Paladin of the End Side Story

SIDE STORY

Era una luna llena. La fortaleza estaba llena del olor de la muerte.

Había cadáveres de personas. Cuerpos que habían sido cortados hasta la muerte, apuñalados hasta la muerte, mordidos y golpeados hasta la muerte. Cuerpos cubiertos de barro, sangre y tripas. Nadie se volvería a reflejar en sus ojos vacíos.

Había cadáveres de demonios. Algunos con formas tomadas de humanos, otros un monstruoso cruce entre hombre y bestia. Todos estos, también, cortados o apuñalados hasta la muerte.

Los cadáveres de humanos y demonios estaban esparcidos por todas partes, enredados, entrelazados. Se habían matado unos a otros.

Algunos habían perdido miembros. Otros habían tenido uno o ambos de sus ojos arrancados. Incluso otros tenían sus intestinos colgando fuera de su cuerpo. Algunos incluso habían terminado en parejas, con sus armas clavadas en los puntos vulnerables del otro.

En el patio de esa fortaleza, que era la encarnación de la palabra “horripilante”, dos personas se enfrentaban.

Uno era un hombre. Era un hombre muy grande de pelo rojo, con una gruesa armadura de cuero de bestia. Tenía un cuerpo musculoso, bien forjado, pelo largo y descuidado como un león y ojos afilados. Su nombre era Blood. Era un guerrero.

Sin decir nada, el hombre sostenía su espadón de dos manos en la mano. Su larga hoja era gruesa y afilada.

Una figura enorme estaba de pie frente a Blood. ¿Qué comentarios se podrían hacer sobre esa cosa? Era grande. Asombrosamente grande y grueso. Su cabeza se asemejaba a la salvaje cabeza de una cabra montés negra, que habita en los cañones, con cuernos enormes y una cara ovalada. Pero sus ojos no eran los de una cabra. Sus ojos tenían pupilas hendidas verticalmente, como un reptil, y aunque no había emoción en ellos, había ciertamente una inteligencia que no se encontraba en las bestias salvajes.

Mueve la mirada hacia abajo por debajo del cuello, y su cuerpo se asemejaba a una persona. Sus brazos estaban llenos de músculos gruesos y cubiertos de corto pelo negro. Tenía un pecho voluminoso y abdominales. Y finalmente, al bajar de sus musculosos muslos a sus pies, tenía una estructura de cabra y pezuñas. Su forma era una caricatura inquietante, una mezcla de partes de cabra y partes humanas, mezcladas juntas sin rima ni razón.

Sostenía una cimitarra enorme, desesperadamente gruesa, que también tenía un parecido con un sable japonés o un cuchillo de carnicero. Este demonio gigantesco, uno o dos tamaños más grandes incluso que Blood, era conocido, si seguías la clasificación taxonómica, como un “baphomet”.

“Oye, rey de la fortaleza.” Fue Blood quien habló. “¿Cómo estás?”

El baphomet no respondió. Simplemente estaba con su cimitarra lista. Había determinado que el hombre delante de él no sería un oponente fácil.

“Mira… A los guerreros se les enseña a dar nuestros nombres y un comentario o dos antes de llegar al negocio de la batalla.” Blood se encogió de hombros. “Demonios… malditos salvajes.”

Tal vez eso parecía un momento de debilidad. El baphomet se precipitó hacia adelante, blandiendo su cimitarra hacia abajo hacia su oponente.

En ese instante, la cabeza del baphomet voló. Blood había dado un paso hacia el baphomet con el doble de velocidad y lo decapitó.

Había saltado directamente al corte de su oponente, pero debido a que había empujado su propia espada en el camino de su oponente y lo había derrotado, no sufrió un solo rasguño. El cuerpo del baphomet, que ahora le faltaba la cabeza, se desplomó de rodillas y cayó al suelo.

¿Haber luchado contra un líder demonio en combate cuerpo a cuerpo y haber ganado en un solo golpe? Este hombre claramente tenía habilidades extraordinarias con la espada.

“Demonios. Absolutamente malditos salvajes.” Blood volvió a encogerse de hombros.

“Si estás llamándolos salvajes, entonces están realmente en un mal lugar.” Una voz nueva y clara. Era una voz impropia para un campo de batalla que apestaba a sangre.

Su dueño era una mujer, que tenía su exuberante cabello rubio recogido en un moño trenzado. Sobre su blanco y verde vestido de sacerdotisa, llevaba un cinturón de espada, unido a lo que era una espada de una mano y un pequeño escudo. La armadura de cuero poco común que llevaba estaba ligeramente mal adaptada para ella, pero ella la llevó con confianza. Probablemente tenía un cierto grado de conocimiento de las artes marciales.

Su nombre era Mary. Ella sonrió dulcemente a Blood con sus hermosos ojos verdes.

“¿Eres consciente de la frase ‘el burro hablando de orejas’?”

“Oye, no merezco eso. Tengo estilo.”

“Estilo. El hombre cuya mayor satisfacción es ahogarse en la bebida, meter carne en su boca y tener grandes peleas dice que tiene estilo.”

