Paladin of the End Volumen 3.2 Capítulo Cuatro

cap4v3.2-page-001

Se parecía exactamente a la concepción de la mayoría de las personas de un dragón malvado, acostado en una extensión montañosa del tesoro de los enanos.

Tenía obviamente mandíbulas fuertes, cuernos torcidos y un cuello grueso y flexible. Su cuerpo estaba cubierto de duras escamas, y de él crecían un par de enormes alas membranosas. Las protuberancias afiladas, como espadas, que se extendían por su espina dorsal se hacían progresivamente más pequeñas a medida que avanzaban hasta la punta de su larga y elegante cola. Eran tan hermosas como feroces. Podía ver una mente brillante en su ojo dorado brillando en la oscuridad, y en el mismo cuerpo residía una naturaleza terriblemente cruel y salvaje.

“¿Y bien? ¿No van a decir sus nombres? Quedaron estupefactos, supongo.”

Era tan imponente que ninguno de nosotros se atrevió a moverse. Mi garganta se sentía seca. Mi corazón latía a un ritmo tremendo. El instinto, la razón y todos mis sentidos me dijeron que huyera, ¡me dijeron que un depredador abrumador estaba justo en frente de mí!

Reconocí ese terror dentro de mi corazón. El miedo y la ansiedad son monstruos internos que crecen cuanto más los niegas, más apartas tus ojos de ellos. Si no pudiera reconocer a la parte asustada y cobarde de mí mismo, si desviaba la mirada de ella y fingía ser fuerte, el miedo se volvería aún más vicioso en la oscuridad. Lo que era necesario para la confianza no era arrogancia; lo que era necesario para la valentía no era fingir ser fuerte. Todo comienza con la aceptación, recordé a Mary decírmelo. Ella nunca fue desleal consigo misma. Ella encarnaba todo esto.

“¿Oh?”

Tenía que admitirlo. Tenía miedo de esta cosa. Estaba desesperadamente asustado y quería huir. Tomando un control consciente de mi respiración, que se había vuelto rápida y superficial, inhalé y exhalé lentamente. Me enderecé, levanté mi barbilla, tensé mis músculos abdominales. Luego miré al dragón y le pregunté, “¿No deberías dar tu propio nombre antes de preguntar el nombre de otro?”

Estaba increíblemente asustado. Pero había decidido aceptar eso y no huir a pesar de todo.

“Hmm.”

El dragón me miró y, con un ruido que no era ni un gruñido ni una palabra, exhaló aliento contaminado de miasma por las comisuras de su boca. El miasma caliente eructado podría haber sido confundido con humo negro.

“Parece que no son del vulgo común que busca saquear mi tesoro.”

Luego, deteniéndose a considerarlo, el dragón murmuró.

“Por supuesto, reclamaron la cabeza de este Scarabaeus que lideraba a los demonios de la montaña y los ahuyentaron. Nunca hubo la posibilidad de que fueran guerreros promedio.”

Aparentemente satisfecho, el dragón continuó.

“En ese caso, te voy a complacer. Soy la Hoz de los Dioses, la Hoz de la Calamidad. Nacido con la luz de las últimas estrellas, viviendo más lunas que la luna misma, soy el rey del veneno y el azufre y hermano de la lava—”

El dragón se levantó perezosamente. El miasma que emitía calor era tan espeso ahora que yo casi estaba tosiendo.

“Valacirca.”

El dragón tan viejo como los dioses se nombró a sí mismo, extendiendo sus alas con una presencia imponente.

“Ahora responde, pequeño.”

Había dado su nombre en el estilo determinado que escuchaba a menudo en la poesía antigua. Tenía que responder de la misma manera.

“Mi abuelo era el Sabio Errante, mi padre el Ogro de la Guerra de Leo y mi madre la Hija de Mater.” Puse mi mano en mi corazón, alcé la voz y me nombré. La boca del dragón inmundo se movió ligeramente. “La gente me llama la Antorcha de las Tierras Fronterizas y el Paladín Lejano. Discípulo de Gracefeel, diosa del flujo, soy William G. Maryblood.” Di mi nombre con orgullo. “Es un placer conocerte, dragón de la era de los dioses.”

Hice mi saludo no demasiado educado y no demasiado informal, y lo di con la cabeza en alto. El dragón guardó silencio por un momento.

“Je… jejeje…”

De repente, comenzó a reír en voz baja, y luego habló en un volumen igualmente bajo.

“Qué casualidad. Nombres familiares.”

“¿Familiares?”

“Si me hubieran encontrado antes que los demonios, es posible que pudiéramos haber luchado juntos, hombro con hombro.”

El dragón parecía estar mirando a algún lugar distante. Tal vez estaba viendo el Gran Colapso de hace dos siglos. Gus también lo había dicho: persuadir al dragón para que se uniera a nuestras propias fuerzas era una estrategia posible.

“Jeje. Detecto un leve olor del dios de la no-muerte. Y tú eres un discípulo de la antorcha. Sí, eso explica por qué los años no concuerdan.”

Con solo esa pequeña información, Valacirca parecía haber adivinado mis circunstancias.

“Ahora, entonces. Hemos hablado lo suficiente sobre nombres e historias.”

“Sí.” Eché un vistazo a mis aliados. Mientras hablaba, parecían haber llegado a un acuerdo con la amenaza planteada por el dragón. Estaba seguro de que contribuirían. Compuse mi respiración y me preparé para la batalla.

“Paladín Lejano. ¿Estarías interesado en ponerme bajo tu protección?”

No podía creer lo que estaba escuchando.

Mi mente se quedó en blanco por un momento.

“¿Por qué estás tan sorprendido?”

El tono de la voz del dragón no concordaba con sus palabras y parecía contener una sonrisa burlona.

“Han derrocado a los demonios de la montaña. He perdido la fuerza de la que dependía. Sería peligroso y restrictivo incluso para mí permanecer aislado. Debes ver que tengo la necesidad de buscar otras fuerzas para depositar mi confianza.”

Hubo un sonido tintineante. En sus garras, Valacirca había recogido algunas de las innumerables piezas del tesoro esparcidas por toda la habitación. Las miró amorosamente y con gran placer.

“Tengo mis propios motivos, por supuesto. Exigiré un precio considerable. Pero no temas. No tengo intención de enfrentarme a un campeón de tu calibre.”

El dragón se rió mientras demandaba un tesoro.

De ninguna manera era una mala oferta a corto plazo. El poder de un dragón era vasto. Él sería un gran recurso para tener de nuestro lado. Sin embargo—

“Dentro de cincuenta años, me matarás, destruirás todo y cambiarás tu lealtad a otra persona”, le dije secamente. El demonio escarabajo había sido asesinado, aplastado como un insecto. “He visto cómo haces las cosas.”

El dragón inmundo guardó silencio. Su cuerpo tembló. Justo cuando me preparaba para un ataque, él rugió de risa.

¡Muy bien, muy bien! ¡Exactamente!”

Su risa lentamente se calmó. Inclinó su cabeza, y una siniestra sonrisa se extendió por su rostro.

“¿Pero no estás de acuerdo? Sigue siendo un buen trato…”

Guardé silencio a pesar de mí mismo. Él tenía un punto válido.

Si mantenía la fuerza necesaria para representar un riesgo para Valacirca, mientras lo protegía como parte de nuestras fuerzas, eso le daría al dragón un motivo para formar equipo conmigo. Él podría servirme de forma relativamente leal, relativamente perezosa, al menos en la medida en que no sería hostil. En ese caso, ¿había realmente una necesidad de participar en una pelea en este momento con posibilidades desesperadamente bajas de victoria? Después de todo, el dios de la no-muerte había dicho que mis posibilidades de ganar aumentarían con el tiempo. ¿No sería mejor dejar esto en las manos de mi yo futuro?

“Déjame preguntarte. ¿Por qué motivo realmente tienes que luchar contra mí?”

Era como si el diablo estuviera susurrando en mi oído. Era fácil decir que Valacirca probablemente había hecho esta sugerencia entendiendo completamente el efecto que sus palabras tendrían en mí.

“¿He perjudicado personalmente a alguien cercano a ti? No. ¿Eres tan codicioso que irías por mi tesoro? Lo dudo. Y puedo ver claramente que la fama de matar a un dragón no significa nada para ti. Cuando comencé a despertar, viniste aquí con determinación en tu corazón y una lanza en tu mano porque creías que era una amenaza para personas inocentes. ¿No es así?”

Valacirca susurró.

“¿Ves? La amenaza se ha ido. Inclinaré mi cabeza hacia ti…”

Ninguno de mis aliados podía decir algo. Este desarrollo era demasiado para procesar, ni siquiera podían reunir sus pensamientos para hablar. Mi mente también estaba sobrecargada. ¿Qué era esto? ¿Qué diablos era esto? En alguna parte de mi mente, había estado pensando en Valacirca como una criatura de destrucción con nada más que su fuerza. ¿Eso no me describía más a mí que a él?

“Ahora elige, Paladín Lejano, héroe de la era moderna.”

Un escalofrío recorrió mi espalda. Su ojo dorado me perforó.

“¿Será paz… o bien, batalla y muerte?”

Mientras el miasma caliente siseaba por las comisuras de su boca, la pregunta de la Hoz de la Calamidad resonó por toda la Gran Caverna y la llenó de temor.

Había planeado pelear contra el dragón. Pero el dragón estaba tratando de inclinar su cabeza hacia mí.

“¿Y bien? ¿Qué estás esperando? ¿Te molesta mi historia con los enanos? Ciertamente, tuve a los demonios como mis amos, luché contra los enanos, y obtuve tesoros por ello, pero esa es la forma de un trabajo contratado, ¿no es así? Si mis nuevos amos dicen que no pueden restaurar la montaña mientras el veneno llena el aire, entonces con mucho gusto me mudaré a otra parte.”

Él estaba maquinando, por supuesto. Habló racionalmente sobre los riesgos y los costos, y ocasionalmente una sonrisa maliciosa cruzó su rostro y dijo cosas como:

“Eres un héroe, ¿no? Demuestra que tienes lo que se necesita para tratar conmigo.”

Este desarrollo completamente imprevisto tenía mi mente al borde del caos. Lógicamente hablando, lo que el dragón estaba diciendo tenía sentido. Sonaba correcto desde el punto de vista de la eficiencia y la gestión del riesgo. Si evitaba la batalla con el dragón y lo llevaba bajo mi protección, estaríamos seguros por el momento, y también podría aumentar la fuerza de nuestras fuerzas. Pero tenía un mal presentimiento sobre esto. Tenía la sensación de que me estaba engañando, pero no sabía exactamente cómo. ¿Qué era? ¿Qué estaba pasando por alto?

“No soy conocido por mi paciencia. Elije rápidamente.”

El dragón eligió ese momento para presionarme. Mi mente pronto se vio asediada por el caos. ¿Debería rechazar las palabras del dragón? Pero ese sería el comienzo de una batalla desesperada a muerte. Entonces, ¿debería aceptarlas? Pero eso sería justo lo que él quería que yo hiciera. Los mismos pensamientos giraban en espiral dentro y alrededor de mi cabeza. Estaba atrapado en un círculo sin fin.

Había sentido esto en alguna parte antes. Fue en mi mundo anterior. Tenía la sensación de que había hecho algo similar mientras estaba acurrucado en esa habitación oscura.

Dejé escapar un pequeño gemido. Los recuerdos pasaron por mi mente: una habitación oscura, la luz de un monitor. Yo mismo, incapaz dar ese paso adelante. No sabía lo que se suponía que debía hacer. La inquietud me quemaba el pecho. El tiempo estaba siendo desperdiciado. Todavía no sabía lo que se suponía que debía hacer. Gemí. Derramé lágrimas. Todavía estaba desperdiciando el tiempo. ¿Qué podía hacer para encontrar la salvación? ¿Qué se suponía que debía elegir? ¿Qué quería hacer? Ya ni siquiera lo sabía.

Alguien, alguien, cualquiera, por favor…

El recuerdo de haber llegado a un final sin hacer una elección aceleró mi pánico. Algo negro y pegajoso comenzó a salir lentamente de un pozo profundo dentro de mi corazón.

¿Qué debo hacer? ¿Qué? ¿Qué? Qué—

Mi respiración se volvió superficial. Mis brazos y piernas estaban fríos y rígidos. Y, sin embargo, mi espalda estaba húmeda de sudor. Había llegado a la máxima confusión.

Ese fue el momento. Sentí como si alguien hubiera puesto una de sus pequeñas manos suavemente en la parte superior de mi cabeza.

Mi cuello se sacudió hacia atrás para mirar hacia arriba. Por supuesto, no pude ver nada allí. Solo estaba el techo oscuro de la caverna. Pero ya sea por coincidencia o por inevitabilidad, mirar hacia arriba me hizo tomar respiraciones más profundas. Mientras respiraba profundamente, el oxígeno entró en mi cuerpo y corrió a través de mi sangre. El aire refrescante sopló en mi mente embotada, y cuando mis sentidos comenzaron a funcionar una vez más, sus palabras volvieron a mí.

El juramento que hiciste ese día nos pertenece a nosotros dos.

Por supuesto. Ya se me había concedido la salvación. Por ella. Y le había hecho un juramento, un juramento que era más importante para mí que cualquier otra cosa.

