señores.”

Había decidido acercarme a ellos para preguntarles si se mudarían a las áreas del bosque con los dos gigantescos árboles conocidos como los Gemelos de los Bosques: el Señor del Roble y el Señor del Acebo. Ya conocía sus ubicaciones desde el momento en que tuvimos ese problema con el demonio cornudo llamado Cernunnos.

Esos dos Señores de los Bosques eran la parte más vital de Beast Woods. No podíamos permitir que sus dominios fueran destruidos con una Palabra Tabú o algo así, o sería un desastre. Sin embargo, el territorio sagrado de un Señor de los Bosques debía permanecer exuberante por su naturaleza, por lo que no podíamos permitir que muchas personas lo integraran o lo desarrollaran a gran escala. Básicamente, la única forma de manejar esas áreas era tratarlas como prohibidas; sin embargo, no proporcionarles ninguna protección tampoco era una opción.

Estábamos entre la espada y la pared, y allí era donde entraban los gigantes. Tendrían un lugar prácticamente permanente donde vivir, donde nunca se toparían accidentalmente con humanos, y los Gemelos tendrían guardianes poderosos con quienes podrían hablar viviendo ahí al lado. Esto probablemente sea beneficioso para ambos.

Le di la mano para concluir nuestro contrato. Su mano era grande y gruesa.

“Ahora que lo pienso… ‘¿Gangr, dónde, Lenguaje Común Occidental?’”

“Hace mucho tiempo, en las afueras del bosque, un buen hombre de… eh… men… mentalidad… ¿mentalidad iracunda…? ‘Granjero.’ Aprendí un poco al intercambiar pieles y granos con él.”

“Eh…”

“Eso fue antes de que llegaran trescientas primaveras, o más. Después, uno del clan luchó contra los humanos. Nos mudamos a las profundidades del bosque.”

Eso fue hace mucho tiempo. Pero si ese fuera el caso—

“¿Todavía es… ‘posible, intercambiar cosas’?”

“Muh-huh. ‘Estaríamos agradecidos de comerciar por metal, pero, ¿qué necesitan?’”

“Nosotros ‘queremos, hierbas, madera, pieles de bestias, huesos.’”

Hablamos así acerca de los artículos que queríamos por un tiempo y acordamos la idea general. Podríamos dejar los detalles a las personas que realmente estarían involucradas en el comercio.

“Oh”, dijo Gangr mientras el tema se desvanecía. Sus ojos estaban en mi espalda. “Cómo se… eh… ‘¿Qué le pasó a esa lanza?’”

Hice todo lo posible para forzar una sonrisa en mi rostro cuando le respondí, pero probablemente hice una amarga por accidente. “Desafortunadamente, se rompió durante mi batalla contra el dragón.”

Gangr pareció apenado por preguntar.

Luna Pálida fue destruida. Había sido destrozada, rota y mutilada durante mi batalla contra Valacirca. Puede haber sido una lanza protegida por incontables Signos, pero los ataques de un dragón, un ser cercano a las Palabras, fueron lo único que no pudo manejar. Había estado tomando la precaución de no dejar que mis armas fueran destruidas, por supuesto, pero había un límite a lo que podía hacer en esa situación. Así que no había nada que pudiera haber hecho. Solo tenía que aceptarlo…

Solté un largo suspiro. Aun así, era deprimente.

Habiendo regresado a Torch Port después de eso, ahora estaba sentado en un muelle y suspirando. A decir verdad, ya había comprobado si Luna Pálida podía ser reparada. Hice que Su Excelencia me presentara al herrero más hábil en Whitesails, y le pregunté si había algo que él pudiera hacer. El herrero reticente sacudió la cabeza en silencio y no dijo nada más.

Debo haber tenido una mirada insoportablemente triste en mi rostro cuando recibí esa respuesta. Tal vez por compasión, el herrero hizo un trabajo de acortamiento en la parte de la hoja rota de Luna Pálida que tenía grabada la Palabra de Luz y me hizo una pequeña daga. Las partes con los Signos de Filo y Fortalecimiento se hicieron añicos e insalvables.

