Paladin of the End Volumen 2 Capítulo 1

Capitulo 1 v2

Llevaba un manto con una capucha que hacía difícil ver sus ojos. Sostenía un arco con una decoración única en sus manos. Una flecha ya había sido colocada en la cuerda. Tenía plumas blancas. Todavía no había retirado la cuerda del arco, pero parecía tener un estado de alerta que me decía que podía hacer eso en un instante si así lo deseaba. Su manto y ropa exterior tenían un esquema de colores de tierra-e-hierba, y llevaba botas altas de cuero y guantes de cuero. Un machete corto colgaba de su cintura, y tenía otra variedad cuchillos también. Esta persona era probablemente un cazador.

Silencio absoluto.

Yo contra un presunto cazador. Ninguno de nosotros habló ni se movió.

La tensión se espesaba con cada momento que pasaba.

No es bueno, pensé. Debería haber apreciado la emoción de mi primera reunión con otra persona viva en este momento, pero ni siquiera podía permitirme hacerlo. Esto no era muy bueno.

El primer contacto se había establecido accidentalmente entre dos totales y completos extraños en el medio del bosque. El conocimiento de mi vida anterior solo podría haberme dicho que esta era una situación extremadamente peligrosa. Después de todo, esto era un bosque lejos de la civilización. Aquí no había ningún sistema judicial ni aplicación de la ley. En otras palabras, si la violencia repentinamente estallaba, no podía esperar recibir la más mínima ayuda. Era un lugar así donde nos habíamos encontrado el uno con el otro, ambos extraños, y los dos armados.

Ahora… ¿Cuál sería el curso correcto de acción aquí?

¿Debo sonreír y pedir un apretón de manos o algo así? Me puse en sus zapatos: Si un hombre armado con el cual me había topado de repente me sonriera abiertamente y me tendiera la mano… ¿podría tomar esa mano?

¿Tal vez se supone que debo soltar mi arma para demostrar que soy inofensivo? ¿Y si ya tenía intención de luchar? ¿Y si sospechaba de una trampa? ¿Qué pasa con la posibilidad de que cuando suelte mi arma, ese movimiento podría ser malinterpretado como el primer signo de un ataque?

¿Utilizar la bendición para mostrar que soy un devoto seguidor de un dios? No, eso todavía dejaría la posibilidad de que yo fuera el sacerdote de un dios malvado, tratando de ocultar mi verdadera naturaleza. Es más, tuve que poner en duda si realmente se quedaría de pie y solo miraría mientras yo comenzaba a utilizar una habilidad justo delante de él.

Sí—No tenía forma de demostrar que no era una amenaza. Y peor aún, yo no pertenecía a una comunidad. Por lo tanto, ni siquiera podía proporcionar el nombre de alguien que podría responder por mí. Eso significaba que no tenía forma de probar mi identidad. En mi mundo anterior, los antropólogos culturales habían advertido de los peligros del primer contacto accidental con personas desconocidas. La tensión y la cautela alcanzaban un alto nivel en este tipo de situación, y era posible que se desarrollara directamente en una lucha letal.

Mi ritmo cardíaco estaba aumentando. El cazador todavía estaba decidiendo cómo manejar esta situación, pero podía decir que estaba tan tenso y en guardia como yo; la aguda mirada que se proyecta sobre mi equipo desde las profundidades de su capucha era la prueba. Estaba siendo presionado para tomar una decisión entre luchar o huir.

El cazador dejó caer sus caderas un poco. La sensación de hormigueo en mi piel se hizo más fuerte.

Esto era malo. Muy malo. A este ritmo, íbamos a terminar luchando para matarnos el uno al otro.

Mientras buscaba desesperadamente las palabras correctas y volvía mis ojos a lo que esa persona llevaba, de repente me di cuenta: el arco que el supuesto cazador llevaba—yo había visto ese estilo de arco antes, en las lecciones de historia natural de Gus. Sí, eso era—Así que debería—

Internamente en pánico y moviéndome muy lentamente para no desencadenar un ataque de mi oponente, puse mi palma derecha en el lado izquierdo de mi pecho y pronuncié cada palabra con la mayor claridad y cuidado posible—

Las estrellas brillan en la hora de nuestro encuentro.

La persona encapuchada que estaba delante de mí estaba con los ojos bien abiertos. “¿Élfico antiguo…?” dijo con un temblor de conmoción en su voz. Era una hermosa voz tan clara como una campana. “¿Tienes una conexión con los elfos?”

“No, pero pensé que tú sí.”

Tenía un recuerdo de ese tipo de arco. De acuerdo con las lecciones de Gus sobre historia natural, Rhea Silvia, la diosa de espíritu libre del agua y la vegetación, tenía como sus súbditos una raza de personas hermosas y de larga vida descendientes de la gran fae que fue creada hace mucho tiempo por el Progenitor. Eran una raza llamada los elfos, y fue a ellos a quienes perteneció este arco. Así que pensé que usar un saludo élfico podría ayudar a aflojar un poco la tensión.

“¡Keh!” El cazador escupió con desdén. “Bueno, no estás equivocado.”

Lo había adivinado. La voz del cazador se había ablandado un poco, pero esta vez fue mi turno de estar sorprendido: a pesar de tener una voz bastante musical, su tono sonaba bastante áspero. Había oído que las largas vidas de los elfos los hicieron una raza paciente y muy elegante…

“Eh, lo que sea.” El cazador relajó su postura y se quitó la capucha.

Lo primero que me llamó la atención fue su cabello plateado. Cejas fruncidas, ojos agudos de jade, una nariz delgada, un elegante mentón y labios apretados y delgados. De debajo de la capucha, se reveló la cara de un joven con una belleza algo femenina.

Sus orejas no eran las orejas largas y puntiagudas que yo esperaba, eran cortas, del mismo tamaño que las de un ser humano y solo un poco más puntiagudas. Si recordaba mis lecciones correctamente, eso era característico de un semielfo, un niño de raza mixta nacido entre elfos y humanos—

“Mejor preguntar”, dijo él, cortando mis pensamientos. “¿Hiciste eso?” Señaló al jabalí tirado en el suelo y luego a la hoja de mi lanza, mojada con sangre.

“Sí, ese fui yo.”

Él frunció el ceño. “Esa es una vieja manera de hablar…”

Estaba confundido por un momento, pero después de pensar en ello, me di cuenta de que habían pasado unos doscientos años desde la época de Blood y Mary. Eso fue más que suficiente tiempo para que un idioma cambiara, incluso si este mundo tuviera razas como los elfos que vivían vidas mucho más largas que los humanos. Debo haber sonado anticuado. Tal vez incluso arcaico. En términos de español de mi mundo anterior, podría haber sonado como si estuviera hablando usando palabras como “voacé” en lugar de “usted”. Tendría que escuchar cómo habla la gente corriente y arreglar mi habla para hacer juego de forma que la gente no desconfíe de mí.

“Lo siento, es una especie de hábito.”

“Es extraño, pero lo que sea. Así que esto”, dijo el semielfo de cabello plateado, volviendo al tema del jabalí, “Esto era mío.” Señaló la flecha que salía del jabalí.

insert1

Las plumas de la flecha eran blancas, igual que las otras flechas en su aljaba. El hecho de que no hubiera pasado mucho tiempo entre yo matando al jabalí y que él apareciera también indicaba que probablemente no estaba mintiendo.

“Te entrometiste y lo mataste”, dijo sin rodeos.

La razón por la que me acusaba prácticamente de robarle su presa era probablemente porque estaba preocupado de que lo mismo le sucediera a él. Quería detenerme antes de que tuviera la oportunidad.

El impulso de decir lo siento era casi instintivo, un hábito de mi vida pasada, pero lo evité. “Sí. Cargó hacia mí, así que me vi obligado a hacerlo para defenderme, pero—” Esto era, de hecho, un asunto de discusión. Era hora de las tácticas de negociación. “Lo acabé, así que supongo que tengo por lo menos el mismo derecho a él.”