No temas, porque yo estoy contigo.

Mi corazón latió fuertemente.

No te desanimes, porque yo soy tu dios.

Mis pensamientos confusos comenzaron a aclararse.

Te fortaleceré; te ayudaré; te protegeré con mi llama.

El calor una vez más surgió en mi cuerpo, que debido a la tensión y confusión se había vuelto lento y frío. Era como si una llama cálida hubiera cobrado vida dentro de mi pecho. Si la cosa llamada coraje podía tomar una forma, quizás esta era.

“Oh…”

Chispas de perspicacia se encendieron dentro de mi cabeza. Era fascinante lo rápido que mi mente estaba funcionando ahora. La lógica se armó a sí misma.

Utilizar su poderosa presencia y presión para hacerme perder la calma y tomar malas decisiones era parte de la estrategia de la oferta de Valacirca. Mientras no sucumbiera a eso, el resto sería fácil.

Primero, me di la vuelta.

“Menel, Al, Reystov, Ghelreis.”

Menel ya había colocado una flecha de mithril en su arco. Él había recuperado la mayoría de ellas en el salón. Al también tenía su alabarda en la mano, y su postura mostraba que podía entrar en acción en cualquier momento. La mano de Reystov descansaba sobre el mango de su espada, preparado para desenvainarla a la velocidad del rayo. Y la vista del robusto cuerpo de Ghelreis y su enorme escudo fue muy reconfortante.

“El resultado de esta discusión decidirá todo. Estén preparados.”

Todos asintieron, con los rostros de guerreros que se habían armado para la batalla. Me volví para plantarle cara al dragón.

“¿Oh?”

Valacirca habló en un gruñido bajo. Quizás ahora me veía completamente diferente para él.

“Así que estás decidido. Entonces, declara tu elección, Paladín Lejano. ¿Paz o muerte?”

“No elegiré nada”, dije, rechazando la pregunta que el dragón había tenido tanto placer en preguntar. “Serás tú quien haga una elección, Valacirca.”

El dragón inmundo se crispó.

“¿Oh? ¿Y qué elegiré?”

Antes de responder su pregunta, di un paso hacia él y lo miré. El dragón en el que pensé que era como una escuela se veía ahora un poco más pequeño. El tamaño que había visto antes era probablemente falso, una ilusión creada en mi mente por la intimidación y la presión.

“Si vas a cambiar, o no.”

Insert5

Le planteé la pregunta directamente. Esta fue la primera vez que los ojos del dragón inmundo se ensancharon.

Una vez que lo pensé con lógica fría, era simple, realmente. Traer al poderoso dragón inmundo bajo mi mando parecía lógico a primera vista, pero cuando pensé en cómo alguien solo superficialmente obediente actuaría, realmente no era más que una elección tonta.

Digamos que incorporara a Valacirca en mis fuerzas. ¿Qué haría después de eso? ¿Hacer obedientemente lo que le dijera? ¿Darse el gusto de dormir pacíficamente? Claro que no. Yo lo mataría al poco tiempo, porque lo veía como una amenaza. Si no era una elección tonta, ¿entonces qué era?

Obviamente, él estaría trabajando detrás de escena.

Para aumentar el valor de su propia existencia, para asegurarse de que no sería descartado, el dragón inmundo me traería guerras, me haría enemigos y seguiría creando conflictos. Y lo que es más, serían batallas brutales a gran escala que requerirían el poder de un dragón. No podría abandonar a Valacirca entonces. Y a medida que continuaba buscando el poder del dragón y luchando junto a él, el dragón se convertiría gradualmente en un emblema de vital importancia. Eso haría aún más imposible para mí prescindir de él. Para garantizar su seguridad hasta el día en que me abandonara, él me corroería a mí y a toda el área a mi alrededor mientras se hacía llamar mi subordinado.

No podía imaginar que alguien como yo pudiera controlar las maquinaciones de un dragón que vive desde tiempos inmemoriales. Tendría que quedarme con el dragón, por el bien de la moral, incluso sabiendo que estaba trabajando en mi contra. Sería como una droga desagradable.

“Seamos claros. La ‘paz’ a la que te refiere es ‘una paz restringida entre tú y yo’. De ninguna manera es ‘mi paz’, y tampoco es ‘paz para la gente inocente’. ¿Me equivoco?”

Cuando escuchó esa pregunta, el dragón se rió como si lo encontrara muy entretenido.

“Jaja… jajaja… ¡jajaja! Precisamente. Estás en lo correcto.”

Los dragones más viejos que habían vivido desde la era de los dioses eran algunas de las criaturas más cercanas a las Palabras de Creación. Y el poder de las Palabras se veía debilitado por mentiras y falsedades. Aunque el dragón podría tratar de engañarme, si le hiciera una pregunta directa, él nunca diría una mentira.

“En ese caso, estoy seguro de mi condición. Debes cambiar.”

“Jejeje. ¿Cambiar cómo?”

“Si juras cambiar tu naturaleza fanática y maquinante de buscar siempre la guerra…”

Miré directamente a su ojo dorado.

“Si dices que realmente buscas mi protección—”

Si pudiera decir que viviría en paz—

Si pudiera decir que ya no buscaría el derramamiento de sangre excepto cuando fuera necesario, y expresara el deseo de reinar en su frenesí y vivir con los dioses buenos—

“Entonces juro por el dios de la llama que te protegeré. Mientras haya vida en mí, te protegeré de todos los adversarios.”

No importaba si era un dragón o una persona. Donde sea que hubiera alguien con verdadero dolor, les ofrecería una mano amiga. Donde sea que hubiera maldad que dañaría a los inocentes, lucharía contra ellos. Eso fue lo que le había jurado ese día a mi silenciosa diosa de cabello negro.

“Esa es la forma en que vivo mi vida.” Había decidido que así sería. “¡Ahora elige! ¿Será un cambio de corazón o la muerte? ¡Espero tu respuesta, dragón!” Le grité mi pregunta.

Una nube de calor y miasma se levantó.

“¡Excelente!”

La primera palabra de su boca fue una alabanza.

“Has respondido bien al Acertijo del Dragón, Paladín Lejano.”

Sus alas se extendieron al máximo. Levantó la barbilla.

“No eres un miserable salvaje blandiendo su poder sin un propósito. Tampoco eres un cobarde astuto dispuesto a salvar su propia piel. ¡Posees coraje y sabiduría y estás preparado para seguir el camino que crees correcto! ¡Maravilloso! ¡Realmente eres el sucesor de aquellos héroes que te precedieron!”

La postura relajada y perezosa que el dragón había mostrado hasta ahora había desaparecido. Ya no daba la más mínima impresión de que me estaba tratando como una curiosidad.

“Te reconozco como un verdadero campeón.”

Delante de mí había un gran dragón tan viejo como los dioses.

“¡Con eso en mente, cambiar mi naturaleza está fuera de cuestión!”

El dragón rugió.

“¡Soy Valacirca! ¡La Hoz de los Dioses, la Hoz de la Calamidad! ¡El rey del veneno y el azufre y hermano de la lava! ¡El veneno existe para matar y mutilar, la lava existe para hervir y bullir! ¡Guerras! ¡Desastres! ¡Condecoraciones! ¡Tesoros! ¡Muertes! ¡Sacrificios de vírgenes! ¡Héroes! ¡¿Qué es un dragón sin estos?!”

El dios de la no-muerte, Stagnate, se había referido al dragón inmundo Valacirca como mundano y materialista. Pensé que esa descripción era apropiada. Tenía apegos mundanos y, además, las cosas a las que estaba apegado—dinero, conflicto, seguridad, sueño—parecían ser lo que se podría llamar necesidades básicas. Sin embargo, había una verdadera naturaleza detrás de eso.

“¡Soy Valacirca! ¡El dragón más fuerte y más viejo, temido incluso por los dioses!”

Fue para mantenerse fiel a sí mismo como un dragón, para seguir viviendo su vida como un dragón con intensidad ardiente. Estos fueron los pensamientos fuera de lugar que pasaron por mi cabeza cuando el dragón rugió contra mí fuertemente lo suficiente como para hacer temblar mi piel.

“Héroe y los guerreros que te siguen: Me complacerá enterrarlos aquí, y añadir otra página a mi crónica de terror. Y me complacerá que me maten aquí, y ser hablado en historias de valor en los cuatro rincones del mundo.”

Sus colmillos crujieron y chascaron. La enorme masa de músculo duro delante de mí comenzó a moverse. Las negociaciones se habían roto. El dragón se había negado a reformarse. El único camino hacia adelante ahora era la batalla.

“¡Ahora, si están preparados para que sus almas sean incineradas por las llamas de un dragón y desaparecer por completo del ciclo eterno, tienen mi permiso! ¡Pruébense a sí mismos contra mí!”

En medio de todo esto, por alguna razón, yo estaba un poco emocionado.

Asesinar a un dragón. Cargando contra un dragón temible, confiando solo en el acero en tu propia mano. ¡Asesinar a un dragón! No estaba en mi naturaleza idealizar la batalla tanto como Blood; al menos, pensé que no era así. Pero esta situación tenía algún tipo de atractivo irresistible. Valacirca era un oponente que indudablemente merecía mi respeto, y que iba a ser el enemigo más fuerte al que me había enfrentado hasta ahora. Valía la pena desafiarlo. ¡Valía la pena luchar contra él!

“¡Yo soy el Paladín Lejano, William G. Maryblood! ¡En guardia!”

Nombrándome como un caballero en un viejo romance caballeresco, cargué contra el dragón inmundo tan viejo como los dioses.

En la tenue luz de la Gran Caverna, Valacirca movió sus garras hacia mí.

“¡Kah!”

¡Acceleratio!

Con una Palabra, aceleré directamente hacia el dragón inmundo. Esquivé sus garras como espadas y sus dedos que eran cada uno tan gruesos como el torso de un humano, y seguí adelante hacia él. Un sonido bajo acompañó el balanceo de su brazo como el tronco de un árbol sobre mi cabeza. Ese ataque podría haberme arrancado la cabeza.

El estereotipo de que las criaturas grandes son lentas es una falsedad. Las criaturas grandes son fuertes y rápidas solo en virtud de su tamaño. La longitud de cada uno de sus pasos está en un nivel diferente, y cada deslizamiento de sus brazos cubre un rango completamente diferente. Lo mismo ocurre con su capacidad para resistir ataques. Ser apuñalado con una chincheta probablemente sea una herida fatal para una hormiga, pero haz lo mismo con un elefante y es poco probable que la tachuela le rompa la piel.

En ese sentido, Valacirca era simplemente fuerte. Cuando llegó el momento, él era irremediablemente fuerte físicamente. Y era muy consciente de eso.

¡Lamina!

Acercándome con un salto, extendí una hoja de mana más allá de la hoja física de Luna Pálida y la clavé en lo que parecía ser una vieja herida en su costado. Sin embargo, el dragón se retorció, y mi hoja encontró resistencia, bloqueada por las escamas del dragón.

Escamas de dragón…

Si vas a luchar contra él, me centraría en sus viejas heridas. Las escamas de un dragón son duras. Te lo diré ahora, dudo que incluso Blood pudiera haberle cortado en la piel a través de sus escamas.

Las palabras de Gus volvieron a mí. Cortar a través de sus escamas hubiera sido difícil incluso para Blood. ¡Pero no iba a seguir los pasos de Blood para siempre!

Tomé una respiración rápida y rugí. Hice que los músculos de todo mi cuerpo trabajaran en concierto, transfiriendo fuerza de mis pies a mis rodillas, luego a mis muslos, girando mi cuerpo en las caderas para transferir fuerza a mis hombros, mis brazos y mis muñecas. Invocando hasta la última gota de fuerza tan expertamente como pude, empujé mi hoja obstruida con más fuerza.

“¡¿Gnng?!”

Valacirca gimió. Sentí la sensación inconfundible de la hoja perforando las escamas macizas y duras del dragón. Seguí adelante.

¡Acceleratio!

Un rugido de sorpresa acompañó a un brazo arremetiendo ferozmente contra mí. Evité el ataque mientras aceleraba con Luna Pálida todavía incrustada en la piel del dragón. Agarrando mi lanza firmemente con todo mi brazo, corrí junto a Valacirca, usando mi hoja de mana para cortar una herida horizontal en el costado del dragón. Desde allí, me dirigí directamente hacia un pequeño espacio entre las hileras de hornos gigantes, con la esperanza de escapar, pero Valacirca no era de los que no notarían eso.

“Hmm… Jajaja… ¡Así que estás atacando a través de la defensa de mis escamas! ¡Estimulación perfecta y vigorizante!”

Detrás de mí, lo escuché rugir y luego respirar profundamente. Seguramente estaba a punto de desatar un abrasador aliento de dragón miasmático. Estaba protegido por varias capas de magia y milagros, pero si su aliento me golpeara directamente, no sería sorprendente si me quemara más allá del reconocimiento o incluso me derritiera. Mi corazón saltó en pánico. Sin embargo, el aliento letal nunca tocaría mi espalda.

“¡No solo estás contra Will!”

“¡Shh!”