“Es difícil superarlo.”

Saqué la daga acortada de Luna Pálida de su vaina que estaba atada a mi cadera y la sostuve hacia el sol. La hoja brilló nostálgicamente. Pero esta daga ahora estaba muy por debajo del nivel de rendimiento que necesitaba de un arma. Carecía de muchas cosas incluso para mi yo normal, y temía pensar qué pasaría si intentaba blandirla seriamente después de despertar el poder del dragón inmundo durmiendo en mi alma. Probablemente se rompería la primera vez que la golpeara contra algo.

Tenía muchos oponentes con los que luchar, desde bestias hasta los remanentes de los demonios e incluso los súbditos de dioses malvados desconocidos en el sur. No podía seguir utilizando un arma de bajo rendimiento solo por sentimentalismo. Probablemente ya era hora de buscar una nueva arma principal. Después de todo, en este punto, podría elegir cualquier arma que quisiera.

Incluso las armas que había recogido mientras exploraba ruinas antiguas incluían varias lanzas que simplemente superaban a Luna Pálida. Y si no estuviera satisfecho con alguna de ellas, podría pagar algo de dinero a los comerciantes de Whitesails y comprar una colección completa de lanzas de todo tipo de lugares que podrían transportarse aquí en barco. Si utilizaba mis conexiones y hacía algunas peticiones serias, probablemente podría incluso obtener las armas secretas de los enanos o los elfos.

Tuve acceso a una lanza de magia antigua, con Signos de fuego y rayos incorporados en la hoja. Había una lanza que rastreaba al enemigo cuando se lanzaba y podía ser devuelta a la mano con una sola Palabra. Había una lanza consagrada que agudizaba la mente de su poseedor y aumentaba su resistencia. Otra opción era una lanza de desviación hecha de mithril que estaba imbuida con hadas místicas. Incluso había una lanza simple pero fácil de usar que simplemente se había hecho para ser extremadamente afilada y duradera y que había sido fortificada con un Signo para que nunca se embotara.

Pero ninguna de ellas se sentía bien.

Probablemente había estado usando a Luna Pálida por mucho tiempo. Objetivamente hablando, Luna Pálida no era una lanza tan fuerte. No podía igualar a Overeater, la espada que absorbe la vida que un rey demonio había hecho para matar al Gran Rey al que se oponía; ni tampoco era rival para Calldawn, el pequeño sol dorado creado por el dios de la forja. Era simplemente una lanza robusta ordinaria con una longitud ajustable y una hoja brillante. Pero aun así, sin importar lo que alguien dijera al respecto, esa lanza ordinaria y robusta con una longitud ajustable y una hoja brillante definitivamente había sido el arma principal del Paladín Lejano. Había sido el arma en la que más confiaba.

No podía creer que en esto se había convertido mi arma favorita. Probablemente todavía no me había recompuesto del shock. Tengo la sensación de que ahora podía entender por qué Reystov insistió tan fuertemente en su espada favorita. Ninguna de estas armas tenía el factor más importante que había dado por hecho durante todo este tiempo: una confianza absoluta en ellas acumulada a lo largo de los años. Perder esto fue un golpe más grande de lo esperado.

Miré silenciosamente la daga y pensé qué hacer con ella. Por mucho que quisiera, no podía llevar a esta Luna Pálida acortada en mis aventuras. Si lo hiciera, sería un simple peso muerto o la rompería. Y, sin embargo, no se sentía bien dejarla simplemente decorando la mansión como un recuerdo. Qué puedo hacer, me preguntaba. Qué podría hacer con esto…

Todavía quedaban muchas cosas por hacer después del asesinato del dragón, pero no podía dejar de pensar en esto. Mientras estaba sumido en mi pensamiento—

“¡Voy a hacer esto, maldición! ¡Voy a hacerlo y lo digo en serio!”