Tenía la esperanza de que esto me llevara a encontrar un asentamiento—aunque si sería uno élfico o uno humano, no tenía ni idea.

Las negociaciones continuaron en profundidad durante un tiempo.

El semielfo de cabello plateado era un negociador muy hábil; yo, por otro lado, no tenía experiencia como negociante en el mundo real y estaba a su merced. Él parecía estar en el mismo grupo de edad que yo, pero se decía que los elfos, y de hecho, los semielfos que compartían parte de la sangre élfica vivían más tiempo, por lo que sabía que él podría haber sido considerablemente mayor que yo. A pesar de esto, de alguna manera logré mantener mi terreno, y finalmente llegamos a un acuerdo donde yo obtendría el hombro del lado que apuñalé a cambio de ayudar a descuartizar el jabalí.

Descuartizar un jabalí salvaje requiere mucho trabajo.

Para empezar, tuvimos que llevarlo a un río, desangrarlo, y luego limpiarlo juntos. Su piel estaba cubierta de barro. Probablemente se había revolcado en él en alguna parte.

“Ahhh, esta maldita cosa está hecha pedazos”, dijo el semielfo de cabello plateado, mirando la punta de la flecha que había sacado del jabalí. Se había roto en pedazos. Debe haber golpeado un hueso.

Lo vi desmontar la punta de la flecha y cuidadosamente guardarla en su bolsillo. Parecía que los artículos de metal eran muy valiosos en esta área en este momento. “Tenemos que desenterrar los fragmentos”, dijo. “Si alguien muerde uno de estos después de que esta cosa se convierta en carne, van a tener un mal momento.”

Hicimos uso de una zona llana de roca junto al río para sacar con cuidado los fragmentos de la punta de la flecha, y luego empezamos a trabajar en la descuartización del jabalí. Había desarrollado cierto nivel de habilidad en esto gracias a Blood, pero el semielfo era aún más eficiente que yo. La grasa subcutánea era deliciosa en los jabalís salvajes, por lo que la prueba de tus habilidades con el cuchillo en esta situación consistía en cómo de cerca de la piel podías cortar. Y él era aterradoramente preciso y rápido también.

“Ahora entonces.” Metió el cuchillo bajo la mandíbula del jabalí y le cortó todo el cuello. Él parecía haber alcanzado el hueso del cuello, así que tomé la cabeza y la giré para dislocarla.

“Heh. Sabes tus cosas.” Él me lanzó una sonrisa, así que le devolví la sonrisa, y luego, con unos pocos movimientos del cuchillo, cortó la carne y el tendón y separó la cabeza por completo.

Puse el cadáver del jabalí en su espalda y lo mantuve en posición, y él comenzó a cortar su vientre todo el camino desde su garganta hasta su parte trasera, teniendo cuidado de solo cortar la piel. Cortar profundamente podría causar daño a los órganos internos, lo que daría lugar a… um, cuál sería una buena manera de explicarlo… el contenido de sus intestinos, la vejiga y los órganos reproductivos se derramarían sobre todo y harían un gran lío. Con este método, no habría necesidad de preocuparse.

Cuando terminó con eso, hizo cortes en varios lugares con un hacha, y luego juntos separamos forzosamente las costillas. Cortamos alrededor del ano, abrimos la cavidad torácica, hacia abajo por el diafragma, pelamos la membrana hasta la columna vertebral…

“Salgan de ahí…” Agarró la tráquea y el esófago del jabalí y los empujó hacia la parte trasera. Todas sus entrañas salieron a la vez en una sola masa. Era eficiente en esto.

En este punto, se veía mucho más como “carne”, el tipo que había visto congelada y colgada en las películas y en la televisión en mi vida anterior. Encaré a la cabeza del jabalí que habíamos retirado y junté mis manos en oración.

Lo siento. Y gracias. No desperdiciaremos lo que hemos tomado.

“Eres un verdadero creyente, ¿verdad?” dijo alegremente, suavemente encogiéndose de hombros. “Está bien, según lo acordado, un hombro para ti.” Hábilmente insertó su machete en un conjunto de carne que una vez fue un jabalí y cortó solo su hombro delantero. “Y eso es todo por porción.”

“Síp.”

Con un hacha ensangrentada y un machete corto en nuestras manos, intercambiamos sonrisas en reconocimiento al trabajo duro de cada uno. “Supongo que será mejor que comamos el hígado, sin embargo. Se echa a perder muy rápido”, dijo.

“Ah, tengo una cacerola.”

El hígado fresco es delicioso.

Habíamos estado trabajando en el frío e invernal río, así que mis manos ya estaban congeladas. Mientras el semielfo de cabello plateado estaba recogiendo leña, reuní unas ramitas secas y rápidamente les prendí fuego con un susurrante Flammo Ignis. Pensé que sería mejor mantener en secreto que podía usar magia por ahora. No era que pensara que no podía confiar en él… aunque eso era posible. Simplemente no sabía lo suficiente sobre la sociedad moderna. La magia puede haber sido aceptada en el tiempo de Gus, pero yo no sabía cómo la sociedad lo consideraba hoy.

“Brrr… Dioses, hace frío.” Me quité las botas y me calenté las manos y los pies junto al fuego.

Después de un rato, el semielfo regresó. “Qué frío”, dijo, arrojando algo de leña al fuego. Luego se sentó a mi lado. Nos sonreímos el uno al otro por alguna razón.

“Bueno, aquí está lo que hemos estado esperando”, dije.

“Ya.”

Sostuve la cacerola sobre la llama y puse algo de grasa de jabalí. Una vez que había recubierto ampliamente el fondo de la cacerola, puse las tiras de hígado que ya había cortado, luego raspé un poco la roca de sal y la espolvoreé sobre la carne. Chisporroteos acompañaban el magnífico olor de la carne cocinada.

Cerré los ojos y junté mis manos. “Mater nuestra Madre Tierra, dioses de la buena virtud, bendigan este alimento, el cual por su misericordioso amor estamos a punto de recibir, y dejen que nos alimenten en cuerpo y mente.”

“Maldición, eres realmente un fanático religioso.” El semielfo de cabello plateado me miraba incrédulo. Parecía que no era el tipo de tener mucha creencia en estas cosas.

Pero pensando lógicamente, yo era el único que tenía recuerdos de una vida anterior. ¿No habría tenido más sentido para mí ser el que estaba impacientemente esperando para comer, y para él ser religioso? A pesar de estar en medio de la oración, me divertía lo inverso que se sentía.

“Por la gracia de los dioses, estamos verdaderamente agradecidos.”

“Impresionante. Ahora comamos.”

Puede que se haya impacientado, pero al menos fue lo suficientemente educado para no ignorar mi oración y comenzar a comer antes que yo.

Después de que terminé de orar, cada uno de nosotros tomó un cuchillo que habíamos lavado y limpiado, lo clavamos en un pedazo de hígado cocido en la sartén, y lo levantamos. El vapor se elevaba de él. Lo metí en mi boca.

Estaba caliente. Y tan delicioso. El fuerte sabor del hígado con solo una pizca de sal añadida llenó mi boca. Dioses, estaba bueno. Me sorprendí deseando una cerveza fría.

Incluso las arrugas en la frente del semielfo de cabello plateado se habían aflojado ahora. Las comidas después de un trabajo duro eran realmente deliciosas.

Antes de darme cuenta, el sol casi se había puesto.

“¿Eh? ¿Quieres saber… el camino? ¿Qué?”

Cuando le pregunté por el camino después de haber terminado de comer, me miró extrañamente, tal como esperaba.

Fue entonces cuando supe que había estado en lo correcto al dejar esta pregunta hasta el final. La pregunta era un poco peligrosa. Invitaba a interrogantes que serían difíciles de contestar. Tales como—

“En serio, ¿de dónde vienes? Nunca te he visto por aquí.”