Incluso sin mirar, podía decir que eran Menel y Reystov. Mientras yo estaba cargando desde el frente, ellos ya se habían extendido y dirigido hacia su lado izquierdo y derecho. Los dos tenían la habilidad suficiente para infligir heridas graves al dragón.

La cuerda plateada de Menel produjo varias notas elegantes. El resplandor de las flechas de mithril atravesaron la oscuridad de la Gran Caverna. La espada sin nombre de Reystov destelló cuando la desenvainó y cortó en un solo movimiento a la velocidad del rayo. Grabada con los Signos de Gus, el corte de la espada se extendió como una sinuosa serpiente, acercándose al dragón.

El objetivo de Menel era el ojo dorado de Valacirca, mientras que Reystov apuntó a los dedos de la pata en la que Valacirca estaba poniendo su peso. La flecha tenía la fuerza suficiente para atravesar un globo ocular, y el corte tenía el filo para cortar los dedos de su pata. Incluso un inmundo dragón ancestral como Valacirca no podía ignorarlos.

“¡Tch!”

Fue forzado a girar su cuello y retroceder su pata para esquivarlos. Con su postura alterada, no pudo lograr el objetivo que tenía antes. Llegué al espacio entre los hornos y me di la vuelta. Mientras el dragón balanceaba su cuello, escupiendo fuego en direcciones aleatorias, bloqueé la onda ígnea con mi gran escudo.

La onda ígnea de su aliento, espeso como humo negro, contenía calor más que suficiente para asar un cuerpo humano. Pero con la magia defensiva y las muchas bendiciones que coloqué en todo mi cuerpo, así como mi escudo mágico grabado con Signos para protegerme contra el fuego y el veneno, aguanté.

Esto fue solo la onda ígnea. Si su aliento me engullía directamente, una muerte instantánea sería decir poco. Cuando Valacirca dijo que mi alma misma sería incinerada y yo desaparecería del ciclo eterno, él podría haber estado diciendo la verdad.

“Impresionante trabajo en equipo… ¿no es así?”

Con un balanceo sin esfuerzo de su brazo, Valacirca arrancó enormes trozos del suelo de piedra, transfiriendo impulso a innumerables gránulos de piedra que fueron enviados dispersamente hacia Reystov. Pero el escudo y la armadura rompeespadas de Ghelreis los derribaron del aire. A Valacirca no le importó. Balanceó su brazo de nuevo. Pero esta vez, de la nada, una plataforma de una vieja torre de madera que había sido construida dentro de la Gran Caverna se derrumbó.

“¡¿…?!”

Fue Al. Con su inmensa alabarda, había aplastado los soportes aparentemente frágiles de la plataforma, derrumbándose encima del dragón. Valacirca la detuvo, pero trozos de madera rotos cayeron por todas partes y obstruyeron su visión.

Tiene que ser ahora, pensé. No podía ver una larga batalla ser algo más que una desventaja para nosotros.

Era difícil imaginar que un dragón mitológico se quedara sin energía. Probablemente era mejor considerar que Valacirca tenía una energía inagotable. Lo mismo ocurría con su capacidad para resistir nuestros ataques. Probablemente podría soportar cómodamente todos los que pudiéramos hacer. Por eso, en este momento, estaba disfrutando la pelea y poniéndonos a prueba en lugar de cometer un ataque serio contra nosotros.

Nosotros, por otro lado, estaríamos acabados para siempre si incluso uno de los ataques de Valacirca nos impactara directamente. Él todavía tendría muchas oportunidades para atacar, sin importar cuántos golpes tomara, mientras que nosotros estaríamos perdidos si tomáramos tan solo un golpe serio. Sabía esto antes de enfrentarme a él, pero el solo hecho de saberlo no hacía que estas condiciones fueran menos ridículamente unilaterales.

Si intentáramos ganar en una confrontación directa, requeriría una estrategia de ataque y defensa similar a pasar por el ojo de una aguja. Tendríamos que hacer que tenga éxito una y otra vez. Entonces Valacirca finalmente se pondría serio, y tendríamos que repetir esa hazaña en una dificultad aún mayor, en cuyo momento quizás pudiéramos vislumbrar la victoria en el horizonte.

No era cuestión de que fuera difícil. Sería imposible. Nuestra resistencia no duraría. Nuestra concentración no resistiría. Incluso si usáramos el suministro de suerte de nuestras vidas en una sola pelea, aún no sería suficiente. Así que tenía que apostar por esto ahora mismo.

Descansé mi lanza y mi escudo contra un horno y extendí mis brazos.

¡¡Ligatur, nodus, obligatio…

Una cantidad colosal de mana convergió y se lanzó a gran velocidad. Mis Palabras, conjuradas rápidamente y con gran precisión, volaron hacia Valacirca como estrellas fugaces.

…conciliat, sequitur!!

Mientras que la visión del dragón estaba oscurecida por el colapso de la plataforma, lo até con cadenas de mana que formaban un sello mágico de múltiples capas.

¡Vastare!

El dragón inmediatamente disparó la Palabra de Destrucción. En el momento en que su vórtice de devastación estaba a punto de romper las cadenas, terminé mi réplica. La Palabra que significa “guarda” dibujada por mi mano derecha obstruyó el vórtice. La Palabra que significa “supresión” dibujada por mi mano izquierda lo eliminó.

“¡¿…?!”

Triple conjuración. Era la especialidad de Gus, y una técnica que había estado practicando constantemente. Esta combinación particular era la más oculta de las técnicas ocultas, grabada en mis ojos el día que vi esa batalla entre Gus y el Eco del dios de la no-muerte.

¡Pallida mors aequo pulsat pede…

Con mis brazos extendidos, me visualicé recogiendo la enorme cantidad de mana circulante y la reuní en un solo punto. Y todo el tiempo, urdí Palabras claras y tracé Signos fluidos.

“¿Vas a conjurar eso en una batalla real?”

“…pauperum tabernas…

Ignoré los rugidos del dragón. En un estado casi de trance de concentración extrema, hice ajustes finos al mana y realicé los movimientos rituales en forma abreviada.

…regumque turres!

“¡■■■■!”

Por primera vez, Valacirca cortó la charla ociosa. Con una voz ronca y única de los dragones, comenzó a recitar algún tipo de Palabra a un ritmo vertiginoso. Pero ya era demasiado tarde. Este era un hechizo ritual destinado a ser conjurado por un equipo de varias personas trabajando en tándem. Era una de las magias definitivas, que era prácticamente imposible de realizar por tu cuenta.

¡Damnatio memoriae!

Era un pulso de destrucción incoloro e invisible. En su recorrido, rompió en fragmentos las conexiones entre todas las Palabras de Creación, separándolas y aislándolas. El cuerpo, el alma, los fenómenos—los volvía insignificantes y los devolvía al mana.

La cúspide de destrucción a través de las Palabras, el pulso devastador de la Palabra de Obliteración de la Entidad se estrelló contra Valacirca.

Un cráter se originó en el suelo, como si una criatura gigantesca le hubiera dado un buen mordisco. Fuertes vientos soplaron alrededor de la Gran Caverna, como para llenar el vacío formado por el pulso que había borrado todo de la existencia. El dragón no estaba a la vista. Parecía… como si el pulso lo hubiera engullido y aniquilado…

“¿Lo… hicimos?” dijo Al mientras miraba alrededor de la caverna.

“Parece algo así”, dijo Menel con cautela.

Ghelreis estuvo de acuerdo. “La victoria a veces llega con una facilidad inesperada.”

Reystov dirigió su mirada cuidadosamente alrededor de la caverna y finalmente asintió, el dobladillo de su capa ondeaba en los furiosos vientos.

El dragón había sido aniquilado. Gracias a una apertura creada por Al, su propia existencia había sido aniquilada con la magia destructiva definitiva antes de que nos tomara en serio.

Y sin embargo, de alguna manera, no podía convencerme de que habíamos ganado. ¿Fue porque había sido tan repentino, tan decepcionante? No todos los encuentros terminaban con una intensa batalla hasta la muerte. A veces podrías ser apuñalado sin luchar por alguien que debería haber estado por debajo de tu nivel, y por el contrario, a veces podrías enfrentar a alguien mejor que tú y tener por un golpe de suerte una victoria caída del cielo. Sabía todo eso y, sin embargo, por alguna razón todavía no parecía real. ¿Realmente habíamos ganado? Esta victoria había caído en nuestras manos tan fácilmente que ninguno de nosotros parecía haberlo asimilado todavía.

Permanecimos allí sintiéndonos extrañamente vacíos mientras el viento soplaba entre nosotros, rugiendo.

¿El viento estaba… rugiendo?

En el momento en que me di cuenta, un escalofrío me recorrió la espalda. Inmediatamente me cubrí con mi lanza y mi gran escudo mientras gritaba.

“¡No! Él todavía está—”

Pero fue demasiado tarde. Cuatro cuerpos rociaron sangre. Al mismo tiempo, un impacto violento golpeó mi escudo. Fui enviado volando hacia atrás. Rodé y reboté sobre el suelo cubierto de escombros.

El viento tenía garras. Era una descripción absurda, pero no había otra manera de describirlo. El viento que soplaba había cambiado por un instante en garras afiladas.

De repente, una vieja historia que había escuchado de Gus cuando era niño pasó por mi mente. Era la historia de un hechicero que se transfiguró a sí mismo en un animal, asumió los procesos de pensamiento del animal a la perfección, y terminó como nada más que una bestia salvaje.

“¿Trans… formación?” murmuré, aturdido.

“Jajaja… Precisamente.”

El malvado viento que había succionado la sangre de cuatro personas se arremolinó hacia adentro, y la forma de un dragón se formó una vez más en el cráter.

Metamorfosis…

Tal como su nombre lo sugería, era la magia de transfiguración. Sin embargo, esta era una Palabra extremadamente arriesgada más allá de la capacidad de control de un ser humano. Otra cosa que no sea cambiar a una persona diferente con una forma de cuerpo similar era algo muy peligroso. Solo pasar un poco de tiempo transfigurado en un animal, incluso uno con una masa corporal similar, podría provocar que tu mente se vea reprimida por la mente animal, impidiéndote regresar. ¿Y transformarse en algo inanimado con una masa completamente diferente? Eso requería que te prepararas para la posibilidad de que nunca volverías a ser humano. Usarlo de esa manera era equivalente a tomar un revólver cargado con algunas balas colocadas al azar, ponerlo en tu sien y apretar el gatillo. Las circunstancias tendrían que ser muy extremas para siquiera considerarlo.

Pero ahora que lo pensaba, ¿cómo había entrado siquiera Valacirca en este reino subterráneo con un cuerpo de su tamaño en primer lugar?

“Entonces te diste cuenta. ¡Sí!”

El dragón inmundo se rió. Era una risa rugiente, como si no pudiera contener su diversión.

“Somos de naturaleza cercana a las Palabras.”

Los dragones ancestrales eran habitantes del mito, los seres más cercanos a las Palabras de Creación.

“Sí, la Palabra de Obliteración de la Entidad probablemente me erradicaría incluso a mí.”

Su ojo dorado me perforó. Su aliento abrasador fluyó lentamente de sus poderosas mandíbulas.

“Si pudieras darme con eso, por supuesto.”

Él había predicho por completo la trayectoria de la Palabra de Obliteración de la Entidad. No solo la había predicho, era consciente de que los fuertes vientos se generarían después y había usado la Palabra de Metamorfosis para transformarse en viento para que pareciera que había sido aniquilado. Se había camuflado entre los furiosos vientos que siguieron a la explosión y golpeó a todos con sus garras.

Él estaba bien versado en cómo contrarrestar incluso la magia destructiva más poderosa. No, no solo magia destructiva; estaba seguro de que sin importar la Palabra que hubiera elegido, el resultado habría sido el mismo. Este dragón había luchado en todos los campos de batalla y luchó contra todas las Palabras, incluidas todas las Palabras y Signos que se perdieron en el pasado. Él estaba familiarizado con todos ellos, y había conquistado cada uno.

Así que esto era un dragón. Este era el dragón inmundo tan viejo como los dioses.

Una sensación fría y pegajosa se extendió por el centro de mi ser.

Sabía muy bien qué era esto.

Su nombre era desesperación.

El dragón inmundo se alzó tranquilamente. Tenía un ligero corte en su costado, nada más.

“Ahora…”

Estábamos en una desventaja abrumadora. Agarré firmemente el mango de Luna Pálida. Pensé que la desesperación me tragaría si no lo hacía.

“Paladín Lejano, luchaste admirablemente y con valentía.”

Sorprendentemente, Valacirca no había intentado matarme de inmediato. Pero tenía demasiado en mente para considerar una respuesta. Eché un vistazo alrededor. Los otros no parecían estar muertos todavía. Un momento, ¿cómo era eso posible? ¿Fue un ataque sorpresa con el sorprendente poder de un dragón y no pudo matarnos a ninguno de nosotros? Eso era imposible. Él había elegido no matarlos. Lo cual tenía que significar…

“A la luz de su ardua lucha, te haré una oferta. ¿Por qué no se convierten en mis siervos?”

Era justo como pensaba.

“Veo que lo entiendes. Te he dado una excusa.”

Valacirca sonrió. Parecía que estaba disfrutando esto, y de hecho, probablemente lo estaba.

