Paladin of the End Volumen 3.1 Capítulo Final

capfinalv3.1

Bajo el sol de la mañana, el barco invisible se movía silenciosamente y, sin embargo, a una velocidad notable. Para obtener este resultado, había conjurado la Palabra de Invisibilidad en el barco, y Menel había llamado a las hadas del viento para conjurar los hechizos Viento Afín y Silencio.

Existía la posibilidad de que los demonios planeando la resurrección del Gran Rey estuvieran también vigilando a la gente que iba río arriba. Sería estúpido si nos detectaran de la nada y nuestro intento de burlarlos quedara arruinado, por lo que decidí tomar todas las medidas posibles para evitarlo. También usamos una serie de otras técnicas para ocultar la existencia del barco que se dirigía río arriba. A menos que estuvieran manteniendo múltiples factores contrapuestos activos, incluida la Palabra “Ver Invisibilidad”, no serían capaces de percibirnos.

Además, pensando en las cosas desde el punto de vista de los demonios, vigilar las áreas río arriba probablemente no merecía gastar tantos recursos. E incluso cuando viajamos río arriba, no pude sentir ninguna presencia inusual u ojos sobre nosotros. Probablemente era seguro asumir que los demonios no nos habían encontrado. Si realmente hubiésemos sido descubiertos y un círculo de demonios ya estuviera esperando lanzarse sobre nosotros en algún lugar más adelante, tendríamos que decir, “Bien hecho”, y abrirnos paso a través de ellos.

Anticipar los movimientos del enemigo en una situación como esta es como moverse en una espesa niebla. No es como un juego como el ajedrez o el shogi donde puedes percibir todos los movimientos de tu oponente. Todo lo que puedes hacer es considerar todas las posibilidades que puedas, elegir el camino que te deje con el conjunto más amplio de opciones y tener fe en tus propias decisiones a medida que avanzas en la bruma.

“Qué fastidio”, murmuré en la niebla. El barco estaba actualmente rodeado por ella.

Después de montar en el barco, les di a todos una breve explicación de mi nacimiento. Se sorprendieron, pero no dudaron de mi historia. Confiábamos mucho el uno al otro, y el hecho de que todos me trataran como un héroe probablemente hizo que fuera más fácil aceptar las circunstancias únicas de mi pasado. Menel, en particular, me escuchó hablar sin pestañear. Por el contrario, quien mostró la mayor reacción fue probablemente Al. Aunque Reystov y Ghelreis me habían mirado con horror al principio, me escucharon con calma mientras explicaba las cosas en el orden correcto.

Cuando llegué a hablar sobre el dios de la no-muerte, sin embargo, todo cambió. Al sabía que Stagnate tenía sus ojos puestos en mí, así que escuchó con calma e incluso aportó información adicional; los otros tres que no sabían reaccionaron con considerable sorpresa, y cuando les expliqué que yo era un hombre marcado y que Stagnate también podría interferir en este viaje nuestro, hicieron una mueca. Demonios y un dragón—eso sería más que suficiente para cualquiera. Me sentí de la misma manera que ellos.

Bueno, en lo que concierne al dios de la no-muerte Stagnate, pensé que probablemente no nos atacaría proactivamente. Por mucho que me hubiera gustado lo contrario (y me hubiera gustado mucho lo contrario), parecía haberle caído bien. Aunque, de nuevo, ¡deseaba enormemente no haberlo hecho!

Solo de pensarlo empezaba a darme la sensación de que ese cuervo de ojos rojos estaba a punto de llegar volando de algún lado. Negué con la cabeza para ahuyentar esos pensamientos no deseados de mi mente y enfoqué mi mirada en la niebla frente a mí.

“¿Es esto Laberinto de Niebla, por casualidad?” preguntó Ghelreis.

“Sí.” Asentí.

“Un hechizo más avanzado que Laberinto de Callejones que protege la Academia de hechiceros. Había escuchado rumores, pero nunca lo había visto antes.” Este encuentro con lo desconocido estaba haciendo que Reystov hablara un poco más de lo normal.

Al estaba incluso más fascinado. Sus ojos brillaban y dejó escapar un grito de asombro.

“Esto es un hechizo de alto nivel”, dijo Menel. “Sé que había algo así en las partes más profundas de mi antiguo hogar, el Gran Bosque, y creo que el más viejo de los Ancianos podía utilizarlo, ¿pero un humano? ¿No un anciano de los elfos que ha vivido mil años, sino un humano cuya vida útil es de pocas décadas aprendió esto y lo puso en práctica? ¿Hablas en serio?”