“Bueno, eso es… difícil de explicar. No estoy seguro de qué decir.”

Si yo fuera cien por ciento honesto con él y le dijera, “Yo fui criado por no-muertos en una ciudad en ruinas, luché contra el dios de la no-muerte y emprendí un viaje”, él encontraría esa historia tan loca que no tenía absolutamente ninguna confianza en que pudiera conseguir que él la creyera. No tener una manera de demostrar quién eres hacía las cosas muy difíciles, no importa la sociedad. Los seres humanos no tienen manera de demostrarse inofensivos por sí solos; solo pueden pedir a otras personas para que respondan por ellos. En mi mundo anterior, eso provenía de sistemas sociales como el registro familiar y las tarjetas de identificación, y en este mundo, parecía venir de tus familiares y la comunidad local. Al no tener ninguno de esos era equivalente a declararle al mundo que podría ser una persona peligrosa. Pero un hechicero que usa Palabras no puede darse el lujo de mentir… así que por el momento, decidí ser algo vago para no tener que mentir directamente.

“Vine desde el sur, ¿qué te parece?”

“¿El sur? Amigo, no hay “sur”. Esto es tan al sur como suena.”

“¿Qué quieres decir con que no hay sur?”

“Este es el extremo sur. La frontera de la humanidad. Estás en Beast Woods en Southmark.”

(TN: Beast Woods = Los Bosques de la Bestia)

Beast Woods. Ese era un nombre bastante intimidante. Tal vez había un montón de criaturas feroces. Ese jabalí ciertamente era una de ellas. Iba a tener que ser cuidadoso.

¿Cómo iba a explicar esto, de todos modos? En serio no tenía ni idea.

“Realmente vine desde el sur. Es complicado…”

“Oh… ¿Eres… uno de esos tipos de aventureros? ¿Un cazador de ruinas?”

Un cazador de ruinas… Ahora que lo pienso, había ruinas que se remontaban a la época de Mary y Blood, esparcidas en el camino. ¿Tal vez excavar ese tipo de lugares era una ocupación para algunas personas? Si es así, mi situación no era tan diferente. Después de todo, yo mismo estaba tratando de subsistir solo con lo que había adquirido en esa ciudad en ruinas.

“Sí, es algo así…”

“¿Y te perdiste?”

“Umm, supongo… más o menos es eso…” le respondí, sonando casi desanimado.

“Oh, chico.” El semielfo de cabello plateado suspiró en aparente desesperación. “Eres el aventurero más inconsciente que he visto. Eh… lo que sea. Solo tienes que seguir este río aguas abajo. Un par de días y estarás en un pequeño pueblo. Probablemente funcione desde allí. Buena suerte.” El tono de sus dos últimas palabras me dijo claramente que ya no le importaba. Parecía que la buena voluntad que había fomentado trabajando con él estaba desapareciendo rápidamente gracias a la conversación muy sospechosa que había comenzado.

“U-Um, entiendo que no es razonable preguntar esto”, empecé tímidamente, “pero si hay alguna posibilidad de que pueda pasar por el asentamiento del que eres parte o algo así…”

Sus ojos se volvieron increíblemente afilados. Respirando un largo y exasperado suspiro, me fulminó con la mirada.

“No quiero involucrarme contigo ni por un segundo. No me obligues a explicártelo.”

“Lo siento…”

No podía discutir. Tenía toda la razón, y yo lo sabía. Si estuviera en sus zapatos, tampoco habría querido tener nada que ver conmigo. Era un soldado armado de identidad y afiliación desconocida. ¿Quién querría invitar a alguien así en su comunidad?

“Así que no me sigas.”

Me di cuenta de que el sol casi se había puesto, y se estaba haciendo mucho más oscuro.

Se levantó y arrojó el jabalí sobre su espalda. Tenía una estructura delgada, pero parecía ser más fuerte de lo que parecía. Él debe haber entrenado. El entrenamiento aumentó sus habilidades físicas mucho más en este mundo que en mi viejo mundo.

“Ah—¿Estás bien sin luz?”

“Puedo arreglármelas, gracias.”

Murmuró algo, y lo que parecía una bola de luz salió flotando desde las profundidades del bosque hacia él.

“Qué es—”

“Es un hada.”

“Nunca he visto una antes…”

Las hadas y los elementales eran fae menores: seres con existencias frágiles que eran mediadores de la naturaleza y le ayudaban con su trabajo. Había técnicas para poder hablar con ellos y, a veces, hacer uso de ellos. Aquellos que podían manipular esas artes místicas se conocían como elementalistas.

Se decía que los elfos, que eran súbditos de la diosa de los fae, Rhea Silvia, tenían una fuerte afinidad con otros súbditos fae. Evidentemente, este semielfo que había heredado la sangre élfica no fue la excepción.

Recordé haber leído una vez en uno de los libros de Gus que la esencia del elementalismo era ser sensible, empático, y aceptar lo impreciso e inconstante. Era otra rama mística, separada de la “magia”—el poder de las Palabras, con su enfoque en la teoría, el conocimiento, la memoria y la repetición—y de la “bendición”, que ofrecía protección y gracia divina para actuar con disciplina y fe religiosa.

“Adiós”, dijo simplemente, y caminó lentamente con el jabalí en su espalda.

Había sido la única conversación que había tenido con otra persona en casi diez días. Tal vez por eso sentía un extraño impulso de no dejarlo ir. Antes de que lo supiera, lo estaba llamando mientras se iba.

“¡Soy Will! ¡William G. Maryblood! ¿Tú?”

Hubo una pausa antes de que respondiera. “Menel. Meneldor. Dudo que nos veamos de nuevo, sin embargo”, respondió, alejándose. “Intenta no morir en el camino.”

Con el jabalí descuartizado en su espalda, se alejó, el suelo alrededor de él estaba iluminado por la brillante luz del hada. Lo vi alejarse sin intentar seguirlo.

Cauteloso de las criaturas que podrían ser atraídas por el olor de la sangre, me moví a una buena distancia de donde habíamos matado al jabalí. Encendí otro fuego y usé una cuerda para atar mi trozo de lona entre algunos árboles para hacer una tienda rudimentaria. Inscribí Signos que servirían como alarmas de advertencia en varios lugares, y conjuré Palabras con el poder de rechazar insectos y cosas de naturaleza demoníaca. Finalmente, dejé mi manta y me acosté. El hombro de jabalí que conseguí sería el desayuno de mañana.

Había mantenido una conversación con una persona real y viva. En realidad, había ido sorprendentemente bien. Me había preocupado por nada.

Menel. Meneldor. Me pareció recordar que significaba “un águila que vuela muy rápido” en élfico. Había sido un poco grosero, pero me había divertido hablando con él.

Había dicho que probablemente nunca nos encontraríamos de nuevo. Mientras me dormía, esperaba que algún día lo haríamos.

En la oscuridad de la noche, oí una voz.

“Te lo ruego, oh, llama.”

En la niebla entre el sueño y la vigilia…

“Oh, llama mía.”

…estaba una mujer joven con cabello negro y una capucha que ocultaba sus ojos.

“En tu viaje—”

Siempre reticente e inexpresiva, dijo su deseo:

“Te lo ruego, lleva luz a la lejana oscuridad.”

Y luego, como rayos, numerosas visiones iluminaron el interior de mi cabeza, ardiendo en mi mente.

Armas. Gritos. Caos. Sangre. Sangre. Cuerpos. Cuerpos. Cuerpos. Y—cabello plateado.

Inhalé bruscamente.

¡¡Lumen!!

Mientras imbuía la luz en la hoja de Luna Pálida, me apresuré a preparar mi equipo y me precipité dentro del bosque nocturno.

Seguí avanzando, mi camino iluminado por la magia. No tener un camino más rápido era enloquecedor. Las revelaciones claramente pronosticaban una tragedia, y Menel iba a ser víctima de ella.