“Si me rechazas, voy a quemar a tus aliados hasta las cenizas. Huesos, almas y todo. Mira. Ahora que las vidas de tus aliados necesitan protección, tienes una noble justificación para someterte a mí.”

No pude cubrir a todos al mismo tiempo. Habían colapsado en diferentes lugares, Menel y Al a la izquierda y Reystov y Ghelreis a la derecha. En primer lugar, no tenía más jugadas para usar contra este dragón, tampoco formas de poner fin rápidamente a esta batalla.

“He visto a muchos con ojos como los tuyos. No te dejarás intimidar ni influenciar solo porque te amenace con incinerarte. Incluso ahora, estás buscando tercamente una manera de superar esta situación.”

Él estaba en lo correcto. Incluso en este momento, estaba demorando silenciosamente en responder mientras mi mente trabajaba desesperadamente para llegar a algún tipo de salida.

“Pero no tienes nada. ¿Estoy en lo cierto? Incluso con tiempo para analizar la situación.”

Tenía que admitir que era justo como dijo el dragón inmundo. No tenía más ideas grandiosas convenientes.

“Oh… no, no exactamente nada. Tienes un movimiento, una forma de no ceder ante mí.”

Sus palabras me hicieron fruncir el ceño. ¿Un movimiento? ¿Todavía tenía un movimiento, en esta situación?

Puedes suicidarte.”

La idea ni siquiera se me había ocurrido.

“Eres adorado por la diosa del flujo, ¿no? Todo lo que tienes que hacer es cortarte la cabeza.”

No había ningún rastro de risa en la voz de Valacirca.

“Habrá un próximo mundo, ¿no? Y uno después de ese. Y uno después de ese. Todos los que quieras. Si crees que ganar es imposible, desecha el tablero de juego y suicídate. Si quieres rechazar la tragedia, simplemente di, ‘Todavía no. Habrá un próximo mundo. Aquí no es donde debo luchar’, y clava una daga en tu propio pecho.”

Sus palabras fueron una horrible caricatura de la verdad. Todo el mundo sabe que las cosas no se pueden simplificar de esa manera. Pero ese probablemente no era el punto del dragón.

Negué con la cabeza. “No tomaré esa decisión.”

“Bien. Si vieras ese pequeño valor en tu propia vida, ni siquiera valdrías la pena subyugar.”

Para Valacirca, que tenía un apego a este mundo y que había vivido en él desde la era de los dioses, tuviera o no la voluntad de aprovechar al máximo mi propia vida era un punto crucial que él no podía cambiar.

“Entonces elige. Únete a mí, o resístete y sé erradicado.”

Mis aliados habían sido gravemente heridos hasta el punto de que no podían hacer nada para ayudar. Yo mismo no estaba ileso, y mis movimientos ganadores ya habían fallado. Ni siquiera sabía cuántos miles de ataques exitosos se necesitarían para ganar mediante métodos ordinarios. Estaba completamente en jaque mate. La situación ahora era aún más desesperada de lo que había sido en mi batalla contra el dios de la no-muerte. Sin embargo—

“Si me uno a ti, fácilmente puedo imaginar cómo me usarás.”

“Me lo imagino.”

Difundiría la guerra, provocaría el caos y seguiría creando el tipo de situaciones que prefería un dragón. Mi diálogo con él hasta ahora me había dicho alto y claro que no podría vivir de otra manera.

“Entonces no puedo unirme a ti.”

“Tus aliados morirán.”

“Así no es como yo lo veo.”

Valacirca inclinó la cabeza.

“¿Cómo lo ves?”

“Vinimos resueltos. No importa cuántos de nosotros perdamos, siempre que uno de nosotros pueda clavar nuestra espada en tu garganta, habremos logrado nuestro objetivo.”

Nosotros éramos guerreros. Tirar la oportunidad de ganar la batalla para proteger a un aliado no era lo que queríamos.

“Pero ya no tienes ninguna posibilidad de victoria.”

“La tengo.” Me armé de valor y miré a Valacirca. “Si clavo esta hoja dentro de ti miles o quizás millones de veces, ganaré. ¿Me equivoco?”

Mi respuesta pareció tomar a Valacirca por sorpresa. Sus ojos se ensancharon. Luego se rió entre dientes, divertido.

“Una posibilidad que se encuentra en el otro extremo de miles de milagros.”

“Miles, millones, billones, no me importa. Si hay una posibilidad de victoria, una posibilidad de cumplir mi juramento, entonces voy a apostar a eso.”

Ese era el camino que había elegido.

—  Así que cuando recibas una herida, aguanta y muévete. Estás muerto si retrocedes de todos modos, así que arriésgalo todo. Mantén tus ataques, y entierra tu espada o lanza o puño, lo que sea que tengas, en tu oponente una y otra vez.

Ese fue uno de los fundamentos de la batalla que aprendí de Blood. Cuando estés herido, muévete. Da un paso al frente y devuelve lo que te hicieron.

“Estás por descubrir cuán terco puedo ser.”

Probablemente no podría ganar. Probablemente iba a morir. Pero forcé una fiera sonrisa en mi rostro. El dragón inmundo hizo lo propio, dejando al descubierto sus colmillos.

“Dragón inmundo Valacirca…”

“Paladín Lejano…”

Agarrando mi familiar lanza, asumí una postura de batalla.

“¡Te mataré!”

“¡Morirás intentándolo!”

Corrí hacia mi batalla final.

El período que siguió se sintió como estar atrapado en una inundación, nadando con todas mis fuerzas para evitar ahogarme.

Durante las etapas iniciales de la batalla, utilicé todas las Palabras y tácticas que pude para alejarnos del lugar donde Menel y los demás habían caído. Era posible que igualmente murieran en una onda ígnea, pero yo quería hacer todo lo que pudiera por ellos. Si Valacirca se hubiera resistido tercamente, probablemente habría sido imposible mover los campos de batalla, pero el dragón no hizo eso. Tal vez había decidido que no valía la pena preocuparse por los enemigos derrotados, o tal vez estaba arreglando las cosas para que fuera más fácil para mí, como su enemigo, darlo todo.

Corrí. Ataques volaron hacia mí de sus afiladas garras, su gruesa cola, sus pisoteantes patas y, a veces, costalazos y aliento mortal. Aceleré y esquivé, atacándolo con Palabras y mi lanza con un tiempo cuidadosamente juzgado. El dragón, hablando con voz ronca, me atacó con muchas Palabras brutales, incluyendo varias que nunca había escuchado. Convoqué todo mi conocimiento y todas las Palabras que pude reunir para contrarrestarlas. A veces, me gritaba con una intensidad que sacudía la montaña.

Apilé bendiciones sobre bendiciones para protegerme de una ruptura de tímpanos y de las garras del miedo. Varias veces, reaccioné con tardía y fui herido por piedras desprendidas y la onda ígnea de su aliento. Cada vez, me sanaba con una bendición y volvía a ponerme de pie. Evité la muerte inmediata por pulgadas varias veces. Mi gran escudo desde hace tiempo se había abollado y roto. Di un grito largo y frenético mientras continuaba luchando, cubierto en mi propia sangre.

Garras vinieron de la derecha. Las esquivé. Le clavé la lanza. A través de sus escamas. Ahora un pisotón. Me moví hacia adelante y hacia los lados. Me agaché y me cubrí. Palabra, réplica, negación. Sus garras se balancearon. Su cola se balanceó. Las esquivé. Le clavé la—

“¡¡GRAH!!”

El interior rojo de su boca se acercó, desnudando sus colmillos. Valacirca había usado un mordisco por primera vez. Mi cuerpo se había acostumbrado al ciclo de garras, cola, pisotón, y no pude reaccionar de inmediato. Pero aún reaccioné, aunque un poco tarde, protegiendo forzosamente mi cuerpo con Luna Pálida. Me hizo salir volando, los colmillos del dragón solo me rozaron. Me levanté de nuevo, sostuve mi lanza en ristre, y me di cuenta de que se sentía extrañamente liviana. Mi aliento quedó atrapado en el fondo de mi garganta. Luna Pálida estaba rota. Mi arma favorita, que había estado usando durante tanto tiempo—su mango estaba doblado, su hoja rota; nadie podría arreglarla ahora.

En un intento de encender el espíritu de lucha que se había roto junto con mi lanza, grité otro grito violento de guerra y saqué a Overeater. Valacirca tenía varias heridas en todo su cuerpo. Si pudiera clavarla en él y recuperar mi energía, todavía tendría—

“Me temo que—”

En el momento en que di un paso adelante, mi pie fue volado. Grité de dolor. Varios Signos destructivos habían sido grabados en el suelo en el lugar donde había puesto mi pie. ¿Cuándo había colocado eso? ¿En algún momento durante esta batalla? ¿Algún tiempo antes?

“Conozco esa espada demoníaca.”

Por supuesto. Valacirca había sido parte de las fuerzas del Gran Rey.

“Es una espada temible, ¿no? Tiene una historia interesante. Fue templada por un demonio de rango Rey para enfrentarse y matar al Gran Rey, quien siempre estaba loco por las espadas. Pero una vez que conoces el truco, hay formas de vencerla. Por ejemplo…”

Incluso mientras resistía el intenso dolor para orar y sanar mi pie, muchas flechas llameantes flotaban alrededor del dragón inmundo. Extendió sus alas con un pesado aleteo y se distanció lejos de mí. Aparentemente, ni siquiera tenía la intención de considerar batallas de corto alcance. Desde su postura, podía decir que estaba planeando acabar conmigo con su aliento y Palabras de largo alcance.

“Aunque estaba jugando contigo, nunca esperé que un simple ser humano me causara tantos problemas. Paladín Lejano, William G. Maryblood, debo alabarte por infligirme tantas heridas.”

Mi mente estaba nublada. No podía concentrarme.

“Si esto hubiera sido una prueba de nuestras habilidades, te habría entregado la guirnalda de la victoria y te elogiaría por una batalla bien disputada. Tu poder no es inferior al de los héroes de la era de los dioses. Eres realmente poderoso, un campeón de la era moderna.”

La fuerza había abandonado mis brazos. Mi voz tembló, y no pude pronunciar Palabras correctamente. El dragón estaba más vivo que nunca.

“Pero esta es una batalla a muerte.”

El dragón se dirigió hacia mí para quitarme la vida. Tenía que vencer al dragón. Se lo había prometido a mi dios. Tenía que pelear.

Invoqué las últimas reservas de mi fuerza, usando mi espada para ayudarme a ponerme de pie. Empecé a reunir mana. Enfoqué desesperadamente mi concentración, sanando mis heridas como si fuera a cambiar algo las cosas.

“No te haré sufrir. Muere.”

El dragón inhaló, luego soltó un aliento infernal que seguramente me incineraría a la nada.

Era inútil. No había nada que pudiera hacer al respecto.

Incluso cuando esos pensamientos pasaron por mi cabeza, de alguna manera levanté mi espada e intenté pronunciar una Palabra. Me habían dado vida. Tenía que vivirla hasta el final. Eso era lo que pensaba.

El aliento miasmático abrasador me envolvió. Pero el final nunca llegó.

“Oh…”

Me di cuenta de que una llama cálida flotaba frente a mí. Alrededor de la llama, se estaba generando una barrera transparente de algún tipo.

“¿Dios…?”

Era como si me estuviera protegiendo del aliento del dragón.

“¿Un Heraldo? Je. ¿No tienes suficiente poder para manifestar un Eco? Diosa de la llama, pierdes tu tiempo.”

El aliento del dragón golpeó la barrera. La golpeó una y otra vez. La llama flaqueó. Fisuras se extendieron a lo largo de la barrera. Pero aun así, ella me protegió.

“¿Estás tan interesada en salvar a tu héroe? Pero el apoyo del Heraldo de un solo dios no cambiará nada.”

Contra la violencia de un dragón, incluso eso no era más que una jugada para ganar tiempo. Pero aun así, ella no se dio por vencida. Ella siguió bloqueando el aliento del dragón, una y otra vez.

Te fortaleceré; te ayudaré; te protegeré con mi llama.

Lo entendí. Ella estaba tratando de cumplir su promesa.

“Dios…”

La llama no dijo nada. Como siempre, ella permaneció en silencio y simplemente continuó protegiéndome. Pero como todas las cosas, eso también tenía que llegar a su fin.

“¡■■■■!”

El dragón pronunció una Palabra áspera. Un pulso desconocido estalló hacia nosotros, y la barrera se hizo añicos sin dejar rastro. Ya, el dragón inmundo tenía suficiente aliento almacenado en su boca para matarme.

“¡Paladín! ¡Fuiste un enemigo bien merecido de mi aliento! ¡Voy a quemar tu figura en mi memoria, y tu alma y huesos de la faz de la existencia!”

Este rugido de Valacirca resonó alrededor de la Gran Caverna. Probablemente fue su manera de ofrecerme un tributo final.

“Me temo que tengo un problema con eso.”

Una nueva voz con una actitud relajada vino repentinamente del lado.

“¡¿Qué?!”

El dragón inmediatamente escupió fuego en esa dirección, pero el dueño de la voz trazó un increíble arco en el aire y lo evadió.

“Este héroe es mi presa, mi enemigo, y no aprecio que me lo arrebaten.”