“Si eso no es estilo, ¿qué es?”

“Estás abriendo nuevos caminos, Blood. Desafortunadamente, en la dirección equivocada.”

“¡Blood el Pionero! Diablos, me gusta eso. Oye, no me apliques la ley del hielo.”

Antes de que sus bromas amistosas pudieran ir más lejos, el cielo al sur se iluminó con una luz cegadora. Un momento después, hubo un sonido atronador, y retumbó el suelo debajo de ellos.

Blood silbó. “Parece que el equipo del viejo Gus lo logró.”

“Sí, eso parece”, Mary asintió.

“Derribé esta buena fortaleza, también. No tendrán problemas para salir.”

“Todavía no puedo creer que tomaras una fortaleza entera por tu cuenta. Es honestamente ridículo, aunque fuera pequeña.”

“¡Ay, cielos!”

“Eso no fue un cumplido. En cualquier caso… les daré un funeral sencillo y evitaré que se conviertan en no-muertos. Por eso estoy contigo después de todo.” Mary comenzó a ofrecer una oración a los muertos a su alrededor. “Mater nuestra Madre Tierra. Gracefeel, dios del flujo… Que las almas de los muertos no vaguen. Que no permanezcan bajo la protección del dios de la no-muerte, llenando el mundo… “

Cuando Mary se puso de pie, orando en este lugar infernal, Blood la observó con una sonrisa. Luego rió entre dientes y cerró los ojos.

“Uf. Eso bastará.”

“Genial. Buen trabajo.”

“Solo…” Su expresión estaba desanimada. “¿Cuántos días crees que romper el puente del cañón nos va a comprar?”

“Bueno, o bien tienen que dar la vuelta, crear una magia a gran escala para remodelar el terreno, o… el Gran Rey podría montar alguna criatura voladora, y luego hacer más tropas en el otro lado. Diría que unos días a lo sumo.” Blood se encogió de hombros.

Mary respondió con un silencio abatido.

“Sí, estamos jodidos a menos que matemos al Gran Rey.”

“He oído que Gus tenía algo planeado…” dijo Mary, no sonando esperanzada.

Blood asintió con la cabeza. “Puedes apostar que será un billete de ida, sin embargo. No habrá uno de vuelta.” Hizo una pausa y cruzó los brazos. “Y tú no vendrás.”

“Bueno, eso vino de la nada.” Mary giró sus ojos. “Soy un recurso poderoso para ti, si lo digo yo misma.”

“Lo sé. Pero todavía te vas a quedar atrás. No quiero que te mueras. El pensamiento me hace sentir enfermo.” El hombre pelirrojo hizo una mueca, como si lo hubiera imaginado muy vívidamente.

La rubia sacerdotisa lo miró tiernamente. “¿Por qué no intentas al menos añadir, ‘porque te amo’?” bromeó ella. “A las mujeres les gusta eso. A mí, sobre todo.”

“¿Una línea cursi como esa? ¿Quieres que vomite?”

Mary dio una risa resignada, le brillaban sus ojos verdes. “Realmente eres imposible… Muy bien, ¿y si insisto en ir?”

“Te enviaré de vuelta aunque tenga que apagarte las luces primero.” La voz de Blood era dura y fría. Había alcanzado claramente una decisión firme. “Así que ya sabes, tengo el permiso del viejo Gus para eso ya.”

“Ya veo. No sirve de nada resistirse.” Mary se encogió de hombros.

“Eres muy hábil, no voy a mentir, pero no eres rival para el gran Blood.”

“No, no lo soy.”

Se conocían desde hacía bastante tiempo. Algo así era evidente para los dos.

“¿Qué te parece esto, entonces?” Mary lentamente extendió sus dedos índice y medio. “Si me dejas detrás”—apoyó los dedos en su cuello como una espada—”me mataré al instante con mi propia espada.” Su sonrisa era cegadora.

La expresión de Blood se congeló. Esa no era una sonrisa bromeando. Era una realmente seria. “E-Estás—”

“¿No me has oído? Dije, si no puedo quedarme contigo, me mataré yo misma en el acto.” Todavía sonriendo, Mary caminó hasta Blood y miró hacia su rostro. “Me llevarás contigo, ¿verdad?” Ella inclinó la cabeza y le sonrió, esperando una respuesta. La mirada era tan adorable como era firme.

Las mejillas de Blood fueron retraídas en una horrible mueca. “Tan manipuladora…”

“Esas son las mujeres para ti, Blood. Puedes ser el hombre más fuerte que hay, pero un hombre no puede vencer a una mujer. Será mejor que te acostumbres.”

“Qué trato tan injusto.” Blood inclinó su cuello hacia atrás y miró al cielo. “Nunca conocí a alguien tan obstinada. Maldición. Bien hecho, Blood, te encontraste una pesadilla con ropa de mujer.”

“¿Oh? ¿No has hecho un solo movimiento conmigo y ya soy tuya?”

“Esos son los hombres para ti.” Un suspiro. “Oye… Mary.”