Apreté los dientes.

Lo sospechaba, pero ahora estaba confirmado: la edad en que vivía era seriamente peligrosa. Alguien que conociste hoy podría ser un cadáver mañana. Una locura…

Miré a mi alrededor. No había nada más que un bosque oscuro. El invierno significaba que la hierba no estaba demasiado crecida, al menos, pero dudaba que pudiera llegar a la aldea de Menel en esta oscuridad simplemente presionando a ciegas. Tenía la opción de rastrear las huellas de Menel, pero si hacía ese tipo de búsqueda cuidadosa, no sabía si llegaría a tiempo. Sin mencionar que Menel bien podría haber cubierto sus huellas. Al fin y al cabo, desconfiaba de mí, y era un cazador profesional. Si él fuera remotamente serio acerca de ocultar sus huellas de mí, no sería capaz de hacer nada al respecto.

Conjuré varias Palabras en rápida sucesión. Estas eran Palabras de Búsqueda, para usarlas para detectar cosas.

“¡Por allí…!”

Era una magia simple que estimaba la dirección general, pero era mejor que nada.

Me preparé para ser muy imprudente.

Sosteniendo mi escudo, empujé a través de los matorrales del bosque, saltado una cuesta empinada, y conjurando Caída de Pluma para ablandar el aterrizaje. Empujé hacia adelante, haciendo un uso intensivo de una variedad de técnicas que cualquier persona acostumbrada a caminar por un bosque común definitivamente frunciría el ceño si me viera.

El hecho de que existía un asentamiento significaba que debería haber un espacio bastante abierto en alguna parte. Parando de vez en cuando para obtener un sentido general de la dirección con las Palabras de Búsqueda, seguí corriendo.

De repente—ahí estaba. Podía ver un terreno abierto fuera del bosque. Había campos con hileras de surcos, y más allá de ellos, a través de la oscuridad de la noche, podía distinguir los contornos de una docena de casas rodeadas por una valla de madera. Parecía que nada había pasado.

“¿No… es demasiado tarde…?”

No… Había una posibilidad, una posibilidad razonablemente buena, de que la tragedia ya había ocurrido. No sabía la causa de lo que había visto en esa revelación. Podría ser un demonio, un goblin, una criatura no-muerta, una bestia… Si me acercaba descuidadamente, era posible que recibiera un golpe antes de que estuviera listo.

Conjuré varias Palabras y apagué la luz que habita en la hoja de Luna Pálida. Primero lo primero: exploración. Decidí mantener mis oídos abiertos y acercarme con precaución. Manteniendo mi cuerpo pegado al suelo, salí del bosque y me acerqué a los campos. Entonces, escuché la conversación.

“Pensé que vi algo brillando en el bosque…”

“¿Seguro que no estabas viendo cosas?”

Había dos linternas, y se estaban acercando. Dos hombres sostenían las linternas, uno de mediana edad y uno adolescente, cada uno con un traje de piel sobre una túnica descolorida y llevando un palo en la mano. Mi primer pensamiento fue que podrían estar en la patrulla nocturna del pueblo. Al menos, no parecían estar nerviosos como lo estarían si hubiera ocurrido un desastre como ese.

Entonces las cosas no eran como yo las había visto en esa revelación todavía, después de todo. Gracias a los dioses.

“¿Hm?”

Cuando estaba empezando a relajarme, el más viejo de los dos hombres notó mi figura atrapada en su linterna. Le sonreí torpemente y decidí caminar. Pensé que si me llamaba a mí mismo como un conocido de Menel, no se pondrían inmediatamente rudos conmigo. Me miraron y apenas habían abierto la boca para hablar cuando di un paso adelante y me lancé con mi lanza.

“¡¿Qué—?!”

“¡Hyeeek!”

Hubo un eco de metal chocando. Avancé de nuevo y balanceé mi lanza hacia un lado sin romper el flujo. Hubo otro choque metálico.

“¡Atrás!” Me paré frente a los dos para protegerlos, bloqueando cualquier cosa que volara hacia nosotros con mi escudo.

¡El atacante…! Si estaban usando un arma de proyectil, entonces ellos no eran una bestia. Eso dejó demonios, goblins y los no-muertos. Rápidamente miré a lo que había caído, esperando poder identificar la identidad de mi oponente.

Era una flecha con plumas blancas.

Mi mente se congeló. Ese mismo instante, hubo un repentino ruido. ¡El sonido vibrante de la cuerda de un arco! Levanté mi escudo y desvié la flecha que volaba hacia aquí.

Las flechas que vienen desde el frente son esencialmente puntos. Es muy difícil derribarlas con una lanza. Mientras protegía las áreas más vulnerables de mi cuerpo, amplié mi luz conjurada y miré en su dirección.

Al final de mi línea de visión… frunciendo el ceño con una mirada seria en su rostro… estaba un semielfo de cabello plateado con una flecha fijada en el arco en su mano.

Detrás de él se encontraban unos diez hombres más con ropa sucia, armados con palos y lanzas. No había duda.

“Menel…”

¿El asentamiento de Menel? ¿Le iba a caer un desastre? ¿Tenía que correr y salvarlo? Qué tonto había sido…

Menel—Meneldor no iba a ser una víctima de la tragedia que había presenciado.

Él era el perpetrador.

Mi cerebro no podía seguir el ritmo. Por qué Menel… Habíamos compartido risas y sonrisas juntos, ¿no…?

“Vayan. Aseguren la aldea”, ordenó Menel. “Me ocuparé de él.”

Los hombres detrás de él comenzaron a esparcirse.

“Espe—” Traté de moverme para detenerlos cuando otra flecha voló hacia mí. Si la esquivaba, su curso la llevaría directamente hacia los dos detrás de mí. La desvié con mi escudo.

“Te dije que no me siguieras… En serio, amigo…” Una especie de emoción brilló en los ojos de Menel, pero desapareció en un instante. “Muere.”

La hazaña que vi en el momento siguiente fue increíble. Disparó tres flechas—dirigidas a mi cara, brazo y pierna—en un solo movimiento fluido e ininterrumpido.

Mi mente seguía siendo un lío, pero mi cuerpo, entrenado por Blood, reaccionó al asombroso ataque de Menel con precisión. Mientras usaba mi escudo para alejar las flechas que venían hacia mi brazo y cara, arrastré mi pierna hacia atrás y giré mi cuerpo hacia un lado, esquivando la flecha final.

“Ah… ah…” Los jadeos sin palabras de los dos detrás de mí empezaron a convertirse en gritos. Finalmente habían empezado a entender la situación. “¡Todo el mundo! ¡Despierten! ¡Despierten!”

“¡¡ESTAMOS BAJO ATAQUE!! ¡Traigan armas! ¡Escondan a las mujeres y a los niños!”

“¡Tch!” Los gritos parecían ponerlo bajo presión, Menel disparó más flechas hacia mí. Cada una de ellas era brutalmente precisa. Estaba seguro de que si no hubiera tenido un escudo, ya tendría varias flechas brotando de mi cuerpo. Y pensar que había considerado no traerlo en absoluto; al final resultó que esta cosa estaba salvando mi vida.

Cuando avancé mientras mantenía mi defensa, Menel se alejó, manteniendo la misma distancia entre nosotros.

Si esta era su separación ideal, entonces… ¡Yo cerraría esa distancia!

¡Acceleratio!” Una explosión de velocidad—

“¡Gnomos, gnomos, deslícense bajo sus pies!” gritó Menel casi al mismo tiempo. El suelo se agitó de repente, tratando de tomar mis piernas por debajo de mí.

Es probable que esto fuera Deslizamiento, un hechizo que utilizaba gnomos, los elementales de la tierra. Todavía estaba acelerando; si mi pie quedaba atrapado, mi impulso probablemente causaría una fractura.