Con alas más oscuras que la noche y ojos rojos siniestramente brillantes, la cosa que se deslizaba hacia mí era—

“¡¿Stagnate, dios de la no-muerte?!”

El dragón inmundo gruñó.

Valacirca no pudo ocultar su sorpresa. A mi lado, el dios de la no-muerte le plantó cara al dragón inmundo y habló locuazmente.

“Así que déjame ver, inmundo Valacirca. Dijiste que el apoyo del Heraldo de un solo dios no cambiaría nada. Jajaja. ¡Precisamente! Yo mismo lo predije. Estos héroes son insuficientes; ellos y el dios de la llama, ¡siguen siendo insuficientes! ¡Dije que matar a la malvada Hoz de la Calamidad estaba más allá de ellos! Sin embargo—”

El cuervo Heraldo chasqueó su pico. Parecía que estaba disfrutando mucho de esto.

“Ahora que lo pienso, nunca consideré qué pasaría si dos dioses estuvieran presentes. ¿Me pregunto? ¿Tal vez estos héroes tendrían una oportunidad de victoria? Personalmente, tengo la sensación de que podrían tenerla, pero, ¿qué dices tú, Valacirca?”

“Eres tan locuaz como siempre, dios de la no-muerte.”

“¿Por qué no nos llevamos bien, Valacirca? Tú y yo somos de la misma clase. Yo diría que compartimos placeres similares.”

“Los míos no son tan desagradables como los tuyos. Mi vida y alma existen para ser incineradas y brillar con gloria. ¿De qué sirve hacer que las cosas duren para siempre? Materialista.”

“Eso es lo que llamo desagradable. La belleza debe ser preservada para siempre. Es una emoción natural. Vándalo.”

Valacirca parecía disgustado. No podía culparlo; Stagnate había arruinado su batalla.

“¿Y no eres encantador, Paladín? ¡Tener no solo una diosa sino dos acudiendo a tu ayuda! Eso fue prácticamente inaudito incluso en la era de los dioses.”

Valacirca me envió una mirada sarcástica. Pero más importante aún, tuve la sensación de que una especie de verdad impactante acababa de serme revelada. ¿Dos? ¿Diosas?

“¿Importa si me presento como un dios o una diosa? Para los dioses, el género es una mera decoración exterior. ¿No?”

El cuervo pareció encogerse de hombros. Luego, deteniéndose sobre mi hombro, trató de frotar su cabeza contra mi mejilla. La llama de Dios se apresuró a obstruirlo. Un silencioso enfrentamiento estaba en marcha cerca de mi hombro.

“Jajaja. No es necesario que te enojes tanto, Gracefeel. Estoy ofreciendo darte una mano. Sin duda, se me pueden permitir uno o dos beneficios. ¿Hm? A juzgar por tu reacción, quieres saber ‘por qué ahora’. Sabes, había planeado no meterme en esto. Pero después de ver una batalla tan enardecedora, siento que lamentaré no ofrecer ningún apoyo.”

“¿Meterías tu pico en mi batalla por eso? Hedonista loca por los héroes.”

Valacirca escupió las palabras hacia el cuervo.

“¡Precisamente! ¡Este héroe, este paladín entrometido, es digno de mi locura!”

Stagnate respondió fuerte y audazmente.

“¡Ahora! ¡La batalla está lejos de haber terminado! ¿Tienes la voluntad de seguir luchando, William G. Maryblood? ¡Paladín de la llama, mi enemigo sabio y tonto! Una vez dijiste que cumplirías tu juramento, mantendrías la fe en tu corazón y seguirías luchando hasta el momento en que cayeras muerto. ¡No me digas que esas palabras fueron falsas!”

Resoplé. Yo era un desastre total. Mis brazos y piernas habían sido arrancados y sanados con bendiciones más veces de las que podía contar. Mi resistencia y concentración estaban agotadas y mi lanza también estaba rota. La única razón por la que estaba parado era porque tenía mi espada para apoyarme. Honestamente, estaba en mi límite. Quería dejar ir mi conciencia, dejar todo y dormir. Pero aun así…

Aun así, si Stagnate iba a decirme eso, si Gracefeel iba a quedarse a mi lado—

“Supongo que no tengo otra opción.” Con piernas temblorosas, me preparé para la batalla y fijé mi mirada en el dragón. “Valacirca.”

“¿Qué?”

Le sonreí. “¿No te dije que sería terco?”

“Jajaja. Sí, lo hiciste. Eres terriblemente terco. Tu terquedad incluso ha llevado a los dioses a la acción. Qué heroico.”

El dragón sonrió.

“Muy bien. Un humano solo se puede igualar a un dragón si tiene la plena protección y bendición de un dios. ¡Y existen dragones para reducir esos héroes alabados por los dioses a cenizas!”

Valacirca extendió sus alas. Estaba tan sano como siempre. Le había hecho varias heridas y le había arrancado varias escamas, pero nada más que eso.

“¡Diosas compasivas que gobiernan sobre las almas! ¡Elegantes doncellas sin bendiciones de batalla! ¡Díganme! ¿Qué protección le proporcionarán a este héroe y cómo me matarán?”

Desafiantemente, Valacirca se irguió firmemente, como desafiándolas a que lo probaran.

El hecho es que ni el dios de la llama ni el dios de la no-muerte eran dioses de la guerra. El dios de la llama claramente no tenía ese tipo de naturaleza, y habiendo peleado una vez contra el dios de la no-muerte, sabía que él—o ella—esencialmente no tenía conocimiento de las artes marciales. Valacirca tenía razón. Ambos dioses eran fundamentalmente misericordiosos. Incluso si el dios de la no-muerte me daba su protección también, tenía mis dudas de si mi espada alguna vez—

“¿Hm? No le proporcionaré nada.”

El dios de la no-muerte dijo rotundamente.

“Este hombre es mi adversario. Él ha declarado que permanecerá como tal. Ciertamente no tengo motivos para darle una bendición.”

“¿Oh?”

“Sin embargo, Valacirca, sospecho que estás olvidando… dónde estamos.”

Cuando escuchó esas palabras, los ojos del dragón se ensancharon. Por supuesto. ¡¿Cómo podría olvidarlo?! Este lugar era—

“¡Este es el País de Hierro! ¡La montaña donde valientes guerreros de fuego persisten arrepintiéndose de caer ante un ejército de demonios y un inmundo dragón!”

Una enorme ráfaga de poder estalló del cuervo Heraldo del dios de la no-muerte. El poder se propagó como una ola invisible, llegando a todas las partes de la montaña.

“¡Ahora regresen! ¡Sus aliados y descendientes han vuelto a ustedes, y con ellos se encuentra un héroe inconfundible! ¡Han vuelto para vencer a los demonios, enfrentarse al dragón y reclamar las montañas que son su hogar!”

Podía escuchar el sonido de botas, innumerables botas.

“¡Aletargados olvidados, él no es un guerrero capaz de defenderse en este momento! ¡Les pido que tomen la espada de la venganza y entierren sus remordimientos! ¡Alimenten el fuego del valor una vez más!”

Podía oír el sonido de armaduras, de hachas tamborileando contra escudos, de voces retumbantes que sacudían la tierra.

“¡Guerreros de los enanos!”

Un ejército de espectros azul pálido salió de una gran cantidad de entradas a la Gran Caverna. Los guerreros enanos muertos rugieron, para recuperar su tierra natal y enfrentarse al dragón una vez más.

El cuervo Heraldo del dios de la no-muerte voló a través de la Gran Caverna como un guía. Los cuernos de guerra sonaron fuertemente, indicando la marcha hacia el campo de batalla. Podía sentir el martilleo regular de sus tambores de guerra en mi estómago como un latido. Las llamas de las almas azul pálido danzaron. Podía escuchar a cientos o miles de personas marchando a paso firme. El dragón miraba esto en silencio con los ojos fruncidos, quizás intrigado, o quizás nostálgico.

Mientras miraba todo esto, escuché pasos detrás de mí. Hubo cuatro pares. “Chicos… no son no-muertos, ¿verdad?” dije mientras me daba la vuelta. Sabía por su aura que no lo estaban, pero no pude evitarlo.

“Tranquilo. Estamos vivos.”

“Sí. ¿Ves?”

“Por los pelos, sin embargo.”

Menel y Al estaban allí, al igual que Reystov y Ghelreis.

“Tu heroísmo en solitario quitó la atención del dragón de nosotros.”

“Entonces, con la bendición de nuestro creador divino—aunque, el joven maestro no estaba familiarizado con ello, por lo que nos llevó tiempo curarnos, por supuesto.”

Ahora entendí por qué la espada de Al se había envuelto en fuego divino cuando combatió a ese demonio. Él había ganado la protección de Blaze. Eso significaba que al igual que yo—bueno, tal vez no como yo, pero con el tiempo, al menos, podría sanar sus propias heridas y levantarse por sí mismo. El no rendirme había significado algo. El dios de la no-muerte había intervenido por mí. Mis aliados una vez más se levantaron por mí. Sabiendo eso, podría seguir luchando.

“William… Sir William. Esto es, esto es…”

Ghelreis miró al ejército frente a él con una expresión atónita. Parecía que no podía decidir si creer lo que estaba viendo.

“Van a luchar con nosotros por ahora. Serán valiosos refuerzos.”

“Ohhh…” Lágrimas bajaban por sus mejillas.

Él una vez había soñado con este campo de batalla y nunca había sido capaz de obtenerlo, y ahora finalmente había llegado. En ese momento, escuché más pasos. Estos eran pesados. Vestido con una brillante armadura de mithril, pero con una apariencia delgada y gentil, el fantasma de un solo enano caminó hacia nosotros. En su mano, sostenía una reluciente espada dorada. Ghelreis jadeó y se dejó caer sobre una rodilla como por reflejo. Ese gesto me lo contó todo.

“¿Abuelo?” dijo Al en estado de shock.

El último señor del País de Hierro, el Señor Aurvangr, estaba allí. Sin decir una palabra, acarició el cabello de Al como diciendo ‘bien hecho’. La cara de Al se arrugó y las lágrimas se desbordaron de sus ojos.

Entonces, el Señor Aurvangr volvió su mirada hacia mí. Sin decir nada, sostuvo la hoja de su espada dorada en su mano enguantada y me ofreció la empuñadura.

“¿Eh?”

Um. ¿A mí? ¿No deberías dársela a Al? Esos pensamientos y dudas pasaron por mi mente, pero su mirada fuerte ganó. Agarré la empuñadura y recibí la espada.

Era Calldawn, la famosa espada que había reclamado uno de los ojos de Valacirca. Era una espada encantada que había sido transmitida a través de generaciones de enanos y que probablemente existía desde los tiempos de los dioses.

“Héroe de la llama. Por favor… cuida a mi nieto… y… estas montañas…”

Su voz salió ronca y seca. Entonces, la armadura que estaba siendo usada por el fantasma del Señor Aurvangr, y su carne también, lentamente comenzaron a derrumbarse.

“¿Abuelo? Oh no… ¡¿Abuelo?!”

Por supuesto. Ya lo sabía. La llama de Valacirca podría incinerar incluso a las almas. El alma del Señor Aurvangr probablemente había sido quemada por el dragón. Su forma probablemente se había vuelto inestable hace mucho tiempo. Probablemente estaba llegando a sus límites solo manteniéndose unido por tanto tiempo.

Trágicamente, sin corazón, el espectro lentamente se derritió y derrumbó, hasta que…

“Aún no.”

Una voz suave y un poder tan gentil como la brisa detuvo el colapso.

“Aún no.”

Fue mi dios. La llama Heraldo de Gracefeel, diosa de la llama, había hablado.

“Escuchen, ustedes que no pueden retener sus almas.”

Las palabras de mi dios no solo estaban dirigidas al Señor Aurvangr. Miré y vi que varios cientos de enanos en ese ejército estaban en una condición similar. Mientras se quemaban, se derretían y sus cuerpos espectrales comenzaban a desmoronarse, los guerreros aún mantenían su voluntad de luchar; sin embargo, incluso eso parecía más de lo que podían esperar.

“Todos ustedes que fueron quemados por el aliento del dragón y ya no pueden regresar al samsara.”

Parecía hablar con calma, pero había cierta tristeza en su voz. Y entonces—

“¡Oh, ustedes que nacieron en este mundo y vivieron bien! ¡Oh, ustedes que sufrieron!”

Mi dios, que siempre había hablado con pocas palabras y un tono nivelado, gritó fuertemente por primera vez. Sus palabras estaban llenas de elogios inconfundibles por las vidas que habían llevado. Eran palabras de gentil aprecio, alabanza, homenaje y justificación directa.

Aunque eran fantasmas, algunos de los enanos temblaron o rompieron a llorar. Tener un modo de vida validado por un dios—¿podría haber algún honor mayor como persona o guerrero?

“¡Les otorgaré una bendición final! Si incluso en la muerte, después de que sus almas hayan perecido, todavía desean traer el bien y la justicia—”

La llama danzaba en el aire. Era hermosa y, sin embargo, frágil, como una luciérnaga danzando en el cielo nocturno.

“¡Yo los guiaré! ¡Reúnanse con los héroes que viven en este tiempo!”