Asentí. Puedes apostar que sí, pensé. Si crees que esto es impresionante, solo espera hasta que descubras que él se aventura con cosas como la Palabra de Obliteración de la Entidad durante batallas reales.

“Abriré un camino. Denme un momento.” Centré mi concentración. Leí las Palabras dentro del mana de la bruma que fluía, analicé su estructura y descifré el contexto.

Solo me di cuenta de esto luego de ingresar a la sociedad, pero la forma de escribir de Gus era increíblemente idiosincrásica. Mientras me estaba enseñando, simplemente asumí que así es como era, pero después de salir y conocer a algunos hechiceros ortodoxos, me sorprendió la diferencia en su estilo, que era prolijo y enfatizaba la legibilidad.

¿Cómo podría describir la escritura de Gus? No era tan sucia como un código de programación. De hecho, era más bien lo opuesto: terriblemente eficiente y concisa, pero llevado demasiado lejos. Estaba comprimida al extremo en aras de la comodidad del genio Gus, y eso era exactamente lo que la hacía difícil de leer. Gus probablemente no tenía ningún deseo de permitir que nadie más que él entendiera el significado de las Palabras que escribía. No tenía ninguna duda de que, si trajera aquí a un hechicero de considerable habilidad, esta niebla de Gus los tendría enterrando la cabeza en sus manos.

“Hmm… Esta Palabra se coloca aquí, y esta aquí, así que…”

Por supuesto, ese obstáculo no significaba nada para mí.

“Conociendo a Gus, él habrá colocado esto aquí… y esto será así… y, por supuesto, la respuesta obvia significa que aquí mismo hay una trampa…” Hice que mis dedos bailaran y conjuré Palabras en los lugares apropiados dentro de la niebla. La niebla se disipó suavemente, dejando un pasaje en forma de túnel. “Muy bien. Andando.”

Fue como abrir la puerta de mi casa. No requirió ningún esfuerzo real.

Una vez que escapamos del largo túnel de niebla, el escenario se desplegó de repente ante nosotros. Un viento refrescante sopló. Después de haber recorrido todo el camino río arriba, vimos una ciudad de piedra extendida ante nosotros, construida hasta el borde de un vasto lago. Se sentía medieval, o incluso más viejo. Pude ver altas torres y un acueducto construido con una serie de hermosos arcos.

Todo estaba envejecido y en ruinas. Muchos de los techos de los edificios se habían derrumbado, y el yeso de las paredes se había caído, dejando los edificios en un lamentable estado de deterioro. La hierba crecía en medio de las brechas en las calles adoquinadas, y las vides verdes y el musgo se aferraban a los edificios. La ciudad se estaba perdiendo entre la vegetación como si estuviera disfrutando de un tranquilo sueño después de toda la actividad que una vez tuvo lugar aquí, y la luz del sol brillaba suavemente sobre todo.

Un escalofrío recorrió mi espalda. Esta vista me trajo recuerdos. Trajo de vuelta tantos recuerdos. ¿Cuántas veces había soñado con volver aquí?

El elegante barco se deslizó silenciosamente río arriba y llegó al lago, que estaba lleno de agua clara y resplandecía a la luz del sol. Vi una pequeña colina. En la cima de esa colina estaban las antiguas ruinas de un templo, sin cambios, justo como lo recordaba. Un suspiro silencioso escapó de mis labios, y las lágrimas vinieron a mis ojos. Un torrente de poderosas emociones llegó a mi corazón.

“Oye.” Alguien me dio una palmada en la espalda.

“¿Menel?”

“Adelante. Ataremos el barco y luego te alcanzaremos.”

Después de ese comentario, no pude resistir más. “¡Gracias!” grité, y salté desde el barco hacia la orilla en un solo salto de varios metros. Estaba tan apurado que casi me caí al aterrizar, pero recuperé apresuradamente mi equilibrio y corrí a través de la nostálgica ciudad en ruinas.

Mientras corría, el paisaje pasó volando a ambos lados a una velocidad increíble. Saltando sobre cualquier cosa que estaba en mi camino, corrí eufóricamente como un niño. El templo se acercó.