Pude ver a Menel sonriendo con satisfacción. Había utilizado ese poder elemental en el momento perfecto, y yo no tenía ninguna estrategia inmediata para lidiar con este tipo de cosas. Y como no tenía una estrategia—

“¡¡SSEHHH-HNG!!” Golpeé el suelo con mi pie con todas mis fuerzas. Hubo un ruido atronador. El suelo tembló poderosamente, y los gnomos detuvieron su trabajo como si estuvieran asustados en la quietud.

¿Qué?” Menel se quedó boquiabierto. También lo hicieron los hombres tratando de atacar la aldea. Incluso los hombres que habían salido con armas, con la intención de luchar, me miraban con los ojos bien abiertos.

Todos eran evidentemente inconscientes—que si eras atacado, ¡podrías resolver casi todo por la fuerza!

“¡Maldita sea!” Menel retrocedió aún más, maldiciendo.

Después de disparar flechas hacia mí en rápida sucesión, colgó su arco sobre su hombro y comenzó a lanzarme cuchillos. Vinieron hacia mí en un arco—tal vez tenía una manera especial de lanzarlos, o tal vez los cuchillos tenían algún truco según su diseño—curvándose hacia mí desde la izquierda y la derecha. Los que eran seguros para evitar, los esquivé girando mi cuerpo; los que no lo eran, los desvié con mi escudo. Presioné aún más. Los escudos realmente eran convenientes. Me alegré de haber traído uno.

Menel parecía que finalmente se había resignado a enfrentarme. Sostenía su hacha lista para atacar, y luego—

“¡Salamandra! ¡Quémalo!”

Por detrás, un aliento de fuego rugió hacia mí saliendo de las llamas de la linterna del hombre de mediana edad. Sin darme la vuelta, saqué mi lanza y la empujé contra las llamas, dispersándolas.

Más o menos había visto eso venir.

“De ninguna manera.” Menel parecía estupefacto.

Su finta era bastante sencilla en comparación con el del dios de la no-muerte y su falta de escrúpulos, y los trucos que Gus y Blood me jugaban cuando se ponían serios.

Mientras Menel estaba allí, cerré la distancia.

“Eres malditamente fuerte…” dijo con una sonrisa amarga en su rostro.

Embestí el mango de mi lanza en su plexo solar.

Oí el aire siendo forzado a salir de sus pulmones y cayó de rodillas. Su diafragma estaba contrayéndose y no podía controlar su respiración. Él no sería capaz de moverse adecuadamente por un tiempo. Mientras tanto, conjuré la Palabra de Creación de Telarañas para detenerlo.

Miré hacia la aldea. No hubo ninguna batalla; todo el mundo solo había estado viendo nuestra lucha con asombro. Me consideré muy afortunado.

Decidí capturar al resto de los invasores antes de que alguien se lastimara.

El resultado: nadie murió.

Después de derribar a Menel, logré neutralizar el resto de su grupo, conformado por 10 personas, de invasores con relativa facilidad usando las Palabras de Sueño y Parálisis. De un modo u otro, se había evitado una incursión terrible, y aunque hubo algunas personas heridas, no tuve problemas para curarlas con mi bendición.

Debido a esto, recibí una gran cantidad de gracias de parte de la gente de la aldea como “un guerrero santo de buen corazón que pasaba”—pero cuando el sol empezó a levantarse en la plaza de la aldea en sus afueras, mi rostro estaba mostrando nada más que disgusto.

En el centro de la plaza había algo así como un pequeño santuario, donde un montón de piedras de forma irregular habían sido apiladas. Era un santuario dedicado a los dioses buenos. Me imagino que había sido creado amontonando piedras que los aldeanos habían desenterrado mientras cultivaban los campos y no sabían qué más hacer con ellas. En ese sentido, probablemente fue también un monumento a sus esfuerzos agrícolas.

Si la costumbre aquí era igual a lo que Gus me había enseñado, a menudo se celebraban reuniones importantes ante los dioses en pequeños asentamientos como este, a veces haciéndoles juramentos. Incluso en mi mundo anterior, había muchas regiones que tenían asambleas y votos importantes ante su dios. En este mundo, sin embargo, donde los dioses podían ejercer su influencia sobre la realidad, esta costumbre tenía aún mayor significado.

En este momento, en esta plaza con su santuario, los hombres de la aldea estaban celebrando un debate sobre cómo lidiar con los invasores de la aldea, que habían sido paralizados y atados.

“Por enésima vez—”

“¡Cuelguen a esos malditos cabrones! ¡Fin de la discusión!”

“¡Escuchen lo que les digo!”

“En primer lugar—¡Oye! Dije, en primer lugar—”

“¡Ellos de repente vinieron y nos atacaron!”

“¡Miren, eso no es lo importante aquí!”

Que desastre. De hecho, parecía que todo el mundo se estaba gritando el uno al otro.

Esto era horrible.

Por un momento, me pregunté por qué se estaban comportando así—y entonces de repente comprendí algo sobre los aldeanos. Tenían diferentes tonos de piel, cada uno de ellos tenía un acento distinto, y en su agitación, algunos de ellos gritaban furiosamente un vocabulario grosero que no había oído de ninguno de los otros.

Cuando me di cuenta de esto con sorpresa, un hombre de mediana edad se acercó a mí.

“Mis humildes disculpas, señor, por la vergüenza. Agradezco amablemente por la ayuda, estoy muy agradecido.” Él inclinó su cabeza hacia mí. Me di cuenta de que era el mismo hombre que había conocido antes, uno de los dos que había sufrido el primer ataque de Menel. “Mi nombre es John, señor.”

“Ah, de nada. Um… Mi nombre es William. Eh… Así que…” Ignorando a la gente que se gritaba el uno al otro por el momento, traté de obtener una mejor imagen de las cosas a través de John.

Justo como había oído de Menel ayer, estaba actualmente en Beast Woods, Southmark. Los bosques eran profundos y amplios, con criaturas feroces y “bestias” aún más peligrosas corriendo desenfrenadamente. Como resultado, John explicó, la influencia del Reino Fertile que gobernaba esta área no se extendió aquí.

“Voy a decir que tenemos muchos personajes de, digamos, historias interesantes…”

Criminales, siervos fugitivos, refugiados de las naciones caídas, aventureros que todavía trataban de abrirse camino mediante la caza de ruinas—todo tipo de personas que, por una razón u otra, no podían vivir en la ciudad naturalmente se reunieron y formaron esta aldea. Al parecer, había un número de tales asentamientos esparcidos por estos bosques.

Naturalmente, los lugares de origen de los aldeanos, sus normas y sus percepciones de la ley variaban enormemente. No era de extrañar que fueran así cuando trataban de celebrar una reunión. Yo simpatizaba con su difícil situación, pero al mismo tiempo—

“Me pregunto qué pasará con ellos.” Miré a Menel. Él había sido atado por las Palabras de Creación de Telarañas y Parálisis y fue dejado en el suelo; no podía ver su expresión desde donde yo estaba.

Si formabas un grupo y asaltabas una aldea en un área fuera del alcance de la ley, luego fallabas y eras capturado… Tenía que admitir que lo que te sucedería era algo predecible.

Menel sería asesinado a manos de la muchedumbre y dejado colgado… o algo así, supongo.

Eso dejó un mal sabor en mi boca. Podía sentir que estaba actuando suave, un remanente de mi vida pasada, pero todavía había algo que hacía esto un poco difícil de aceptar para mí.

Por egoísta que fuera la razón, la idea de que las personas que había capturado iban a morir—que yo, en esencia, causaría la muerte de otros—no era algo que yo quería enfrentar, ni quería que la brutal justicia de la multitud fuera una de las primeras cosas que consiguiera ver al entrar en la civilización. Además, incluso si era un bandido, no me sentía bien con la perspectiva de ver a alguien que conocía, alguien con quien había tenido una conversación, morir delante de mí en un estado de confusión paralizado.