La llama divina danzó. Era la linterna guiadora de las almas, que las preservaba antes de que se desmoronaran y atraía alma tras alma a nuestro lado. Una tras otra, vinieron volando hacia mí y los demás. Me preparé, pero no hubo impacto ni dolor. Sin embargo, sus sentimientos llegaron a mí. Sentí sus remordimientos, sus lamentaciones, sus asuntos pendientes; y comprendí su ferviente deseo por la victoria que no habían podido lograr.

Ven con nosotros, dijeron. Por favor, vamos juntos. Lucha junto a nosotros.

Cuando sus palabras resonaron dentro de mi corazón, misteriosamente, el poder pareció crecer dentro de mí. El cansancio que pesaba sobre todo mi cuerpo como un peso muerto comenzó a desvanecerse. Mi mente nublada se volvió refrescantemente clara. Sentí como si pudiera correr de inmediato a la acción.

Todo parecía tan claro para mí ahora. Las almas de estos guerreros, condenadas a vagar por las montañas que el dragón había arruinado, casi se habían perdido. Pero ahora, me estaban dando poder. Podría decir sin que me dijeran que sus almas nos habían sido transmitidas.

Menel, Reystov y Ghelreis también aceptaron esas almas con expresiones sombrías. Y una vez que había confirmado que todas las almas quemadas se habían reunido con nosotros, el alma del Señor Aurvangr, que estaba a punto de desmoronarse, extendió una mano hacia Al. Al la tomó.

“Abuelo…”

“No voy a decir que lo siento. Mi nieto, por favor, devuélvele la vida a este país y a su gente.”

“Lo sé. ¡Por favor déjamelo a mí!”

Los dos se miraron el uno al otro. Entonces, el alma del Señor Aurvangr se dispersó en partículas doradas y desapareció en el pecho de Al. El Heraldo del dios de la no-muerte murmuró:

“Es una lástima. Parece que debo compartir la diversión.”

Entonces el dragón inmundo rugió pensativamente y habló con tranquilidad.

“Parece que estás listo, Paladín Lejano.”

Incluso a medida que la situación se desarrollaba así, Valacirca no comenzó a atacarnos inmediatamente. Esperó con calma para que termináramos por completo.

“Yo… creo que no hiciste eso por amabilidad.”

“Jajaja. Por supuesto no.”

El dragón herido extendió sus alas y se enderezó.

“Es muy parecido al alcohol envejecido. Antes de aplastar a los héroes, espero a que terminen todos sus preparativos, pongan todo en orden, se llenen de esperanza y marchen hacia mí. El momento en que sus rostros se deforman en desesperación…”

Él desnudó sus colmillos.

“…es mi mayor placer.”

No había ni rastro de mentira en las palabras de Valacirca. Probablemente había visto más héroes de los que podía contar de esa manera, y los había incinerado hasta sus almas.

“Ahora desafíame si te atreves, Paladín Lejano. O los enterraré aquí, y se agregará otra página a mi crónica de terror, o me matarán aquí, y seré hablado en historias de valor en los cuatro rincones del mundo.”

Todo el cuerpo del dragón rebosaba de miasma.

“Ahora es el momento de la verdad.”

No pude responderle de inmediato. Miré a mi dios.

“Aquí voy.”

“Sí. Te lo ordeno nuevamente.”

La llama Heraldo de la diosa llameó con un destello ineludible de luz brillante. Y ella, Gracefeel, diosa del flujo, me dio la orden con voz solemne.

“Ve, mi caballero. Mata al dragón y cumple lo que has prometido.”

Miré a mis aliados y las filas de fantasmas enanos.

“¡Juro por esta espada, por la llama, por todas las almas de los guerreros que habitan dentro de mí!”

Levanté la espada dorada, levanté la voz y grité a pleno pulmón.

“¡El dragón malvado será asesinado!”

En respuesta, un grito de batalla de cientos sacudió la montaña.

“¡Ruge, fuego de coraje!”

“¡Nuestro enemigo, este es el final de tu maldad!”

“¡Ha llegado el momento de la retribución! ¡La hora de la justicia está cerca!”

¡Bellator! ¡Bellator!

¡Fortis Fortuna adiuvat!

Como en respuesta a los innumerables gritos que sacudían la tierra, el dragón inmundo rugió. La batalla final comenzó.

“¡¡RRRRRRRRAAAAAAAA!!”

El rugido del dragón sacudió la Gran Caverna. Fue un rugido terrorífico y draconiano, que sin una preparación seria sería suficiente por sí solo para desgastar tu alma y dejar tu mente vacante. Él arremetió con sus garras al mismo tiempo. Gritando en voz alta, moví mi espada trazando un arco horizontal, desviando su ataque del rumbo, y me acerqué.

¡Sagitta Flammeum!

“¡Llama, protegeme!”

La Palabra del dragón y mi bendición del Escudo Sagrado colisionaron y se desgastaron el uno al otro. Con un destello brillante, ambos fueron disipados.

Todo mi cuerpo estaba lleno de energía mientras me movía. Un calor ferviente llenó mi pecho. Una conciencia cristalina se extendió a cada parte de mi cuerpo. Sentí como si tuviera el control perfecto sobre todo hasta los mejores movimientos de la punta de mis dedos. Podía anticipar y seguir las enormes masas que eran los brazos y las patas del dragón, incluso sin mirar, mientras me atacaban desde arriba.

Esquivé sus garras, atravesé sus escamas, me puse detrás de él y lo corté. La hoja de la espada encantada Calldawn vibró, produciendo un tono maravillosamente claro. No importa cuántas escamas del dragón cortara, la espada permanecía sin rasguños e impecable. No parecía que ni la más mínima gota de sangre hubiera estropeado la espada. Estaba manteniendo a Overeater envainada por ahora, pero Calldawn podría haber sido igual de filosa, tal vez incluso más filosa.

Valacirca soltó un rugido enfurecido, pero aún no intentó evitar una batalla cuerpo a cuerpo. Él me golpeó agresivamente con sus garras, tratando de aplastarme con ellas. Ahora que un ejército de este tamaño había aparecido conmigo como su portaestandarte, él debió haber decidido que era mejor sufrir algunas heridas corporales para erradicarme rápidamente que tomarlo con calma desde lejos.

Se comprometió con cada decisión y nunca dudó. Sus brazos, que me recordaban a los troncos de enormes árboles, surcaban el aire con un poderoso sonido, girando primero a la izquierda y luego a la derecha. Mi tensión era alta, esquivé esos golpes y vi mi momento para acercarme nuevamente, pero antes de poder—

“¡■■■—!”

La desconocida Palabra hablada por el dragón coincidió con mi campo de visión tambaleándose en un ángulo horrible. Lodo había salido a borbotones del suelo supuestamente sólido, y mi pie derecho se había hundido en el suelo.

El pánico me golpeó. Del conocimiento de mi mundo anterior, reconocí esto como licuefacción, pero no pude encontrar una palabra para contrarrestarlo de inmediato. Esta Palabra no se había transmitido a la edad moderna. Era una Palabra Perdida, olvidada desde la era de los dioses.

No tenía forma de responder. No tenía idea de qué iba a funcionar. ¡No podía decir una Palabra por reflejo, y no tenía tiempo para pensar!

“¡¡Ahora muere!!”

En ese momento de vacilación, una palma del tamaño de una mesa grande, con dedos como torsos humanos y garras como espadas, se precipitó hacia mí. El ataque tenía el peso corporal de todo el dragón detrás. Si lo tomara directamente, no había manera de que pudiera soportarlo. Incluso si me resistía un poco, sería completamente aplastado. Mi pierna estaba atrapada y no estaba en posición de saltar al instante fuera de su alcance. No podía escapar.

Su palma se acercó de golpe. Tierra y polvo llenaron el aire alrededor.

“¡¿Will?!”

“¿Sir Will?!”

Mis aliados gritaron. Y por primera vez, Valacirca soltó un claro grito de dolor. Miró su dedo perdido con total incredulidad. Había devuelto el golpe con la hoja de Calldawn, corté uno de sus dedos y me metí en la brecha justo antes de que su palma tocara el suelo.

Los dedos del dragón eran tan anchos como el torso de un humano, pero eso era lo suficientemente delgado como para cortarlo con un solo corte de mi espada, siempre que lo cronometrara bien. Y había estado intercambiando golpes con él durante el tiempo suficiente para tener una comprensión perfecta del momento.

Aunque Valacirca era un dragón endurecido por la batalla—no, porque era un dragón endurecido por la batalla, el tempo, el ritmo y los patrones de sus ataques no eran tan complicados. Podría aplastar a la mayoría de los oponentes simplemente con su cuerpo injustamente enorme y sus innumerables Palabras. No tenía necesidad de agregar otras estratagemas como complicar el tempo y el ritmo de sus ataques o estar preparado con múltiples patrones de ataque diferentes.

Un tigre no se entrena en las artes marciales para derribar a su presa. Este dragón era exactamente lo mismo. Los depredadores naturales no se molestan con cosas antinaturales como entrenamientos o estratagemas. No tienen necesidad de hacerlo. En términos de habilidad física en bruto y años de práctica, no me podía comparar. Pero si había una cosa que podía explotar, era esto.

Saqué mi pie del lodo y avancé directamente en un ataque, aprovechando lo mucho que le había afectado perder un dedo. Pero Valacirca no debía ser subestimado. Inmediatamente soltó una poderosa Palabra de tipo atadura, intentando atrapar mis piernas. Me vi obligado a martillar una Palabra de Negación en ellas y dar un salto hacia atrás.

La forma en que usaba Palabras de Apoyo era extremadamente hábil. A pesar de que probablemente nunca se había entrenado en artes marciales, su uso de Palabras debió haber hecho que muchos héroes experimentados sufrieran una derrota muy amarga. Él no solo estaba usando ataques directos.

“¡¡RRRRRRRRRAAA!!”

“¡¡AAAAAAAAAAA!!”

Su rugido y mi grito de batalla se entrelazaron. Espada y garra, Palabra y bendición se cruzaron nuevamente.

“¡Fueeego!”

Innumerables flechas fueron disparadas desde un lado hacia el enorme cuerpo del dragón. Aparentemente, mientras yo había estado enfrentando al dragón de frente, Al había liderado un pelotón por el costado.

“¡A la caaarga!”

Otro pelotón de enanos cargó hacia el dragón desde una dirección diferente.

“¡Jajaja! ¡¡Sí!!”

El inmundo dragón soltó una carcajada y sus ataques se volvieron aún más feroces.

Con un solo movimiento de las garras del dragón, un guerrero con armadura completa fue cortado en pedazos y lanzado por los aires. Con un solo movimiento de su cola, las mitades superiores de varios guerreros literalmente desaparecieron. Los dragones eran seres cercanos a las Palabras. Ni siquiera los fantasmas podían escapar de sus garras.

Pero los guerreros enanos muertos no se acobardarían. No se inmutaron, no temieron. Rugiendo al unísono, siguieron avanzando directamente hacia el dragón. Enterraron espadas y hachas en sus patas. Lo acribillaron con flechas de arco largo y pernos de ballesta. Sus escamas bloquearon la mayoría de ellos, pero fue aquí donde las heridas que le había infligido al dragón finalmente comenzaron a dar sus frutos. Poco a poco, el daño comenzó a acumularse en su cuerpo.

“¡Ahí!”

Las propias flechas de Menel se mezclaron en la interminable descarga, los elementales del aire aplicaban ligeras correcciones a su objetivo ya mortalmente preciso. Una tras otra, las flechas se hundieron en las heridas que había infligido en los puntos exactos de los que el dragón estaba sangrando.

Las puntas de flecha no brillaban con el resplandor de mithril. Eran negras como el pecado. Entonces me di cuenta. Había untado las puntas de flecha de mithril con el veneno de hidra que había obtenido en la ciénaga. El veneno de hidra era un veneno tan fuerte que una sola gota podría causar que una bestia grande y malvada se revolcara convulsionando. No importaba cuán grande o duro fuera Valacirca o cuán fuerte era su naturaleza miasmática, un veneno así de intenso siendo introducido repetidamente en sus heridas iba a tener sus consecuencias. Si hubieran sido solo las flechas de Menel, el dragón podría haber tenido alguna forma de lidiar con ellas, pero ahora también había una incesante lluvia de flechas de los enanos. Usando las otras flechas como camuflaje, Menel fue libre de debilitar al dragón desde lejos.

Poco a poco, los movimientos de Valacirca comenzaron a embotarse. Y mientras lo hacían, Reystov, Ghelreis y los guerreros enanos espirituales se atrevieron a clavarle sus espadas. Más de las escamas del dragón fueron arrancadas. El enfoque de Reystov era diferente al mío. No intentaba cortar directamente en las escamas; en cambio, deslizaba su espada en el pequeño espacio detrás de ellas y las cortaba. Es decir, insertaba su espada entre las escamas del dragón mientras se movía. Era una hazaña de velocidad monumental y técnica magistral.

“¡Plagas!”

La cola flexible de Valacirca barrió de lado para golpearlos.

“¡Ahora, todos!”

Alrededor de Ghelreis, los enanos levantaron capa tras capa de escudos, usando el suelo y sus cuerpos para sostenerlos en un ángulo diagonal.