Subí corriendo la colina. “¡Blood, Mary, he vuelto! ¡Les pondré al corriente más tarde!” Di un apresurado saludo a sus tumbas, hice una breve oración y luego abrí la puerta del templo. “¡Gus, estoy de vuelta!”

Lo que obtuve de respuesta fue silencio. Esas nostálgicas esculturas de los dioses se veían como siempre, bañadas por los rayos del sol que se filtraban desde el tragaluz. El templo estaba muy tranquilo.

“¿Eh…?” Miré de izquierda a derecha. Mientras miraba alrededor del templo, llamé varias veces. “¿Gus? ¿Gus?”

¿Dónde estaba? ¿Gus…?

“¿Gus? ¿Estás aquí? ¿Gus?”

De repente me invadió la ansiedad. Mi pecho se apretó con pánico.

¿Gus? No me digas—

“¡BAAAAAAAAAAAHHHH!” El fuerte grito detrás de mí hizo que casi saltara de mi piel. Me di la vuelta cuando el grito fue reemplazado por carcajadas jubilosas. “¡La falta de preparación es el mayor enemigo de todos!”

Pálido y medio transparente, con ojos hostiles y una nariz aguileña que lo hacía parecer tan malhumorado como era, vistiendo una túnica y generalmente luciendo exactamente como lo había estado recordando durante años—

“Bienvenido a casa, Will.”

Mi abuelo Gus estaba allí.

Insert7

Algo cálido llenó mi corazón. Una vez que el hecho de que finalmente había regresado a casa me golpeó, ya no sabía qué decir.

Gus fingió colocar sus manos lentamente sobre mis hombros. Por supuesto, el cuerpo espectral de Gus y el mío nunca podrían tocarse, pero a pesar de que podría haber sido mi imaginación, pensé que podía sentir calor.

“Will.” Gus me miró a los ojos, y con la más seria de las expresiones, dijo, “¿Has ganado dinero?”

“¡¿Eso es lo primero que sale de tu boca?!” Como de costumbre, salió con algo que era horrible. “¡¿Qué tal, ya sabes, ‘Estás bien’, o algo así?!”

“¡Oh, cállate! ¡Tú fuiste entrenado por Mary, Blood y yo, para que no lo olvides! ¡La idea de que puedas morir tan fácilmente es absurda! ¡No estaba preocupado en lo más mínimo por tu seguridad! ¡Ni en lo más mínimo, ¿me oyes?!” Lo repitió para enfatizar.

¡Ya lo sé! ¡No necesitas decirlo!

“Ugh. ¡Bueno, está bien! , tengo el dinero cambiando de manos y haciéndose útil.”

“¡¿Oh?! ¡¿Específicamente?!”

“Entiendo el gran interés, pero, ¿por qué te ves un poco sorprendido?”

“Bueno, contigo siendo un alma tan amable, había estado considerando la posibilidad de que te estafaran.”

Eso fue cruel. Aunque, bueno, sí, supongo que podría haber pasado.

“Este, lo primero que se me ocurrió: una empresa comercial, un puerto, almacenes de alquiler, un aserradero, una curtiduría, una herrería, hornos de cerámica…” También tuve acuerdos con cada uno de los asentamientos para prestarles el dinero para comprar herramientas agrícolas y ganado, y también había puesto dinero en la infraestructura pública. No estaba manejando todo perfectamente en su haber, pero el dinero que gasté definitivamente estaba “vivo”, como dijo Gus, así que al enumerar todo en mis dedos, pensé que él estaría lo suficientemente satisfecho. Pero su boca estaba boquiabierta por alguna razón. “¿Qué pasa?”

“¿En qué estás involucrado ahora?”

“Este… soy el señor feudal de la zona río abajo.”

“¡¿Feu—?!”

“Jeje. ¿Sorprendido?”

Gus tarareó. “Ya veo.” Su rostro se volvió compasivo. “Así que alguna viuda hundió sus garras en ti. Pobre niño.”

“¿Por qué estás asumiendo que alguien… hundió sus garras en mí?”

“Si no es así, sugiero a la segunda hija de una familia aristocrática en decadencia que esté a un paso de perder el barco. Madura y suculenta.”

“¡Dios mío, detente, eres asqueroso!”

¡Eso fue horrible! ¡Demasiado horrible! Quiero decir, claro, no era como si hubiera descubierto cómo acercarme a las mujeres y esas cosas, pero aun así… ¡eso fue horrible!