Escuché una voz muy animada.

Caminando por la calle junto al río, aparentemente furioso, estaba un chico de unos trece o catorce años. Tenía el cabello desordenado y negro, y ojos fuertes color avellana. Se había puesto un abrigo sobre su ropa de cáñamo, y en la espalda tenía un rudimentario carcaj y un arco. También atado a su cintura había un garrote de madera que aparentemente había cortado sin mucho cuidado. Supuse que era un cazador o aventurero en entrenamiento.

“¡Voy a matar a una bestia y arrancarle la cabeza!”

“N-No lo hagas, Glen… ¡Es muy peligroso!”

“¡Cállate, Alex, voy a ir!”

Persiguiendo al chico estaba un chico pelirrojo de más o menos la misma edad, vistiendo ropa de algodón un poco más sustancial. Mis ojos se vieron atraídos por la túnica oscura y remendada y la hermosa varita de fresno con un poco de platería turbia en la punta. Este era claramente un hechicero—pero no parecía ser un producto de la Academia. ¿Tal vez era de alguna rama de magia de un mago de maleficios regional?

Mientras continuaba mirando distraídamente, el chico ignoró los intentos del hechicero de detenerlo y se marchó de la ciudad.

Estaba teniendo un mal presentimiento, así que rápidamente llamé a los dos. “Este, disculpen.”

“¿Eh? ¿Quién eres tú?”

El chico llamado Glen me miró con una mirada combativa en la cara. El chico hechicero que había sido llamado Alex parecía un poco aliviado. Doblé un poco las rodillas y miré a Glen a los ojos.

“Solo me preguntaba a dónde vas con tanta furia.”

“¡A cazar bestias, ¿de acuerdo?! ¡A cazar bestias!”

“¿Cazar bestias?”

“¡Sí! ¿Qué? ¿Pasa algo malo con querer ser un aventurero?”

Con base en dónde estábamos y la dirección de la que venían, tuve la sospecha de que sabía lo que había ocurrido aquí.

“Ahh… ¿Han ido al Oso Pardo?” dije, dando el nombre de una posada.

“¿Y qué si lo hicimos?”

“E-Este, nosotros… Simplemente… tropezamos el uno con el otro en el camino y… él dijo que fuéramos juntos… y entonces, este…”

“¡Esos imbéciles!”

“Ahh…”

El Oso Pardo era el lugar de reunión de algunos aventureros especialmente ásperos, incluso para Torch Port. Había algunos personajes bastante desagradables entre ellos. Si un par de jóvenes aspirantes a aventureros vagaran por un lugar como ese, la forma en que serían tratados probablemente sería decididamente cruel y degradante.

Era una apuesta segura lo que había sucedido. Seguramente los habían echado del edificio riéndose a carcajadas, y ahora Glen estaba ardiendo con determinación para volver con la cabeza de una bestia o algo así y empujarla en sus rostros. En particular, parecía que tenía un fuerte sentido de justicia. Probablemente le había dejado un sabor muy amargo en la boca que su compañero también fuera ridiculizado.

Sin embargo, la cruel realidad era que simplemente no eran lo suficientemente fuertes. Me di cuenta a simple vista que aunque Glen, muy probablemente un cazador desde el principio, sin duda se había sometido a algún entrenamiento, solo estaba uno o dos peldaños más arriba que un principiante. En cuanto a Alex, el niño hechicero, él—¿tal vez ella? Probablemente no valía la pena preguntar. En cualquier caso, no tenía idea del alcance de los conocimientos de Alex, pero no parecía tener ninguna experiencia práctica de batalla. La forma en que se paraba y movía los ojos era típica de un aficionado. Si una bestia apareciera repentinamente frente a él, probablemente tendría dificultades para pronunciar una Palabra rápida y precisa.

“Si siguen en esa dirección”, dije con voz fría, “van a morir.”