“¡Somos invencibles!”

“¡Ruge, fuego de coraje!”

Mientras los enanos gritaban, un muro de miríadas de escudos fue construido. Escudos mágicos grabados con Signos se activaron uno tras otro.

“¡¿…?!”

La cola del dragón barrió, pero se desvió diagonalmente hacia arriba. Los enanos ordinarios y sus innumerables escudos no habían intentado evitar el golpe. En cambio, lo habían desviado de su rumbo.

“Devuélvenos—”

En ese momento, Al se había acercado a las patas del dragón.

“¡Nuestro hogar!”

Con su abundancia de fuerza física, Al sostuvo la alabarda revestida en fuego divino por encima de su cabeza y la bajó con un golpe rotundo contra la pata del dragón. En el momento del impacto, hubo un sonido tremendo. Fue un ataque volcánico y explosivo, como si el puño del dios del fuego hubiera sido entregado directamente a la pata del dragón.

Por fin, la enorme masa de Valacirca perdió su balance y se estrelló contra el suelo con un estruendoso retumbo. Esta era nuestra oportunidad. Finalmente podríamos apuntar a las partes vulnerables de su cuerpo que antes habían sido inaccesibles debido al tamaño del dragón. ¡La marea de la batalla había empezado a cambiar a nuestro favor!

Corrí hacia el enorme cuerpo del dragón. Mientras lo hacía, un escalofrío me recorrió la espalda. El dragón inmundo Valacirca estaba sonriendo.

Humo negro se derramó de la boca de Valacirca. De hecho, pude ver su vientre y su garganta brillando de rojo. Era obvio que una enorme cantidad de aliento miasmático, que almacenaba el abrumador calor de la lava, se había acumulado dentro de su vientre. Parecía listo para estallar.

La realización me golpeó. Durante mucho tiempo, Valacirca no había usado su aliento. Esta situación era exactamente lo que había estado buscando. ¡Había dejado que su aliento se desbordara dentro de su vientre todo este tiempo y atrajo a los principales guerreros hacia él, esperando exactamente este momento, cuando podía engullirse a sí mismo y a todo lo que lo rodeaba!

“No quería dañar mi tesoro, pero…”

Si tuviera que adivinar, él estaba seguro de que él era la única cosa que podía soportar estas llamas. Valacirca se había llamado a sí mismo el rey del veneno y el azufre y hermano de la lava. Su propio aliento venenoso y abrasador nunca sería fatal para él, incluso si lo llevaba más allá de sus propios límites, almacenando más de lo que su cuerpo podía manejar y expulsando todo a la vez. Este era el truco final de Valacirca. Si ese aliento dejaba su boca, estaríamos acabados.

“Valientes guerreros…”

¡¡Maxima…”

Dejé todo el concepto de tomar decisiones detrás de mí.

“¡Esta es su destrucción!”

“…Acceleratio!!

Conjuré ciegamente una Palabra y pateé el suelo. Una acción-reacción anormal. Pude sentir los huesos fracturarse en mi pie de despegue. Mientras presionaba los huesos por todo mi cuerpo hasta el punto de ruptura, volé hacia la garganta del dragón como una bala.

Todo se volvió gris. El tiempo se movió como la melaza. Los ojos de Valacirca se fijaron en mí mientras volaba hacia él. Lo vi ir a por el aliento de todos modos.

Insert6

Levanté a Calldawn y grité un grito de batalla. Los recuerdos de los guerreros que tenía en mi pecho me dijeron la Palabra que necesitaba para extraer el poder de esta espada encantada. Era una espada que el dios del fuego, Blaze, había dado a sus propios súbditos cuando se dirigieron a la oscuridad del subsuelo. Generaciones de señores enanos a lo largo de la historia la habían imbuido con mana en ceremonias anuales. Y su verdadera naturaleza era tal como su nombre implicaba.

(TN: Calldawn significa Llamado/Grito del Alba)

¡Solis… ortus!

Una luz cegadora y fuego surgieron de la espada dorada, erradicando la oscuridad que cubría la Gran Caverna en un instante. La hoja de luz incandescente, el sol en miniatura que el silencioso dios del fuego le había dado a sus súbditos, se hundió en la garganta del malvado dragón negro. Las escamas del dragón, el músculo duro en su cuello—nada de eso le importaba a esta espada cegadora.

En el mismo instante, todo el veneno abrasador del aliento almacenado del dragón estalló de su tráquea cortada y explotó por todas partes. La fuerza de la explosión hizo volar mi cuerpo al aire. Por un breve momento, creí ver las esquinas de la boca del dragón inmundo curvarse hacia arriba, como si dijera, “Bravo”.

Si el miasma y el fuego abrasador que era el aliento de Valacirca hubieran salido de su boca, se habría dirigido hacia todos nosotros. Pero estalló como una explosión, y todo se dirigió hacia mí, como el que le había cortado la garganta al dragón. Por supuesto que lo haría. Era obvio lo que sucedería si clavaras un cuchillo en una manguera llena de agua justo antes de que estuviera a punto de empezar a rociar. Pero a pesar de lo obvio que era, mi cuerpo se había movido antes de que pensara en absoluto. Había recibido un golpe tan directo que estaba seguro de que ni siquiera mi alma quedaría. Pero…

Quizás acabar con un dragón no es una mala manera de morir. Ese fue mi pensamiento honesto y natural. Si así es como voy a morir, no está nada mal. Cortar la garganta de un dragón divino, y morir. Qué final tan increíble.

La tormenta de fuego ardiente y veneno lo suficientemente corrosivo como para derretir los huesos me envolvió. Pero pasó un momento, y todo lo que sentí fue confusión. El dolor de mi carne ardiendo, la agonía de mis huesos derritiéndose, estaba por venir. La insignia de honor en mis brazos brilló débilmente, protegiéndome. Su brillo fue absorbido rápidamente por la tormenta de fuego y veneno.

Pero en ese momento, sentí que Mary me regañó, diciendo, “No debes rendirte.”

Las intensas llamas y el veneno me golpearon al final, finalmente superando la protección de mis estigmas. Mi piel se derritió. Mi carne se derritió, exponiendo mis huesos. Mis ojos y mis órganos comenzaron a derretirse. Apretando los dientes por el dolor, saqué a Overeater.

“¡¡■■■■■■!!”

Gritando mudamente con la garganta chamuscada e incapaz de ver, clavé la espada en el cuerpo de Valacirca. Podía sentir las espinas de mana creciendo. Mi cuerpo, derretido por el veneno y el fuego, comenzó a regenerarse. Fue lo suficientemente agonizante como para volverme loco. Las células de todo mi cuerpo fueron incineradas, regeneradas, incineradas nuevamente. Aun así, mantuve mi agarre desesperado sobre Overeater, con manos que se estaban derritiendo y regenerando una y otra vez.

Me derretí.

Sané.

Me derretí.

Sané.

Hubo dolor, solo dolor.

Dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor, dolor—

Si simplemente soltara la espada, todo esto

Reprimí por la fuerza el pensamiento.

Dolor.

Dolor.

Dolor.

Tenía que vivir.

Dolor.

Dolor.

Me derretí.

Mi cuerpo se derritió.

Sané.

Dolor. Dolor, dolor, dolor…

Pero a pesar de todo, tenía que vivir.

Porque esa… fue la promesa… que le hice a mi dios.

Hasta el final. Hasta el final. ¡Hasta el amargo final!

¡Nunca renunciaría a la vida!

Con todo mi cuerpo consumido por un dolor insoportable, aferrándome a una sola promesa, perdí el conocimiento.

Desperté acostado en un charco de sangre.

“¡Will! ¡Oye, Will!”

“¡Sir Will!”

Menel y Al me habían sacudido para despertarme. Reystov y Ghelreis también me miraban preocupados.

“Nn… ggh… Un momento, ¿qué?”

Por extraño que parezca, mi cuerpo no dolía. De hecho, me sentía genial.

“Oye, ¿puedes hablar? ¿Sabes lo que está pasando?”

“Estoy… bien, Menel.”

“No te levantes todavía.”

“No, realmente… me siento muy bien.” Me levanté. Ni siquiera me tambaleé. Todo mi cuerpo estaba cubierto de sangre y sentía asco, pero eso fue todo. La sangre salpicada en mí todavía estaba caliente. No creo haber estado inconsciente por mucho tiempo.

Miré alrededor. El cuerpo ahora mudo de Valacirca yacía allí en silencio. Él era enorme. Verlo allí silencioso me había dado una nueva apreciación de su tamaño. Había matado a un dragón… y había sobrevivido… al parecer. No se sentía real.

Tumbadas en el suelo devastado por la batalla estaban Calldawn y Overeater, ambas completamente intactas. Estas definitivamente eran armas de la era de los dioses. Parecía que incluso el aliento de un dragón no podía destruirlas.

Los pálidos espíritus de los guerreros enanos estaban comenzando a desvanecerse lentamente. Quizás matar al dragón, que siempre había sido su deseo, los había dejado sin más asuntos pendientes en este mundo. Sin su ayuda, no hubiéramos tenido oportunidad de ganar.

“Gracias.” Bajé la cabeza. En respuesta, levantaron sus escudos y hachas y nos dieron sonrisas incondicionales.

“Nos salvaron, amigos.”

“Gracias por el apoyo.”

“Adiós, amigos y antepasados. El joven maestro y yo nos haremos cargo desde aquí.”

Menel, Reystov y Ghelreis hablaron a su vez. Al fue el último. “Juro que traeré de nuevo la gloria y prosperidad al País de Hierro”, dijo en voz baja, colocando su mano sobre su corazón.

Respondieron a esto con una sonrisa satisfecha, y luego, lentamente, como el humo, se elevaron hacia el cielo. La llama Heraldo de Gracefeel los acompañó en silencio. Por un momento, nos quedamos en silencio y los vimos irse.

Después de haber visto a los guerreros enanos, me tomé un momento para comprobar en qué estado me encontraba. Incluso mi cota de malla de mithril estaba hecha trizas, y mi ropa había sido completamente incinerada. No fue una sorpresa. Había recibido un estallido del aliento del dragón completamente cargado de cara. Al parecer, Al me había puesto consideradamente el manto que llevaba puesto mientras yo yacía desnudo en el suelo. Todavía tenía quemaduras y llagas envenenadas por todo mi cuerpo. Miré mis brazos y vi que mi insignia de honor todavía estaba allí. Solté un pequeño suspiro de alivio.

“¿Hm?”

Excepto por esas quemaduras en mis brazos, todas las otras quemaduras y llagas en mi cuerpo se estaban desvaneciendo lentamente.

“¿Qué?”

Algo era extraño. Desde que me levanté, me había estado sintiendo fantástico. Sentí como si estuviera rebosante, en algún lugar muy dentro de mí, de una cantidad escandalosa de poder y lucha.

“Umm…” Miré a mi alrededor cerca de mí. Mis ojos se posaron en una gran roca tan grande como la cabeza de una persona. La recogí fácilmente con una mano. El peso no era inusual, pero era inusual que pudiera agarrarla con una sola mano con solo mis dedos. Eso debería haber sido casi imposible.

“¿Qué diablos?”

“¡¿Qué?!”

Todos ensancharon los ojos. Pero de alguna manera, todavía sentía que podía ir más allá. Apreté mi mano. Grietas se formaron en la roca. Las grietas se convirtieron en fisuras, se extendieron en un abrir y cerrar de ojos, y la roca se rompió, cayendo de mi mano en pedazos. Estaba sin palabras. ¿Qué fue eso?

“Absorbiste la vida de un dragón de la era de los dioses. ¿Qué esperabas?”

Oí un aleteo. Un cuervo con ojos carmesí aterrizó en una gran pieza de escombros frente a mí. Era el cuervo Heraldo de Stagnate.

“Tu alma y tu cuerpo se calentaron al rojo por el aliento del dragón, se forjaron a través de un intercambio de vida con el dragón, y se impregnaron con la sangre moribunda del dragón.”

Fruncí el ceño.

“Tu cara me dice que estás confundido. Para decirlo sin rodeos, el factor dragón divino se ha mezclado profundamente en tu alma y cuerpo. Tiene sentido que puedas romper una roca con tus propias manos. Te has convertido en algo parecido a un dragón, pero con la forma de una persona, y ahora mismo se está expresando sin supresión.”

Umm.

“Como seguramente sabrás si lo pruebas, en ese estado las espadas ordinarias no perforarán tu piel, y las Palabras de los hechiceros ordinarios se sentirán como nada más que una suave brisa. Si empuñas cualquier arma ordinaria, el arma se romperá, y como los dragones están cerca de las Palabras, el factor dragón también multiplicará el poder y la precisión de tus propias Palabras. Tu vida útil… bueno, ¿quién puede decirlo? Por lo que puedo ver, tu esperanza de vida natural no parece haber aumentado, pero eres mucho más resistente a las enfermedades e infecciones. Como resultado, podrías vivir un poco más de tiempo.”

¿Qué era esta locura?

“Dicho eso… En este momento, estás ardiendo con poder y un deseo de luchar, ¿no?”

“Sí, es… bastante fuerte.”