“¡Gané mi territorio y mi título por mi propia habilidad! ¡Ahora soy un paladín respetado, así que ahí lo tienes!” Saqué mi pecho. Había hecho tanto en los últimos dos años. Pensé que debería permitírseme presumir ante Gus al menos.

Él gruñó en señal de aprobación. “Sí, lo has hecho bien para tu edad en tan poco tiempo sin ningún tipo de conexiones.”

“¿Ves?”

“¿Y qué hay del amor?”

Desvié la mirada.

Bueno, ya sabes, pensé. Sí. Es como, estoy dedicando mi vida a Dios, y mi destino es luchar y morir en cualquier momento, así que, quiero decir, tener una familia y cosas así, no estoy seguro de si realmente es…

“Así que, si he entendido bien, eres una gallina y no conoces a nadie en primer lugar.”

Ese fue un golpe directo.

“Ohhh, cuánto anhelo mirar el rostro de mi bisnieto antes de pasar a la próxima vida…”

“¿Puedes dejar de ser tan deliberadamente molesto?”

“Así que mi nieto resultó ser un cobarde que no puede conseguir a una mujer soltera.”

“¡Y-Yo no, yo no soy un cobarde!”

“¿Entonces qué eres?”

“¡P-Puro!”

Gus exhaló un suspiro deliberadamente prolongado. Te maldigo.

“No te pareces mucho a Blood aquí, por lo que veo. Antes de conocer a Mary, Blood había adquirido una gran reputación por este tipo de cosas.”

“Entonces Blood era un tipo popular.”

“Sus amoríos conforman un buen tema, sabes.”

“Está bien, detente ahí. Escuchar sobre la vida amorosa de mi padre me hace sentir incómodo.”

La peor parte fue que, a diferencia de las historias que escuché de Bee, Gus había estado allí, así que no tenía ningún escape como “pero es solo una leyenda” para cubrirlo. Dicho eso, pensé que la reputación que tenía Blood en lo que respecta a las mujeres sonaba mucho como él.

“Él sabía exactamente dónde trazar la línea. Solo ponía sus manos sobre mujeres que sabían en lo que se estaban metiendo. Cuando se trataba de doncellas soñadoras, él simplemente se luciría un poco y les daría un atisbo de un hermoso sueño antes de seguir su camino. Deberías seguir sus pasos.”

“¡Dije que no quería saber nada sobre la vida amorosa de mi padre! ¡Dios!”

Gus se rió. “Qué divertido es irritar a otras personas.”

“¡Se supone que eres un sabio, un intelectual! ¿Cómo es que esta conversación no ha sido más que dinero, mujeres y formas de irritar a tu nieto?”

Nuestra discusión verbal se detuvo allí por un momento, y nos miramos el uno al otro. Ambos nos reímos disimuladamente, y luego rompimos en una risa auténtica. Habían pasado dos años, pero Gus todavía era Gus. De alguna manera me sentí tan feliz por eso, y Gus probablemente pensó lo mismo.

“En una nota más seria, ¿realmente no hay nadie? Normalmente hay algo cuando te vas de aventura. Ya sabes, como rescatar a una mujer de carácter fuerte capturada por bandidos, o salvar valientemente a una comerciante aventurera que perdió a sus guardaespaldas, o reclutar a una espadachina confiable, o proteger a una dama correcta y educada de un reino caído. Cualquier cantidad de cosas. ¿Por qué me estás mirando así?”

“Todos esos fueron hombres.”

Él se rió a carcajadas.

Mientras hablaba con Gus, todos los demás nos encontraron, presumiblemente después de atar el barco en alguna parte o de haber encontrado un lugar donde atracarlo. Les saludé con la mano desde lo alto de la colina y les indiqué que fueran al templo. Ya les había contado a todos sobre Gus, así que Menel, Al y Reystov lo miraron con caras que decían, “Ah, así que este debe ser él.”

Ghelreis, sin embargo, cambió de color al verlo.

Gus inclinó la cabeza con curiosidad. “Qué extraño. ¿Nos hemos encontrado en algún lado?”

“Yo era un soldado herido que escapó de esas montañas hace doscientos años, hechicero viajero. Nunca hubiera adivinado que eras el infame Sabio Errante…”

“Ahh, ese soldado inexperto. Has envejecido.”

“En efecto, lo he hecho. Nunca esperé que llegara el día en que pudiera volver a verte…”

Les pedí que me explicaran.