Esto era Beast Woods. Sabía de primera mano lo peligroso que era. Alex, el hechicero, saltó un poco y se encogió. Quizás sintió algo en mi tono. Glen pareció intimidado por solo un segundo, pero su espíritu de lucha se reavivó rápidamente y contestó, “¡No puedes ser un aventurero si tienes miedo de morir, idiota!”

Él tenía agallas. ¿Pero cuántas?

“Muy bien, pero, ¿alguna vez han pensado en una situación peor que la muerte?”

“¿Eh?”

“Las bestias serpientes paralizan a sus enemigos y los disuelven vivos en sus estómagos durante varios días. ¿Alguna vez han imaginado lo que se siente que tu cuerpo se disuelva lentamente?”

Alex respiró profundamente y tragó saliva.

“O convertirse en un zombi”, dije, mientras me disculpaba internamente con Stagnate. “O perder todos tus brazos y piernas y sobrevivir desafortunadamente. O ser secuestrado por bandidos y vendido como esclavo.”

Si él se entregaba a la ira y se precipitaba a las profundidades de Beast Woods donde abundan las bestias, esos eran los destinos que le aguardaban, a menos que fuera bendecido con muy buena suerte. Bueno, en realidad, Beast Woods era demasiado peligroso para que hubiera muchos bandidos, pero los otros eran ciertos. En cualquier caso, si pudiera hacer que lo reconsidere, eso sería lo mejor.

Glen apretó los dientes, luego tomó aliento y dijo, “¡No tenemos a dónde regresar de todas maneras! No tenemos otra opción.”

Aparentemente no tenían forma de retirarse. Supuse que Glen había sido abandonado o había perdido a sus padres o algo por el estilo. Por la expresión sombría de Alex, era lo mismo para él.

“Pero Glen, creo que Alex no sería capaz de abandonarte. Alex va a morir contigo.”

Eso le quitó el viento a sus velas. Él se mordió el labio. Había venido hasta Torch Port en desesperación, sin conocimiento ni idea de qué hacer. Simplemente estaba tratando de usar la ira y el impulso para forzar su camino a través de la ansiedad de no poder ver un camino hacia adelante o una salida. Estaba seguro de que incluso él sabía que continuar por este camino no lo llevaría a ninguna parte.

“E-Este, ¿eres… un aventurero?” preguntó Alex.

“No, no lo soy.” Al menos, no creía poder llamarme así nunca más. “Pero los entiendo.”

“¿E-En serio? ¡Entonces, por favor! ¡Por favor dinos! ¡¿Qué debemos hacer?!”

“Bueno, entonces…”

Incluso cuando la situación está en tu contra, llena de incógnitas, y el pánico aumenta, primero reúne información con calma. La pasión que Glen tenía era importante, pero la disposición tranquila de Alex también era una cualidad importante a tener. Con ambos rasgos entre ellos, sus posibilidades de supervivencia se veían bien.

“Olvídense del Oso Pardo por el momento. Al final de esa calle, hay una taberna con un letrero afuera como un pez grande. Se llama Dios del Mar Cerúleo. Prueben visitar ese lugar. El dueño allí los cuidará.”

El propietario del Dios del Mar Cerúleo reuniría a aspirantes a aventureros que recién comenzaban en grupos apropiados, les asignaría solicitudes que podrían manejar y también les daría un pequeño consejo. A diferencia de las ásperas posadas como el Oso Pardo, era una taberna de relativamente—enfatizo esa palabra—relativamente buena reputación.

Cuando Alex asintió y Glen continuó mirándome con un poco de sospecha, decidí darles algunos consejos, aunque sabía que no lo habían pedido.

“Escuchen. ‘Aventurero’ probablemente les parezca emocionante, pero, ¿saben lo que realmente significa? Significa tomar riesgos. El trabajo de un aventurero es tomar riesgos. Y no se trata de ser imprudente o temerario. Se trata de asegurarte de estar absolutamente preparado para que puedas sobrevivir y enfrentarte a los riesgos que son una cuestión de vida o muerte con todo lo que tienes.”