Quiero decir, después de salir de la ciudad, me imaginé que el primer lugar en el que me encontraría sería un arrabal con un deficiente orden público, así que había estado preparado para que las cosas se pusieran un poco feas, pero nunca esperé que fueran así de mal tan rápido.

Luchar contra los bandidos es un tropo clásico de una historia de aventuras, pero ahora que me encontré con ellos en la vida real, me di cuenta de lo difícil que era lidiar con ello. No podías simplemente enviarlos de vuelta y no esperar ningún problema más adelante. Mientras me preguntaba si había algo que pudiera hacer—

“Me temo que no sé qué va a pasar con ellos, tampoco.”

“¿No lo sabes?” Incliné la cabeza. En una situación como esta, yo había estado esperando que cualquier solución que tomaran probablemente implicaría matar a los invasores.

“Son rostros familiares, mira. Nuestros vecinos, si se quiere, de la aldea de al lado. Ah, digo vecinos, pero ellos no están inmediatamente adyacentes a nosotros. Hay un día de camino entre nosotros a través de los bosques y ‘cruzar un arroyo’.”

“¿Eh?”

¿La aldea vecina los atacó? ¿En medio del invierno? ¿Sin ninguna advertencia?

“Ellos no tiene un buen pasar, ninguno de nosotros tampoco, pero tienen suficientes provisiones, por lo que sé… Habría dicho que eran gente bien agradable para residentes de estos bosques, y pensé que nos habíamos estado llevando bastante bien hasta ahora.”

Hmm. Eso suena misterioso.

“Además, ese elfo de cabello plateado, él tiene una buena reputación alrededor de esta zona como un renombrado cazador. Él nos ayudó muchas veces en la eliminación de bestias peligrosas. Muchos de nosotros aquí le debemos nuestra vida a él. No lo entiendo.”

Estaba empezando a ver de dónde venían las dudas de John y acababa de asentir cuando noté un cambio en todos los gritos en la reunión.

“Muy bien, muy bien”, dijo un anciano, aplaudiendo con fuerza. “Estoy seguro de que todos se están cansando de hablar. ¿Por qué no tomamos un poco de agua?”

Parecía que todo el mundo se había quedado afónico en este momento. El anciano debe haber estado esperando ese momento perfecto para unirse a la reunión.

Era bajito, con el cabello casi blanco, y usaba un bastón. Parecía amistoso, pero tenía una mirada en sus ojos que me decía que era un hombre a vigilar de cerca. La pequeña cicatriz cerca de su ceja izquierda era muy distintiva. Parecía una vieja herida de una espada.

“El señor mayor es Tom”, me dijo John amablemente. “Es el anciano de la aldea.”

Mientras se pasaba la jarra de agua, Tom empezó a hablar. “Muy bien. No tienen que dejar de beber, pero me gustaría que escucharan lo que tengo que decir por un momento. En primer lugar, solo para comprobar: Los que yacen aquí son en su mayoría de la aldea vecina, ¿sí? Y luego está el cazador de cabello plateado.”

Las palabras del anciano tenían un flujo suave que parecía atraerme. Porque él había programado esto justo cuando los aldeanos estaban cansados ​​de hablar y ahora estaban bebiendo y tomando un respiro, todos los hombres que habían gritado tanto no estaban haciendo ningún intento de interrumpir las palabras del anciano. Es inteligente, pensé.

“John, creo que viste a estas personas precipitándose hacia nuestra aldea anoche, llevando armas. ¿Es eso correcto?”

Todos los ojos se volvieron hacia John, que estaba sentado a cierta distancia del resto de los demás en la reunión.

“En efecto, Anciano”, respondió con calma, asintiendo. “Y fui salvado por este guerrero santo.”

“Mm. Por favor, permítame también expresar mi agradecimiento.”

“No es necesario”, dije. “Es, uh… Todo fue gracias a la guía del dios de la llama.”

“Entonces debo expresar mi gratitud a ese dios también”, respondió Tom. Volviéndose hacia el santuario, dio una reverencia informal de adoración y sonrió. Su expresión me recordó un poco a Gus.

Me dirigió brevemente una mirada significativa, y mientras todavía estaba tratando de averiguar qué significaba exactamente, él continuó. “Bien, veamos. Por el momento, ¿podemos suponer que mientras estamos aquí discutiendo esto, nos protegerás en caso de que algo suceda?”

“Hmmm…”

Sonaba como si Tom quisiera que esta conversación se dirigiera a obtener una explicación de los bandidos. Quería llegar al punto en el que podría decir que sería seguro liberarlos de la parálisis porque yo estaría alrededor para protegerlos si comenzaran a volverse violentos de nuevo. Pensé por un momento y respondí: “Por la llama de Gracefeel, protegeré a todos aquí.”

La razón por la que mantuve el objeto de esa frase ambiguo era por si descubría que este pueblo tenía una buena razón para ser atacado. Dependiendo de las circunstancias, también podría tener que proteger a los agresores.

“Entonces estaremos a salvo incluso si se vuelven contra nosotros”, dijo Tom, sonriendo ligeramente. Él parecía haber captado mis intenciones. “Todos, estoy pensando que deberíamos comenzar por levantarlos y hacerles algunas preguntas. ¿Qué dicen?”

Uno de los aldeanos que había estado bebiendo agua terminó su bebida con un audible suspiro de satisfacción. “Anciano”, dijo, “no es una buena idea darle a la gente que vas a colgar una oportunidad de hablar. Comenzarás a sentir pena de ellos y entonces no será tan fácil hacer el trabajo. Cosas como esta es mejor hacerlas rápido.”

Pude ver a algunas personas estar de acuerdo.

La gente que se encontraba en estas tierras probablemente estaba razonablemente acostumbrada a este tipo de cosas. El hecho de que conocieran a sus atacantes probablemente tenía mucho que ver con ello también.

“¿Seguramente deben estar de acuerdo en que es peligroso permanecer ignorante de los hechos? Además, no sería bueno hacer que el guerrero santo que nos ayudó piense que tenemos algo que ocultar.” Tom pareció haber conseguido que los aldeanos se pusieran de su lado. Se volvió para mirarme.

Asentí.

Menel pudo haber tenido una personalidad tajante, pero no me había parecido una persona que disfrutara matando gente y robando sus bienes. Y aunque había contemplado la posibilidad, no parecía que la gente de esta aldea sabía alguna razón por la que merecían ser atacados, tampoco.

¿Qué diablos pasó aquí? ¿Cuál era la razón por la que estas personas habían atacado a sus vecinos?

Mientras reflexionaba sobre ese misterio, fui de persona a persona y deshice las Palabras.

Después de desatar a la gente del pueblo vecino y pedirles que se explicaran, una situación saltó a nosotros que era aún más terrible que antes.

“Demonios. Nuestra aldea fue acabada por demonios…”

“Mucha gente murió.”

“Trajeron bestias como los que nunca había visto…”

Para resumir lo que nos dijeron: su aldea, que estaba a un día de aquí, aparentemente había sido devastada por un ataque de demonios y las bestias que trajeron con ellos. Alrededor de la mitad de los aldeanos habían sido asesinados, varios edificios habían sido quemados por completo, y aquellos que tuvieron la suerte de haber escapado con sus vidas no tenían adonde ir. Con mujeres, niños y heridos a proteger, quedaron simplemente a la espera de la muerte en la amargura del invierno, sin comida, sin paredes, sin techo o una sola posesión.

Esa era la situación en la que estaban cuando —

“Fui yo quien sugirió el saqueo”, dijo Menel en voz baja, con la cabeza baja. “No habrían tenido la oportunidad de vencer a los demonios respaldados por bestias. En lugar de simplemente acostarse y morir, les sugerí ir a saquear a algún lugar cercano, llenar sus vientres, e ir a otro lugar. A cualquier otro lugar.”