Justo antes del ataque al Gran Rey, Blood, Mary y Gus se encontraron con un grupo de refugiados del País de Hierro. Estaban sufriendo lesiones y enfermedades y no dieron nombres en particular. Mary les dio el mejor tratamiento que pudo, y Gus y Blood la ayudaron.

Ghelreis y Grendir, que debido a su juventud e inexperiencia no habían sido autorizados a formar parte del campo de batalla del rey, se dirigían hacia el norte para proteger a los refugiados en ese momento. Me dijeron que Mary sanó las heridas que los refugiados habían sufrido durante los repetidos encuentros con los demonios. Sonaba muchísimo a ella. Pude ver el rostro de Mary en mi mente.

“Es gracias a ti y a tu grupo que he vivido hasta esta edad muy avanzada y ahora admiro a un nuevo señor y, de hecho, puedo viajar junto a su nieto, Sir William.”

“Mm. Una maravillosa coincidencia. Qué maravilloso.”

“Incluso ante un dragón, no mostraré miedo. Lo juro…”

“¿Hm?”

“¿Hm?”

Ghelreis y Gus sonaban igualmente confundidos. Hubo una pausa.

“¿Dragón?” preguntó Gus.

Ghelreis asintió. Gus comenzó a temblar.

“¿Dragón?” Gus lentamente giró su cabeza hacia mí.

“Sí.” Asentí.

“¡¿Por qué no fue eso lo primero que dijiste?!”

“¡Porque eras todo ‘dinero, dinero, dinero’ tan pronto como comenzamos a hablar!”

Inmediatamente se convirtió en una discusión.

“Un dragón. ¡¿Un dragón?! ¡¿No estás hablando de la Hoz de la Calamidad que ha estado rugiendo recientemente?!”

“¡Ese es él! ¡Valacirca!”

“¡Grandísimo bruto, serás asesinado!”

“¡Todavía tengo que hacerlo!”

“¿Me estás diciendo que la única opción es luchar? ¡¿Después de considerar todas las otras opciones?!”

“¡¿Qué otras opciones hay?!”

“¡Idiota!” Gritó Gus, lanzando un brazo espectral en el aire. “¡¿Ni siquiera consideraste la persuasión?!”

Era una idea que nadie había siquiera imaginado.

“¿P-Persuasión…?”

“Los dioses contrataron a Valacirca. Eso significa que hay una posibilidad de que esto se pueda resolver con dinero y objetos.”

Todos se quedaron estupefactos.

“Saben, este tipo de idea me resulta muy familiar.”

“Eso es gracioso, Menel, señor, también lo es para mí.”

“Mm.”

“Sí…”

Todos ellos asintieron con expresiones profundas. Para ser sincero, no estaba seguro si estaba completamente contento con ser puesto en la misma caja que Gus, pero logré contenerme.

“Por supuesto, me imagino que sería difícil engatusar a un malvado dragón que ha vivido desde los tiempos de los dioses. Pero no hay necesidad de restringir tus soluciones a solo una. Siempre mantén tu pensamiento flexible. Evita ser ciego.”

“Está bien.”

Era una forma de pensar y hablar muy a Gus. Sentí que había retrocedido en el tiempo, y me hizo sentir más feliz de lo que podría explicar.

Gus aclaró su garganta. “Me disculpo por esa desagradable discusión.” Les sonrió a todos. “Amigos de mi nieto: Una cálida bienvenida para todos ustedes.”

Me di cuenta por su voz que estaba de muy buen humor.

6 comentarios sobre “Paladin of the End Volumen 3.1 Capítulo Final

  1. Muchas Gracias por el Capítulo!
    Ya extrañaba al viejo Gus :’) jajajajaja😂😂 esas conversaciones extrañas con el abuelo :v
    Y luego lo último: “Saben, este tipo de idea me resulta muy familiar.” jajajaja😂
    Gracias por traernos capítulos tan seguidos Oh Gran Dios Generoso 🙇

    Le gusta a 1 persona

  2. “todos eran hombres” lol jajajajaja mori de risa…. Me di cuenta que rompió el cliche de doncella en peligro pot bandido con el elfo pero no pense en la típica de comerciantes y espachines etc jajaja y cuando lo dijo… Yo ahhh tiene razón es típico… De una novel japonesa jajajaja
    Pd: gracias por traducir

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.