Y entonces el Destino desviará sus despiadados dados solo un poco a tu favor.

“Nunca se desesperen. Verifiquen lo que les dicen. No escatimen en el equipo. Y también necesitan un poco de sabiduría y valor. Y luego, algún día definitivamente llegarán a donde quieren estar.” Sonreí. “Los dioses buenos los bendicen.”

Antes de darme cuenta, había sacado la daga acortada de Luna Pálida y se las ofrecí.

“¿Eh?”

“Tómenla.”

“Je. ¿Una daga? Menuda mierda de—”

“¡G-Glen! ¡Glen! Tiene… ¡Tiene un Signo en ella!”

“Un Sig—¡¿Es una daga mágica?!”

“Sí. El Signo en realidad no es nada sorprendente, sin embargo. Se la doy a ustedes dos.”

Sentí que quería celebrar el comienzo de los viajes de estos jóvenes aventureros. Ya no podía viajar en aventuras con Luna Pálida. Pero si Luna Pálida, la lanza que había encontrado en el subsuelo ese día, pudiera viajar en aventuras con otra persona—si su viaje pudiera continuar—eso seguramente sería algo maravilloso.

“Tiene la Palabra de Luz grabada en ella, por lo que debería ser buena como una linterna, al menos.”

“¿Q-Qué es lo que quieres?”

Ah, claro, daría un poco de miedo que alguien te diera un artículo como este. Después de todo, no tenían idea de lo que estaba sacando yo de esto o por qué podría estar haciéndolo. Yo también lo encontraría espeluznante.

“Bueno… ¿les importaría quedarse un rato para escuchar una larga historia?”

“¿Una larga historia?”

“Sí. Verás, es una antigua tradición guerrera que en el momento de entregar un arma mágica se debe hablar de su historia.”

“Es mejor que no sea una mierda.”

“¡G-Glen!”

Me reí. “No me importa si lo tratas de esa manera.”

A cambio, pensé que era justo para mí que se quedaran un tiempo.

“Esta es la historia de una lanza”, comencé. “Fue forjada por los antiguos enanos, mató a una quimera, perforó las escamas de un dragón…”

Y el Paladín Lejano confiaba en ella más que en cualquier otra cosa en el mundo.

Relaté el viaje de Luna Pálida, que siempre estuvo allí para iluminar el mundo, incluso en las noches en que las nubes más oscuras cubrían el cielo.

— Finis—

 

8 comentarios sobre “Paladin of the End Volumen 3.2 Side Story

  1. Excelente traducción esta historia a sido una de las mejores que e leído, has hecho un magnífico trabajo se nota que también a ti como traductor te gusta mucho esta novela y te doy las gracias por compartir esta maravillosa novela con nosotros los lectores, te deseo lo mejor en las traducciones y tus proyectos, esperando siempre tus futuros trabajos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias x el arduo trabajo realizado al traducir y editar (y por supuesto compartir) esta maravillosa novela, desde el primer capítulo q leí quedé enganchada tanto por la hermosa historia y la forma tan poética de narrarla q sin duda no se podría mantener sin tu excelente trabajo, muchas gracias y aunque un poco atrasado te deseo q tengas un prospero año 2018

    Le gusta a 1 persona

  3. Joder… El que escribió esta novela debería escribir un libro. Yo compraría ese libro, me encanta como te hace meterte en la historia y como relata la historia de un verdadero héroe. Muchas gracias por el capitulo!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Esta novel me recuerda a los viejos libros de caballero que yo leia… Aun me acuerdo que el primero que lei fue don quijote… Obviamente versión resumida :v….. Que habia encontrado en un cajon lleno de polvo cuando apena tenia 10 años al leer su historia me dio mas curiosidad por leer historia de la edad medieval…. al ser niño el simple hecho de leer historia de caballero y dragones me pareció increíble XD..
    Pd gracias por la traducción

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.