Al parecer, ocurrió que Menel pasó por esa aldea mientras rastreaba al jabalí y rápidamente había reunido su situación. Luego había cazado al jabalí para satisfacer sus necesidades inmediatas y regresó con la carne mientras se congelaban en el bosque. Fue entonces cuando sugirió el saqueo y reunió a los hombres para realizar un asalto nocturno.

Desde su punto de vista, esta aldea probablemente no podía permitirse el lujo de acoger a muchos refugiados, e incluso si intentaban pedir su ayuda, podían ver el rechazo venir. Si la aldea estaba preocupada de que se convirtieran en ladrones, incluso podrían ser atacados. En ese caso, bien podrían convertirse en ladrones en primer lugar, atacar antes de que la aldea entendiera la situación, tomar los bienes, y alejarse de los demonios.

En un lugar donde no llega el poder del reino, sin duda fue una decisión lógica para hacer en una crisis. Pero entonces, Menel—

“Tú no vivías en ese pueblo, ¿verdad?” le pregunté. “¿Por qué fuiste tan lejos por ellos?”

“Marple, la anciana de la aldea”, dijo brevemente. “Ella hizo mucho por mí.”

“¿Qué le pasó a Marple?” preguntó Tom, frunciendo el ceño.

“Dicen que murió.”

“…Ya veo.” Él asintió en silencio.

“Yo fui quien lo sugirió. Cuélguenme. Yo dirigí a los demás por mal camino. Déjenlos ir. Por favor.”

El debate entró en desorden. Gritos y chillidos comenzaron a intercambiarse de acá para allá: algunos gritaban, “Como demonios podemos hacer eso, colguémoslos a todos”, otros decían que deberían encontrar alguna manera de ofrecer protección a viejos conocidos, mientras que otros insistieron en que era imposible ofrecerles ayuda.

John y Tom llevaban expresiones sombrías.

“Anciano…”

“Mm.”

Estaban en una situación donde los demonios que destruían aldeas estaban cerca, pero antes de que pudiera comenzar esa discusión, primero tenían que juzgar a estas personas, que eran sus vecinos y originalmente eran víctimas. Debe haber sido frustrante.

“Tenemos una deuda con el cazador y me compadezco de la situación de nuestros vecinos… Sin embargo”, dijo dolorosamente, “deben ser colgados.”

Incluso si los aldeanos los liberaban, todavía no tendrían lugar a donde ir y probablemente planearían otra incursión. Lo que significaba que ahora que habían atacado, la aldea no tenía más remedio que matarlos, tanto para su propia protección como para guardar las apariencias.

Aunque circunstancias inevitables habían llevado a los asaltantes a esto, los aldeanos aún los matarían por seguridad; no tenían ni los métodos ni los recursos para salvarlos. Los atacantes también sabían que, incluso si hubieran pedido ayuda, no se les habría concedido ninguna misericordia ni tolerancia, y por eso no habían tenido más remedio que optar por métodos violentos desde el principio.

Ser racional significaba ser cruel. Esta era la preocupación exacta que mis padres habían expresado sobre el mundo exterior. El estado de las cosas aquí era de hecho oscuro.

Mucha gente habría llamado a esto una situación desesperada. Habrían dicho que ese era el tipo de violencia y crueldad que a menudo se encontraba en lugares remotos, y nada bueno podría resultar de enredarse en ello.

No tenía ni una razón para intervenir en este incidente ni el deber de involucrarme para empezar. Podía fingir que no había visto nada, y seguir en dirección al pueblo hacia el norte. Estaba seguro de que podría encontrar alguna forma de encajar si encontraba una zona urbana que fuera un poco más civilizada. No había ninguna razón para quedar atrapado en todos los problemas que me encontrara.

Sabía que esa sería la decisión correcta.

Sin embargo.

Mi mamá me había dicho que quería que yo hiciera el bien, que amara a la gente sin temor a la pérdida. Mi papá me había dicho que siempre avanzara y tuviera confianza en el resultado, para no dejar que mis preocupaciones me detuvieran. Y sus palabras seguían allí en mi corazón.

Y por eso decidí decir, “al diablo con ser prudente”, y di un pequeño pero atrevido paso adelante.

“¡Disculpen!”

Por el bien de las palabras que mis padres me habían dejado, para mantener el juramento que le había hecho a mi dios, iba a tratar de revertir la “situación desesperada” ante mí.

Levanté mi voz lo más fuerte posible, y para mi alivio, todos se volvieron. La enunciación era importante para utilizar la magia de las Palabras de manera efectiva. Estaba usando el entrenamiento que Gus me había dado al máximo.

Extendiendo mis brazos de manera exagerada para enfocar su atención, elegí cuidadosamente mis primeras palabras—

“¡¿Puede esto ser resuelto con dinero?!”

Los ojos de los aldeanos parecían salir de sus cabezas. Seguí adelante, tratando de estar un paso por delante de su comprensión.

“Compensación. Dinero de expiación. ¿Tienen una costumbre así aquí?”

Según Gus, era costumbre en muchas regiones que cuando se cometiera algún tipo de mal, el asunto podría resolverse con un pago de plata o ganado en vez de sangre. El conocimiento que tenía de mi vida anterior apoyaba esa afirmación. Tales costumbres se habían seguido en regiones de todo el mundo, desde el germánico al celta, el ruso y el escandinavo. Leí en alguna parte que todavía existía en algunas áreas islámicas modernas, donde se podía elegir entre qisas o diya—represalia o compensación.

A este ritmo, se derramaría sangre. Si pudiera resolver esto con dinero, entonces eso era lo que iba a hacer. Podía imaginar lo que Gus diría: “Qué maravilloso es el dinero—¡incluso puede comprar sangre y retribución!”

“¡E-Espera! ¡Espera un momento! Claro, lo hacemos, pero, ¿quién diablos va a pagar?”

“¡Estos tipos no tienen nada más que la ropa en sus espaldas!”

Obtuve una respuesta. Además, no había sido “¡¿Dinero de expiación?! ¡Cómo te atreves!”, sino más bien una pregunta práctica de quién pagaría. Si hubieran rechazado la idea de plano, las cosas se habrían complicado, por lo que agradecí sinceramente la oportunidad que me dieron.

Dentro de mi cabeza, la maquinaria mental que Gus me había equipado estaba siendo puesta en marcha.

“¡Yo voy a pagar!”

Los murmullos se extendieron de nuevo por la multitud.

“Tranquilícense, todo el mundo.” Tom tranquilizó a los aldeanos, y luego me preguntó, “¿A qué se debe, guerrero santo?”

“Es porque los demonios son mis enemigos mortales y causaron la ‘muerte’ de mis padres.” Mientras exageraba un poco para sonar más convincente, no era una mentira. Era verdad que Mary y Blood habían muerto porque se habían enfrentado a las fuerzas demoníacas. “Y yo soy un sacerdote otorgado con la protección de mi dios. He hecho un juramento a mi dios, el dios de la llama, para alejar el mal y traer la salvación a los que están afligidos. Si los demonios malignos han hecho daño a estas personas, entonces estas personas tendrán mi ayuda.”

Declaré mi posición mientras estaba de pie y gesticulaba dramáticamente. Estos trucos de hablar también habían venido de Gus.

“Además, los demonios no pueden ser dejados solos para ocupar esa aldea. Voy a ir allí para luchar contra ellos. Por ese motivo, tú, el hombre de allí—” señalé a Meneldor. Él me miraba, atónito. “Eres un cazador talentoso que conoce los bosques, ¿no? Me gustaría contratarte para rastrear a los demonios. Se te pagará generosamente.”

El murmullo surgió de los aldeanos una vez más. Si pudieran recuperar su aldea asediada por los demonios, no habría necesidad de luchar entre ellos. El rencor sobresaliente podría ser resuelto con dinero de expiación, y estarían en paz. Todo el mundo gana, con la única excepción de un benévolo guerrero santo que nadie tenía la menor idea de quién era, que sufriría una pérdida razonablemente grande.