“Es el factor de ese dragón orgulloso y violento. Era de esperarse. Ese estado hará que la bestia dentro de ti crezca. Haz tu mejor esfuerzo para suprimir el factor dragón y no dejar que su poder te domine. De lo contrario, será tu perdición.”

Siegfried de repente me vino a la mente. Era el personaje principal de una epopeya heroica alemana, un héroe que ganó un cuerpo inmortal bañándose en sangre de dragón, pero que se llevó a sí mismo a la ruina a través del amor y el odio. Lo que destruye a los guerreros a veces no son las batallas que combaten, sino el castigo por sus acciones.

“Te lo recordaré, no quiero verte morir una muerte miserable.”

“Stagnate…”

El cuervo Heraldo del dios de la no-muerte chasqueó su pico y rió. Su cuerpo lentamente comenzaba a desaparecer, deshaciéndose en una niebla del color de la oscuridad.

“He agotado todas mis fuerzas pero, bueno, ayudé a matar a ese manifacero dragón inmundo y ahora estás en deuda conmigo. No es un mal negocio. ¿Te sientes agradecido conmigo?”

“Sí.”

No iba a negar eso. Si no fuera por la interferencia de Stagnate, habría muerto. Aunque odiaba admitirlo, le debía la vida.

“¡Maravilloso! Cuando se trata de un héroe como tú, la carga de la obligación y las deudas de gratitud rinden muchos más dividendos que la supresión y el sometimiento. Lamentaré haber perdido a esos guerreros enanos que Gracefeel guio, pero supongo que me vendrá mejor no pedirlos y aumentar la deuda que me debes.”

“Esto es lo que da miedo de ti.”

Yo era susceptible a ese tipo de manipulación. Y no podía simplemente ignorarla si le debía gratitud, a pesar de que ella era una adversaria del dios de la llama. Ahora que lo pensaba, ella había logrado poner en deuda a Blood y Mary por ciertas cosas en relación con el Gran Rey, también. La esencia de este dios estaba definitivamente en sus astutas habilidades de manipulación y no en su destreza en la batalla. Además, debido a que una vez nos habíamos involucrado en un serio combate mortal, el dios de la no-muerte entendía muy bien las líneas que yo nunca cruzaría. No tenía intención de retractarme de mis palabras llamándola enemiga, pero realmente era difícil saber cómo acercarse a este dios.

“Bueno, es hora de irme. Gracefeel, gracias por tu ayuda.”

La llama Heraldo de Gracefeel descendió flotando suavemente. Los ojos de Stagnate mientras la veía descender tenían un aspecto ligeramente complicado dentro de ellos. Probablemente había muchas complicaciones entre estos dos dioses también.

“Stagnate, dios de la no-muerte.”

Mi dios respondió en un tono tranquilo.

“Incluso ahora, no es demasiado tarde. ¿No abandonarás tus ideales? ¿No quieres dejar de lado el poder de la no-muerte y guiar a las almas conmigo de nuevo? Si haces esto, yo—”

“Detente ahí. Y no. Seguiré mis propios ideales. Mi elección está hecha.”

“Ya veo.”

La llama Heraldo flaqueó. Ella parecía sola y triste.

“Que te vaya bien, entonces, hermana mayor.”

“Sí. Adiós, hermana mía.”

Extrañamente, esas palabras no me sorprendieron. Simplemente se sintieron bien. Durante mucho tiempo sentí que estos dos dioses tenían algo en común.

“Ahora bien, William G. Maryblood. Tu brillantez heroica ha crecido aún más, y has obtenido un gran poder. Pero a medida que el brillo se hace más fuerte, la oscuridad se extiende. Cuídate. No te vuelvas loco por la guerra, no odies, y evita ser un mujeriego para—oh, por supuesto, no tienes mujer.”

“Eso no es asunto tuyo.”

“Entiendo tu deseo de dedicarte a mi pequeña hermanita, pero al menos encuentra una pareja. ¡Me estás privando del placer de tentar a tu descendencia!”

“¡Esa es una razón horrible!”

¿Todos mis hijos y nietos van a tener que aguantar esto? ¿Qué clase de maldición era esa?

“Si tú quieres…”

El cuervo Heraldo inclinó su cabeza hacia mí. Sus ojos rojos brillaban hechizantemente.

“Puedo manifestar un Eco femenino aquí un día. ¿Te importaría tener un hijo conmigo?”

“…”

La llama Heraldo de mi dios se colocó entre Stagnate y yo, y llameó ferozmente, amenazándola.

“Tch. No estoy pidiendo nada de ti, sabes. ¿Es un hijo demasiado pedir? Rhea Silvia solía hacerlo todo el tiempo, enamorándose de héroes y teniendo hijos semidioses.”

Se dice que la diosa de los faes, Rea Silvia, vivía por amor. Estaba seguro de haber escuchado ese tipo de historias sobre ella, también. Por lo que recuerdo, eso fue principalmente en la era de los dioses, aunque…

“Bueno, no importa. Se me acabó el tiempo. Me rendiré por ahora. Oh, sí, una cosa más—”

Cuando la transformación de Stagnate en niebla finalmente llegó a su fin, ella pensó por un momento.

“William G. Maryblood… Una vez sugerí que intentaras ser amado por mí. Debo confesar una mentira.”

“¿Qué?” dije en confusión.

Una aparición de una diosa intelectual y glamurosa con una sonrisa pícara se superpuso al cuervo Heraldo.

“Estoy enamorada de ti, William G. Maryblood.”

Y con eso, el gran dios de la no-muerte, mi respetada adversaria, se dispersó libremente en la niebla y desapareció.

Por un tiempo, todos—incluso Dios—permanecieron en silencio. ¿Qué acaba de pasar? Eso es lo que llaman una confesión de amor, ¿verdad? ¿De un dios? ¿A una persona? ¿Y no a cualquier persona, alguien que había declarado abiertamente su hostilidad hacia ella? Y para colmo, me habían dejado sintiéndome como la víctima de una confesión-huida. ¿Qué se suponía que tenía que hacer?

Mientras estaba allí confundido, Menel me dio una palmada en el hombro. “Vaya, uno simplemente no puede detener a una diosa. La mejor de las suertes, Will.”

“¡Cállate!”

¡¿Cómo se supone que debo responder a los susurros de amor de un dios?! ¡Ni siquiera hubiera sabido cómo manejar a una persona!

“Mejor prepárate ahora. Mujeres como esa parecen relajadas, pero en realidad son muy pegajosas.”

“Por favor no, en serio…”

El hecho de que Menel hablara por experiencia lo hacía aún más real y aterrador. ¿No podría simplemente pretender que no la había escuchado?

Mientras teníamos este estúpido intercambio…

“Mi caballero. Héroes.”

Mi dios tensó esta atmósfera extrañamente relajada con una voz solemne. Todos sentados y de pie corrigieron su postura.

“Han matado al dragón inmundo. Ustedes fueron magníficos.”

Finalmente, comencé a asimilarlo. Había vencido a Valacirca. Había derrotado a ese increíble y aterrador dragón inmundo, y sobreviví. Podría volver a casa con vida. La idea causó una oleada de alivio. Parecía como si Gracefeel nos estuviera mirando con ojos afectuosos.

“Recompensaré sus esfuerzos. Díganme sus deseos.”

“Si puedo”, dijo Al, respondiendo a su voz amable. “Diosa de la llama. ¿Sería posible eliminar el miasma del dragón inmundo del área alrededor de estas montañas, incluido Lothdor?”

“Ahora que el dragón inmundo se ha ido, puedo conceder esa petición hasta cierto punto.”

“Entonces eso es lo que deseo. Por favor, purifica nuestro hogar.”

“Eh, entonces creo que voy a pedir eso también”, dijo Menel encogiéndose de hombros. “Tengo que pensar en Dine y los demás.”

Ghelreis dijo lo mismo. “También me gustaría pedirte eso. Por el bien de mis difuntos amigos.”

Reystov asintió. “Está bien por mí. Obtuve lo que quería. Esta espada luchó contra un dragón.”

Me sorprendió un poco lo desinteresado que era todo el mundo. Pero, de nuevo, si no lo fueran, no habrían venido conmigo a luchar en una batalla con tan pocas probabilidades de victoria.

“Pediré lo mismo. Por favor purifica y bendice esta tierra.”

“Su petición ha sido escuchada.”

La llama Heraldo de Gracefeel conjuró una Palabra que nunca había escuchado antes. Un fuego ardió emanando un curioso aura sagrada. Solo podía describirlo como “fuego sagrado”. A medida que se extendió, el fuego atrapó el miasma flotante y lo quemó.

El fuego consumió solo el veneno impío, sin dejar marcas en nadie más. El fuego sagrado se extendió por toda la tierra. Las Montañas de Rubín comenzaron a convertirse otra vez en las Montañas de Hierro.

“Lamentados serán los que fallecieron; y bendecidos serán los que todavía están por nacer.”

Mi dios habló Palabra tras Palabra con compasión, como si ella misma estuviera orando. Habló amablemente y en silencio, manteniendo los esfuerzos de nosotros, personas ordinarias y de corta vida, en un suave abrazo.

“Que haya paz en esta tierra. Que florezca, y que haya alegría.”

Mientras sus Palabras continuaban, la llama Heraldo de Dios se desdibujó y comenzó a desvanecerse. Al igual que el dios de la no-muerte, probablemente había agotado tanto de su poder que era incapaz de mantener su forma de Heraldo.

“¡Oh, heroicos matadragones! Esta tierra y ustedes que la reclamaron—”

Más allá de la llama Heraldo, vi a un dios que había estado impasible sonreír suavemente dentro de su capucha.

“Tengan la bendición de la llama para siempre.”

Con esas palabras suavemente pronunciadas, un cálido brillo de luz, y una sorprendente liberación del último fuego sagrado que estaba quemando el miasma, su llama Heraldo desapareció. A diferencia del dios de la no-muerte, ella apenas me había dicho algo personal. Pensé que era muy parecido a ella. Puede que no fuera tan fácil acercarse a ella como Stagnate, pero en realidad me gustaba la forma en que mi dios era tan seria.

Por un tiempo, ninguno de nosotros dijo nada. Dentro de la Gran Caverna, donde todo había desaparecido, todos nos deleitamos con el brillo de la victoria y la sensación de estar vivos. De repente, tuve la idea de acercarme al cadáver de Valacirca y cerrar su gran párpado. Con su ojo cerrado, el dragón inmundo parecía como si estuviera durmiendo. Hasta el momento en que conoció su fin, Valacirca siguió siendo un dragón poderoso, perverso y orgulloso. Ofrecí una oración silenciosa por él.

No sabía a dónde iría el alma de este formidable ser. Después de todo, Valacirca había dicho que la vida era algo que debía ser incinerado, algo que debería brillar intensamente. Pudo haber rechazado un retorno al ciclo eterno y haber perecido por su propia voluntad. Pero aun así, oré. Y le deseé al alma de este dragón un buen viaje.

“Bien.” Terminé mi oración y me volteé. “Todavía tenemos bastantes cosas de las que encargarnos, pero terminemos y regresemos.”

“¡Sí! Descansa, Sir Will. Nosotros nos encargaremos de—”

“No, no, no. No puedo hacer eso.”

“Oh, sí puedes, vas a tener un descanso. Lo que has hecho ha sido una locura.”

“Concuerdo. Nunca pensé que irías a matar en un momento como ese. Sin embargo, fue un golpe bastante bueno.”

“De hecho, lo fue. No creo que vaya a olvidar ese destello como el sol. ¡Tendremos que celebrar la victoria cuando regresemos!”

“¡Oh, suena bien! Invitemos también al grupo de Lothdor y hagamos que toquen para nosotros.”

“¡Eso suena estupendo! Y tendremos comida y bebidas—”

“Tonio y Bee probablemente ya lo tienen todo arreglado. Seguramente nos lo pasaremos en grande.”

“¡Ooh, creo que ya no puedo esperar!”

Todos estábamos charlando y sonriendo. Iniciados por nadie en particular, los sonidos gloriosos de palmas chocando llenaron la caverna.

10 comentarios sobre “Paladin of the End Volumen 3.2 Capítulo Cuatro

  1. Formidable capitulo, una batalla epica. Me gusto Valacirca, era un dragon hasta los huesos… Sabia que Stagnate iba a intervenir, pero esto es… inesperado, de varias formas xD. Gracias por la traduccion!

    Le gusta a 1 persona

  2. “Héroe y los guerreros que te siguen: Me complacerá enterrarlos aquí, y añadir otra página a mi crónica de terror. Y me complacerá que me maten aquí, y ser hablado en historias de valor en los cuatro rincones del mundo.”

    Maldita sea! Fue increíblemente épico este capítulo! Cada una de sus líneas de igual forma son épicas!
    Muchas Gracias por tu Gran Trabajo!

    Le gusta a 1 persona

  3. Mis respetos para ese dragón tuvo una vida sin arrepentimiento como el malvado dragón que es …supo vivir su vida aunque fue malvado el vivió y murió como todo un Guerrero…
    Solo tengo una queja para mí mismo y es….salió volando de la explosión y apuñaló al dragón me preguntó en donde porque ya no podía imaginar donde fue ya que tenía prácticamente su cara al frente y nada mas … Bueno no importa a disfrutar la historia
    PD gracias por la traducción

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.