“¿Qué pasa?” Mary inclinó ligeramente la cabeza hacia el lado de nuevo.

Blood sostuvo las delgadas puntas de los dedos de Mary en sus robustas manos, y miró intensamente sus ojos verdes. “Si volvemos vivos, vamos a establecernos en alguna parte y casémonos.”

Ella dio una refinada y tranquila risa. “Con mucho gusto.”

“Me gustaría encontrar un lugar en una colina con una bonita vista o algo así. En algún lugar tranquilo.”

“Oh, eso suena bien. Puedo imaginar la brisa agradable. Tal vez podríamos tener un jardín”, Mary rió.

“Y cuando nuestro hijo nazca, vamos a hacer que el viejo Gus le enseñe en casa.”

Otra risa. “Supongo que el viejo Gus no estará contento con eso. Él estará de acuerdo de todos modos, por supuesto, solo se quejará al respecto.”

Ambos entendieron. Las llamas de sus vidas casi habían desaparecido.

“¡Y si es un niño, le enseñaré artes marciales! Tendrá mis habilidades de combate, además de la magia del viejo Gus. ¡Será ultra-mega-fuerte, incluso más fuerte que yo! ¡¿Qué piensas de eso?!”

“Estoy segura de que terminará siendo una persona muy fuerte e inteligente que no tendrá idea de cómo funcionar en la sociedad humana.”

“¡Oh! Eso duele…”

“Tendrá que depender de mí para que le enseñe todas las pequeñas cosas que necesita saber.”

Ellos mismos entendían mejor que nadie que no tenían esperanza de volver vivos. Así que esto era un sueño.

“Pero estoy segura de que nuestro hijo será adorable.”

“Sí.”

A pesar de saber que nunca llegaría a pasar, hicieron crecer algo privado dentro de sus corazones. Un deseo sincero. Una felicidad que podría haber sido. Algo reluciente, algo cálido. Al igual que los niños pequeños, riendo inocentemente al hacer un castillo con bloques de colores, construyeron un pequeño y ocioso sueño.

“Oh, sí. ¿Cómo te gustaría llamarlo?”

“Ya está decidido si es un niño.”

“Será mejor que no sea nada extraño.”

“¿Lo haría? Hace mucho tiempo, el viejo Gus me dio una charla sobre los orígenes de los nombres, ¿sabes?”

“¿Y le tomaste un gusto a ello entonces?”

“Sí. Es nuestro hijo. Sin ninguna duda, él va a tener una obstinada fuerza de voluntad.” Blood sonrió. “Así que nuestro hijo va a llamarse William, ¿qué te parece?” preguntó, y Mary le devolvió la sonrisa.

“Es un lindo nombre. Me gusta, también.”

Will. William. Mi hijo.

Mientras Mary tarareaba para sí misma, Blood empezó a caminar, su mano aún sostenida en la de él. Ambos partieron hacia la muerte y la destrucción, dejando atrás los bloques de construcción de un sueño efímero.

Nadie lo sabía entonces. Que lejos, más allá de sus muertes, destrucción y de años tras años de tiempo, de los restos de un sueño suave y reluciente, allí se levantaría el pequeño y primer llanto de un niño.

— El Fin —

15 comentarios sobre “Paladin of the End Side Story

  1. Cuando veo lo bien escrita, redactada y sin mucho pleonasmo y explicaciones repetitivas inútiles, realmente me hace dudar que es una novela ligera 😀

    Me gusta

  2. Definitivamente una obra de arte, la redaccion y lo bien escrita que esta la hace simplemente grandiosa y la historia es muy hermosa y al mismo tiempo muy cruda y realista me recuerda un poco a la historia de Dark Souls en algunas partes.

    Muchas gracias por la traduccion, gracias a ti podemos disfrutar de esta grandiosa novela.

    Me gusta

  3. seré sincero, la mejor novela ligera que he leído, no repite o explica demasiado las cosas, se centra en continuar la historia de manera continuada pero a un ritmo correcto, las ilustraciones magnificas y la personalidad que se le dan a los personajes es muy buena… sinceramente es de las pocas novelas que me atrapan de tal manera… xd que ganas de más volúmenes, muchas gracias por traducir

    Me gusta

  4. Excelente novela… me llama mucho la atencion el como toma la fantasia no como una serie isekai cualquiera para “anime” si no mas desde el punto de vista de la literatura fantastica occidental y aun asi agregar conceptos y terminos orientales en el, como el ciclo del renacimiento y en el proceso, ir dejando en base a la historia y experiencias de los personajes un mensaje, que su vida y muerte dejen una enseñanza, que no sean solo recursos para hacer mas dramatica la historia. Si, esto mas que una “novela ligera” para mi recae mas en el concepto de “novela” como tal, al nivel de literatura fantastica contemporanea como harry potter o la saga de El legado. lastima que sea tan poco conocida, ojala el manga incipiente que tiene (razon por la cual termine aca) sea el empujon que requiere (y merece) para ser mas conocida.

    Muchas gracias por la traduccion! nos vemos en el siguiente volumen.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.