Hablaron cosas entre sí, y no pasó mucho tiempo antes de que llegaran a la misma conclusión. El hecho de que yo hubiera lanzado algunas monedas de oro y plata delante de ellos también les había dado un empuje eficaz.

“¿Estás seguro de todo esto, señor?” me preguntó John. “Este arreglo está todo al revés hasta donde puedo ver, pero no hay nada en él que te beneficie—”

Le sonreí. “Si se benefician de esta situación, entonces habrán sido los dioses bendiciéndolos a todos por sus buenas naturalezas”, le dije mientras oraba a mi dios por un pequeño milagro. “Gracefeel, dios de la llama, gobernante de las almas y el samsara, vela por sus vidas con ojos de misericordia.”

Mientras decía esas palabras, el milagro que deseaba apareció. Una pequeña llama se elevó ante el santuario de la plaza de la aldea dedicado a los dioses virtuosos. Un grito ahogado vino de los espectadores, que corearon palabras de gratitud y ofrecieron sus propias oraciones.

Ayudé a personas en una crisis derramando la menor cantidad de sangre posible. Y aunque podría haber exagerado un poco la presentación, les recordé que Ustedes también existen. Sufrí una cierta pérdida financiera, pero como Tus manos, como Tu espada¿tal vez la forma en que superé esta situación no fue tan mala…?

Después de que susurré esto en mi mente, tuve la sensación de que en algún lugar, mi dios me había dado una pequeña sonrisa.

Hablé con todo el mundo y tuvimos un representante de cada aldea que tomó parte en una ceremonia para solucionar su resentimiento.

Tan pronto como se hizo esto, me dispuse a proteger a los sobrevivientes de la aldea atacada por demonios que habían sido físicamente incapaces de participar en la incursión, como mujeres, ancianos y niños. Estaban acurrucados alrededor de una fogata en el bosque, temblando por el frío. Al principio estaban asustados de mí, pero después de que Menel les explicara la situación, rápidamente lo entendieron.

Muchos de ellos estaban heridos o comenzando a coger resfriados, así que los sané usando las bendiciones de Cerrar Heridas y Curar Enfermedades. Entonces, conseguí que la primera aldea los albergara temporalmente, con la promesa de que solo sería hasta que volviera a tomar la aldea que había sido atacada.

Los tomaron con los brazos abiertos, aunque estaba bastante seguro de que no había ni una onza de buena voluntad en por qué lo hicieron. Era solo que habíamos llegado a un acuerdo; probablemente también estaban considerando el valor de mantenerlos como rehenes contra los hombres, quienes también se habían visto obligados a aceptar por el momento. Dicho esto, protección era protección, y me alegré por ello.

Imaginé lo que pasaría si moría tratando de recuperar la aldea. Era posible que se hubieran vuelto incapaces de ayudar a las personas que habían protegido y se verían obligados a matarlos. Mientras oraba junto al santuario, pensé en cómo debía ganar a toda costa.

Meneldor se acercó a mí. “¿Con qué fin haces esto?”

“¿Hm? Lo que dije que era. No estoy ocultando nada.” No podía ignorar la propagación de los demonios, y quería evitar que todos se mataran unos a otros. Todo lo que había hecho era tomar las medidas necesarias para que eso sucediera.

“Oh, claro, ya estoy trabajando para ti. Supongo que es más fácil pedir perdón que permiso.”

¡Vaya! No era así como se suponía que debía ir. Sentí que era importante obtener la aprobación de Menel. “¿Puedo contratarte para recuperar la aldea y rastrear a los demonios?”

Él frunció el ceño. “¿Eh, amigo? Incité a saquear y asesinar. ¿Estás seguro de que no necesitas juzgarme, oh guerrero santo?

“Ya he cerrado el libro sobre eso pagándoles la compensación. Y no lo hiciste por elección, ¿verdad? No podías abandonar la aldea—la aldea que te ayudó—en su momento de necesidad.”

Podría haber dicho que un pecado era un pecado. Todos ellos, Menel incluido, técnicamente tenían la opción de acostarse y morir sin dañar a nadie, y si hubieran podido elegir esa opción, eso podría haber sido muy noble.

Pero optar por robar a otro en lugar de aceptar la muerte no era despreciable; era natural. Aún más si tenían personas como mujeres y niños que sentían una obligación de proteger.

“Prefiero no juzgar a una persona normal tomando una decisión normal si puedo evitarlo…”

Él chasqueó la lengua. “¿Alguna vez pensaste que podría guardar rencor y apuñalarte por la espalda?”

“Si muero, son los aldeanos los que sufren.” Al menos hasta que recupere la aldea de los demonios. No podía imaginar que el cazador de cabello plateado frente a mí fuera incapaz de sopesar las ganancias frente a las pérdidas.

Menel finalmente apartó la mirada. “Eres un blanco fácil. Alguien te va a robar algún día pronto, y ese será tu fin.”

“Tal vez, sí.” No pude evitar sonreír. Ese era un futuro que podía imaginar. Me recordé a mí mismo que no podía seguir tomando del regalo de Gus; tenía que ganar dinero en algún lugar para recuperar la cantidad que había usado.

“Keh. Lo que sea, amigo. Trabajaré para ti. Necesito el dinero para ellos, de todos modos.”

“Sí. Gracias por tu ayuda.”

Los labios de Menel se curvaron cínicamente, y asintió. “Sobre ese tema, ¿qué vamos a hacer, jefe?”

“¿Avanzar, supongo? No podemos permitirnos el lujo de perder el tiempo…”

A esto le siguió un silencio y una mirada de crítica.

Yo… tenía un plan… por así decirlo… Pero tal vez debería haber esperado que él estaría en contra de esto. Tal vez había sido un poco descuidado…

“Eh, tienes razón.” Sorprendentemente, él asintió. “Será mejor que nos movamos rápido. Quiero decir, hay una buena probabilidad de que las personas de la aldea se hayan convertido en no-muertos.”

Me quedé en silencio. Lo había olvidado.

Así como este mundo estaba lleno de la protección de los dioses virtuosos, también estaba lleno de la protección benevolente del dios de la no-muerte, Stagnate.

Era extremadamente raro que el dios de la no-muerte llamara directamente a héroes talentosos, formara un contrato con ellos y creara no-muertos de alto nivel, como había sucedido con Mary y Blood. Sin embargo, debido a la naturaleza omnipresente de la protección de los dioses, no era nada especial para una persona que murió con lamentos persistentes levantarse de nuevo como un no-muerto, y podría suceder por cualquier número de razones, incluyendo enemistad, confusión o simplemente la muerte llegó demasiado pronto para darse cuenta o aceptarla.

“No hay necesidad de darle a las personas en la aldea un vistazo de sus padres, hermanos e hijos no-muertos. Probablemente deberíamos terminarlos rápidamente si podemos.”

Asentí. “Tengo que devolverlos al samsara antes de que empiecen a vagar y se pierdan.”

Solo necesitaba localizarlos, y podría devolverlos al samsara con la bendición del dios de la llama. Pero no podía hacer nada por las almas perdidas que no había manera de encontrar. Tenía que actuar antes de que eso sucediera.

“¿Pero tenemos una oportunidad contra los demonios en la aldea?” preguntó Menel. “Si hay un montón de ellos, y también tienen bestias…”

“Sí.”

Bueno… Sí, pensé. No creo que esa parte vaya a ser un problema, Menel. Después de todo, yo había estado aniquilando demonios no-muertos día tras día en la ciudad de los muertos, así que ahora—

“Estoy acostumbrado a eso.”

Anuncios

6 comentarios sobre “Paladin of the End Volumen 2 Capítulo 1

  1. *.* fenomenal estubo magnífica tu tracción fuida y muy congruente .
    PD: si cumples tus promesas lurixer
    PD2: cuando tendrás más de esta droga bendita me leí el cap. Tam genialmente que cuando me di cuenta ya se avia terminado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s